Mostrando entradas con la etiqueta wwf. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta wwf. Mostrar todas las entradas

sábado, 19 de mayo de 2018

The Rock vs Mankind, Ladder Match, WWE RAW 15/02/1999




Vamos con el segundo combate dentro de este especial sobre el 25 Aniversario del programa Monday Night RAW. Lo bueno que tiene este especial es que podemos ver luchas de épocas muy distintas. Hoy hablamos de la Era Attitude, las Monday Night Wars, y Raw is War. Cosas del pasado.

Stone Cold Steve Austin gano el Royal Rumble Match de 1999, lo que le permitiría luchar por el título de la WWF en WrestleMania 15. En enero del mismo año, en un programa de Raw, Mankind se había convertido en campeón, en una lucha histórica que cambiaría el rumbo de las Monday Night Wars.

En esos tiempos, Raw no era en directo, mientras que el programa de WCW de los lunes por la noche, Nitro, sí que lo era. En las grabaciones de finales de diciembre. Mankind derrotó a The Rock y se convirtió en Campeón Mundial de la WWF por primera vez en su vida. Eric Bischoff se quiso aprovechar de conocer los resultados del programa de McMahon para anunciarlos y que el público no perdiera el tiempo poniendo RAW. Pero cuando informó de que Mankind, por fin, había ganado el título ante The Rock, la gente cambió de cadena en masa. Después de mucho tiempo en el que WCW había superado en audiencia a WWF, la situación dio un giro.

Pero Mankind no estaría en el main event de WrestleMania ese año. Bueno, sí estaría, pero no como luchador. En febrero, The Rock tendría la posibilidad de recuperar su correa en una Ladder Match, de nuevo, en Raw, y esa lucha es la que comentamos hoy. El ganador estaría en el main event del mayor evento del año, para defender el título ante Austin, con un referee especial: Paul Wright, reciente fichaje de WWF, que había sido conocido en WCW como The Giant, y poco después empezaría a llamarse The Big Show.

Steve Austin está en la mesa de comentaristas, esperando saber quién será su rival. La lucha está bastante bien, Rock busca la pierna de su oponente desde el principio. La violencia con la que se pegan estos dos es bastante increíble, mirándolo desde la perspectiva de la WWE actual. Y ya sabéis que a Mick Foley le va la marcha. No duda en poner su físico en juego. The Rock le pega con las escaleras en la pierna, pero él también le da con mucha maldad a su rival.

Los luchadores brawlean entre el público. Se dan con todo. Foley le tira las escaleras metálicas en la espalda a Rocky, pero este aplica Rock Bottom en la mesa de comentaristas. Dwayne sube las escaleras para coger la correa de campeón, pero Mankind se recupera y sube también, para sacar a Mr Socko y ahogar a Rock en la parte superior. Sin embargo, llega Big Show, y aplica un ChokeSlam brutal a Foley, desde arriba. Rock coge el título y se convierte, de nuevo, en campeón.

Buena lucha, muy brutal para ser de un programa semanal. Mankind lucharía contra Show en WrestleMania, para quitarle la plaza de Referee Special en el main event, y presenciar en primera fila como Steve Austin se convertía en campeón.

Puntuación: ***1/2

jueves, 19 de abril de 2018

The Fabulous Moolah y Kitty Adams vs Vivian St. John y Joyce Grabel, WWF MSG 30/07/1979



Se ha hablado mucho últimamente sobre Fabulous Moolah. Es un tema que no se puede pasar por alto en un blog sobre historia del wrestling. Para comentarlo, he visto un combate de la mítica luchadora, y eso me da una escusa para tratar la polémica.

WWE está aprovechando el nombre de algunas de sus leyendas fallecidas para bautizar campeonatos o torneos, de tal manera que la esencia de ese luchador se transmita a los jóvenes que participan en dichas competiciones. Así, se creó para WrestleMania la André the Giant Memorial Battle Royal, una batalla campal anual cuyo ganador recibe un trofeo con la forma del inigualable gigante. En el Hall of Fame, está el Warrior Award, en honor a Ultimate Warrior, y que se concede a niños que luchan cada día contra graves enfermedades. Mae Young también ha dado nombre a un torneo femenino, y Dusty Rhodes a un torneo en parejas. 

En ocasiones, se ha hablado de que algunas de esas personas no merecían ese reconocimiento. Sobre todo, eso ha pasado en el caso del Warrior, cuyos comentarios homófobos o racistas son conocidos por todos. Pero se da por sentado que ese trofeo no rinde honor a la persona, sino al personaje, que al fin y al cabo, es una creación intelectual de WWE, un personaje que protagonizó maravillosas historias. Al menos, en la ficción, esos 4 luchadores eran tipos muy grandes.

A la hora de crear una Battle Royal femenina para WrestleMania, WWE tuvo la idea de ponerle el nombre de The Fabulous Moolah, la luchadora más importante en la historia de la industria. Pero la polémica en Internet tardó segundos en comenzar. De nuevo, se da por sentado que ese trofeo se hace en honor a un personaje maravilloso. Pero la gente no lo ha entendido, porque no sabe diferenciar la ficción creada durante décadas, de las personas que estaban detrás de esa ficción. Y no les culpo, porque en esta industria, es muy difícil saber dónde están los límites entre de la verdad y la narrativa. Tengo que confesar que no tengo una opinión del todo formada sobre este asunto. Creo que no siempre todo es bueno o malo.

Moolah murió en 2007, y hasta poco antes de morir, aún seguía apareciendo, eventualmente, en programas de WWE, como una leyenda de la lucha femenil. Así terminó una carrera que había empezado a finales de los 40. Moolah es famosa por haber sido la gran campeona de su época... y de todas las épocas. Moolah ganó el NWA World Women Championship en 5 ocasiones, aunque en realidad fue la campeona siempre. Aunque lo perdía eventualmente, lo volvía a ganar días después, y sus reinados solían durar... 10 años.

Cuando Moolah firmó con WWF de forma exclusiva, en 1983-1984, su título pasó a llamarse WWF Women's Championship. De nuevo, Moolah lo tuvo en su cintura varias veces, aunque esta vez, sus reinados eran de un año o menos. Hay que decir que aquí, la luchadora ya estaba muy vieja. De todos modos, la imposibilidad de crear una liga competitiva femenina por el dominio de Moolah, llevó a WWF a retirar el campeonato en 1990.

Esa es una de las cosas que se le critican a esta luchadora. Durante 40 años, fue la dueña del wrestling femenino en Estados Unidos. Ella siempre era la campeona, y también la empresaria. Eso hacía que la cosa nunca evolucionara, y no se crearan estrellas femeninas.

Hay que decir que, por lo que he visto, las luchadoras de la antigüedad eran bastante buenas. No eran divas de WWE. Sabían luchar, no eran especialmente atractivas, ni jóvenes. Pero todas estaban siempre en segundo plano.

Hay otras críticas más graves. Se dice que Moolah se llevaba parte del dinero que ganaban todas las luchadoras. Pero en realidad eso es lógico, si era la promotora, o la que llegaba a acuerdos con las empresas de lucha libre, es normal que se llevara una comisión. Eso pasa en todas las profesiones liberales, aún hoy.

Otra cosa que se ha criticado de ella es que, presuntamente, obligaba a sus luchadoras a prostituirse. Aunque los testimonios al respecto son contradictorios, y hay que señalar que nadie dijo nada hasta que esta mujer murió. Pero se sabe que sí que había cierta costumbre entre promotores antiguos de incitar a sus luchadoras a mantener relaciones sexuales que ayudaran de una manera u otra a la empresa o a ellas mismas. Y seguramente, entre las chicas que trabajaban con moolah también pasaría, al menos, de manera implícita. Hay que entender que estamos hablando de otros tiempos. Si uno se acerca a obras de ficción como Mad Men, sabe que, en cierta época, cuando la mujer estaba introduciéndose en el mundo laboral, y en él, estaba subyugada por el hombre, era práctica habitual llevar a cabo este tipo de relaciones, que permitía medrar en una carrera profesional. También era normal que las mujeres estuvieran lideradas por otras mujeres, y que estas mandaran en su sección con puño de hierro. Ha habido casos famosos, incluso en tiempos cercanos, tanto en equipos de gimnasia como en equipos de natación sincronizada y ese tipo de disciplinas, en los que se ha acusado a una entrenadora o coordinadora de exigir esfuerzos a sus discípulas que podrían considerarse abusivos.

En general, la gente que habla de The Fabulous Moolah, lo hace de manera positiva. Si en alguna época de su carrera llevó a cabo prácticas de este tipo, no estoy seguro, pero, aún haciéndolas, entiendo que son fruto de una época, y que no se puede medir la historia en función de la moral vigente hoy en día. Pero bueno, debería haber estado ahí dentro para haberlo juzgado. En cualquier caso, la batalla real de WrestleMania perdió el nombre y el trofeo original, y pasó a llamarse "WrestleMania Women Battle Royal". Coñazo de nombre.

He estado viendo algunas luchas clásicas de mujeres, para ver el nivel que tenían. El material antiguo es complicado de encontrar, como siempre. Hay un combate del 79 que he encontrado entero, y que está bastante bien. Es el que da nombre al artículo.

La Campeona Mundial Femenina de la NWA, The Fabulous Moolah, hace equipo con su amiga Kitty Adams, para enfrentarse a Vivian St John y Joyce Grabel, en un combate perteneciente a una función de la WWF en su casa, el Madison Square Garden.

Aunque estamos en el 79, hay que decir que Moolah ya estaba muy vieja. Tampoco el resto de participantes son jóvenes o guapas, pero ella está demasiado mayor. Y, por supuesto, sigue siendo la campeona, como siempre.

Pero no es una gran heroína querida por el público. Su compañera y ella son rudas, y se pasan el combate haciendo trampas. Y también hay buenos momentos de humor. La lucha es al mejor de tres caídas.

Moolah y Adams aprovechan cualquier resquicio legal para llevar ventaja. Incluso ahorcan a una de sus oponentes con la cuerda de hacer el tag. Lo hacen durante mucho rato, pero el referee no es capaz de ver la cuerda. Se llevan la primera caída, por supuesto, haciendo trampas.

La gente apoya a las técnicas, y estas responden con wrestling del bueno. El llaveo al brazo de Moolah es bastante bueno. En la segunda caída, es Adams la que se lleva buenos estiramientos en las piernas, así como llaves y golpes. Moolah sale volando a ringside tras fallar un ataque, y su compañera es derrotada, vía paquetito. Nos vamos a la tercera caída.

Ahora, las dos chicas buenas cazan a sus contrincantes con sendos candados aplicados con las piernas sobre el estómago de la respectiva rival. En esta posición, pueden llevárselas con intentos de conteo, y también pueden aplicar unas sillitas eléctricas con las que le pegan un buen golpe en el culo a las malas. El público reacciona bien a esto. Moolah consigue librarse, agarrando al referee, que lo está pasando mal durante toda la lucha.

Una vez más, Moolah fuerza el error de sus rivales al hacer que se golpeen entre sí, y se lleva la victoria. La verdad es que la lucha resulta tremendamente entretenida, y de calidad. Me ha sorprendido gratamente.

Puntuación: ***3/4

lunes, 16 de abril de 2018

Hillbilly Jim y Jim Duggan vs André the Giant y Haku, WWF 10/07/1989




Todavía quedan muchas luchas que comentar de la semana de WrestleMania, pero tenemos que hacer una pequeña parada, para cumplir con nuestras obligaciones con respecto a la historia del wrestling. Acabaremos la parte de Hillbilly Jim dentro de esta serie de artículos sobre los integrantes de la clase 2018 del Salón de la Fama de WWE.

Hillbilly Jim no es Ric Flair. No tiene un gran material sobre el que hablar. Solo era por personaje de granjero de Kentucky con una musiquilla animada. Por eso, elegí para el especial esta pequeña rivalidad con Andre El Gigante, que al menos es llamativa.

La lucha que vimos anteriormente entre Jim y André fuer realmente aburrida. Pero, al final, llegaron Jim Duggan y Haku a montar bronca, y animaron el cotarro. Así, en el show del mes siguiente, teníamos un Tag Team Match entre los 4 protagonistas, consolidando, de esa manera, la Colossal Connection entre el gigante y el samoano.

La lucha es bastante entretenida. Duggan se encarga de eso. A pesar de que su manera de luchar es muy básica, durante todo el combate anima al público con sus gritos, y su dedo levantado.

Hay mucho dominio de los rudos sobre los técnicos. El gigante hace lo que quiere. A veces, entra a luchar sin dar el tag, convenciendo al referee de que lo ha hecho. Y también se cae sobre las cuerdas, como le pasa siempre, quedando atado. Esos momentos siempre le gustan al público. Hay uno, en el que Duggan golpea a sus dos oponentes, cabeza contra cabeza, y André cae mareado sobre Haku. Bien podría haber sido un mareo real, conociendo al francés.

André aplica muchos Abrazos de Oso sobre sus rivales. Duggan no queda KO ante estos apretones, y levanta su dedo. El Gigante se lo muerde, en otro momento cómico. Finalmente, cuando Haku está dominando a Hillbilly, Duggan aprovecha que el referee pelea con André para sacar su palo y dejar KO a Haku. El de Kentucky hace el conteo, y se lleva la victoria.

Buen entretenimiento.

Puntuación: ***  

domingo, 8 de abril de 2018

Pat Patterson vs Ted DiBiase, WWF 19/06/1979



Hay muchos temas de los que tenemos que hablar en estos días. Demasiados. El tiempo es oro. Este fin de semana de WrestleMania, con todo el hype por ver esa cartelera inmensa que tiene preparada WWE, vamos a intentar tocar varios temas relacionados con los eventos de estos días, y que, creo, son importantes.

En el evento NXT Takeover New Orleans, WWE estrena un nuevo campeonato para su marca amarilla: el NXT North American Championship. Ese título lo disputarán, en una Ladder Match, 6 grandes luchadores que vienen de mundos luchísticos variados: Ricochet, Adam Cole, EC3, Lars Sullivan, Velveteen Dream y Killian Dain. Este título tendrá el papel de campeonato secundario en la marca, un rol similar al que juegan el Intercontinental Championship y el United Estates Championship en Raw y Smackdown, respectivamente.

Quizás algunos no sepan que WWE ya tuvo un North American Championship, que jugó precisamente ese rol. Vamos a hablar un poco de él.

Entre el año 1963 y 1976, existió un United States Championship en WWWF, un título secundario que, la mayor parte del tiempo, estaba en manos de Bobo Brazil, un luchador negro babyface muy querido. Bobo era una estrella que tuvo que luchar duro y enfrentarse a la segregación. Se le considera el primer luchador negro en Estados Unidos. También fue el primero en pelear frente a blancos en Atlanta, Georgia, ya en 1970, algo que parecía impensable. Y no ha pasado tanto tiempo...

El Campeonato de Estados Unidos de la WWWF fue retirado en 1976, después de haber sido concedido por séptima vez a Bobo, que en este caso había tenido un reinado de 5 años. Eran otros tiempos, supongo que debió ser un gesto en honor a él, o quizás fue porque en esa época WWWF fue más coloborador con la NWA, que ya tenía un título con ese nombre. En 1979, cuando la empresa estaba en proceso de pasar a llamarse WWF, se estrenó el WWF North American Heavyweight Championship. Este título es el predecesor del Intercontinental Championship, y estuvo activo entre el 79 y el 81.

El primer North American Heavyweight Champion de WWF fue Ted DiBiase. Pero aún no era el Hombre del Millón de Dólares. Para eso todavía faltaban unos cuantos años. Esto ocurrió durante una breve etapa previa en la empresa, tras unos 5 años de carrera en Mid-south Wrestling. Era face, de un físico no muy reconocible, y con buenas reacciones del público. Esa etapa en WWF apenas duraría un año.

DiBiase recibió el título al firmar con WWF. Y lo mantuvo en su poder durante unos meses, hasta que lo perdió por las trampas de Pat Patterson en el match que comentamos hoy. En manos de PattPatterson, el campeonato se convirtió en el título intercontinental, y por eso este luchador siempre es referenciado como el primer IC Champion de la historia.

WWF explicó que Patterson había participado en un torneo, en Brasil, para unificar los campeonatos de Norte América y de Sur América, y como fruto de esa unificación, Pat se convirtió en Campeón Intercontinental, ya que eso es precisamente lo que significa esa palabra. Si recordáis, cuando se nombró al primer Campeón Mundial de la historia de WWWF, Buddy Rogers, también se vendió que lo había conseguido ganando un torneo en Brasil.

No hay ningún registro histórico de que esos torneos ocurrieran. Son de mentira. Aunque es cierto que en la web de WWE hay un artículo explicando que este torneo por el campeonato IC sí es real. Se cuenta en ese artículo que se han encontrado fotos y datos sobre él, y que, a diferencia de lo que dicen los historiadores del wrestling, el torneo ha resultado ser cierto. Pero no, ese artículo también es ficción, pero está muy guay.

El título Intercontinental cambiaría su diseño a mediados de los 80, para incluir también el resto de los continentes. En 2001, se unificaría con el WCW United States Championship, cuando el campeón de USA, Edge, derrotó al campeón Intercontinental, Test, en Survivor Series. En 2002, se unificó con el campeonato de Europa, cuando Rob Van Dam, portando la correa, derrotó al campeón europeo, Jeff Hardy, en una famosa ladder match. Un último título, el Hardcore, fue tragado también por la veterana correa, cuando el propio RVD venció al Campeón Hardcore, Tommy Dreamer, ese mismo año.

Sobre el North American Championship hay que decir, para acabar, que en Wikipedia aparece un tercer campeón, Seiji Sakaguchi, que ganó la correa en noviembre del 79, un par de meses después del falso torneo que unificó los títulos. Esta lucha se puede encontrar fácilmente en Youtube. El japonés defendió el campeonato varias veces en su país, hasta que en el 81 fue abandonado oficialmente por la WWF, aunque sus fans americanos pensaban que había desaparecido en el 79.

El combate por el North American Heavyweight Championship citado entre Ted DiBiase y Pat Patterson tuvo lugar el 23 de junio de 1979, como parte de las grabaciones para el programa Championship Wrestling, realizadas en Allentown. Seguramente es la lucha más importante sobre este título, puesto que DiBiase recibió en mano el título, y fue unificado en un torneo falso. Por eso es este cambio titular lo único que se puede destacar sobre él.

DiBiase tiene una gran energia, levanta al público cuando quiere. Realiza un trabajo en el brazo de su rival encomiable. No lo suelta, no intenta otra cosa. Pero Patterson es un tramposo. Cuando el referee no mira, se saca un puño americano y deja KO a su rival. Así, Pat se convierte en campeón, ante la decepción de la gente.

La verdad es que Ted estaba haciendo un buen combate, y Patterson vendía bien el trabajo de su rival. Pero bueno, aquí lo que importa es el cambio titular, y una excusa para que el bueno no quede mal.

Puntuación: ***

miércoles, 4 de abril de 2018

Andre the Giant vs Hillbilly Jim, WWF 10/06/1989




Casi todas las inducciones al Salón de la Fama de WWE de 2018 han sido bastante predecibles. Quizás la de Jeff Jarrett fue inesperada, porque hace sólo unos meses estaba trabajando por devolver la grandeza a TNA. Pero sus problemas con el alcohol provocaron que tuviera que abandonar ese proyecto, y aceptara la ayuda de WWE para desintoxicarse. Eso, como suele pasar, acercó posturas.

Pero, de los exaltados de este año, la presencia que más me llama la atención es la de Hillbilly Jim. Sinceramente, apenas lo recordaba, y desde luego, nunca memoricé su nombre. Pero supongo que fue una opción fácil para la gente de Vince, puesto que parece tener buena relación con la compañía y participó en el Rality Legends House, que se grabó para la Network mucho antes de que esta estuviera terminada, cuando aún se pensaba que sería un canal de televisión por cable. 

Hillbilly Jim no tiene una carrera que vaya a ser recordada. De hecho, casi nadie la recuerda. Luchó muchos años en Memphis, en la CWA, utilizando un personaje de motero que se llamaba Harley Davidson. Poco se sabe de esta etapa suya. En el año 84, firmó por WWF, empresa que le dio el personaje de Hillbilly Jim. Hacía años que no había en la promoción un personaje de cateto desdentado de los estados del Sur. Su personaje venía de un pueblecito de Kentucky, e iba vestido como un granjero. Su música de Rednex animaba al público.

Pero Jim, además, era muy alto y musculoso. Medía más de dos metros. Y fue beneficiado por su amistad en pantalla con Hulk Hogan. WWE emitió en sus programas varios vídeos en los que se le veía entrenando en el gimnasio con el Hulkster, como un alumno del mismo. No era un gran alumno, se le veía torpe e ignorante, pero era el amigo de Hulk, y eso era lo importante. WWE ha publicado algunos de estos vídeos recientemente en su canal de Youtube. El amor de la gente por él creció mucho cuando apareció en un evento para salvar a Hogan del ataque de los malvados hombres de Bobby "The Brain" Heenan.

El personaje de Hillbilly Jim acabó siendo más cómico que otra cosa, y se retiró en el año 1990. Su carrera en WWF tampoco fue muy larga, aunque volvería en la gimmick Battle Royal de WrestleMania X-Seven, y para el citado Reality. Aún así, durante los 80, tuvo tiempo para tener rivalidades con los monster-heels de la época, Big John Studd y King Kong Bundy, y posteriormente, con André the Giant cuando este ya se había pasado al lado oscuro.

En este especial sobre el Hall of Fame 2018, repasaremos un par de luchas de Jim con el gigante involucrado. Aunque es cierto que HBO estrena un documental sobre André, y por él, estoy preparando un especial más interesante, con luchas de cuando era joven e incluso en alguno de los casos, delgado. Todo el mundo conoce su lucha frente a Hogan en WrestleMania, pero pocos conocen sus combates buenos de verdad, antes de ser obeso, borracho y viejo.

Jim tuvo una pequeña rivalidad frente a André, que luego involucró a Haku y Jim Duggan. Recordemos que el primero llegaría a ser campeón en parejas junto al gigante no mucho después, y en estos tiempos se forjó la conexión entre ambos.

Hay una lucha tag con los 4 involucrados que tiene buena pinta. La veré en el próximo post del especial. Pero, en el de hoy, he querido ver la lucha previa, entre André y Hillbilly Jim, justo un mes antes, en la que acaba liándose todo. Aunque la verdad es que es muy mala, lo que no me sorprende.

André domina a su rival con ahorcamientos, y Bear Hugs, con algún que otro come back del face, basado, simplemente, en puñetazos. Hasta se escucha algún grito de "boring" entre el público. Cuando parece que el barbudo de Kentucky puede ganar, aparece Haku para gritarle desde el ringside. Jim se despista y se lleva un cabezazo en la nuca por parte de su rival.

Hillbilly cae fuera del ring, y Haku lo pisotea. Llega Jim Duggan para pegarle un palo, y le da otro al gigante, pero la cuenta no llega a 3. Esto se convierte en una brawl entre todos, y creo que acaba sin resultado. Al menos, esta pelea final le pone un poco de gracia a una lucha muy mala.

Puntuación: *3/4

sábado, 24 de marzo de 2018

Mil Máscaras vs Superstar Billy Graham WWWF MSG 19/12/1977




Seguimos con el especial sobre Mil Máscaras después de que haya sido homenajeado en el evento Homenaje a Dos Leyendas del Consejo Mundial de Lucha Libre. Como decíamos en el anterior artículo, poca gente se lo merece más que él. Aunque el hombre tenga mucho ego, lo cierto es que fue un luchador increíble.

Mil Máscaras triunfó en México, triunfó en Japón, y triunfó en Estados Unidos. Poco luchador mexicano en la historia ha habido que haya llegado a los niveles de popularidad de Mil Máscaras, que, incluso, fue un retador legítimo por el Campeonato Mundial de la WWWF. En este caso, la genética también jugó a su favor, porque su tamaño era imponente, y junto a Canek y su hermano Dos Caras, era uno de los pocos luchadores de su país con altura suficiente para rivalizar con los grandes luchadores americanos. Pero no solo lo consiguió mediante la genética, porque además tenía una gran musculatura. Ahí había mucho trabajo de gimnasio. 

Mil Máscaras tuvo importantes rivalidades en la WWWF de los McMahon. También las tuvo en WCW, llegando a enfrentarse a Mick Foley en un PPV. Pero lo más importante de lo que hizo en USA, seguramente, son su luchas por el campeonato principal de la WWWF, en manos de Superstar Billy Graham, el tipo que sustituyó a Bruno Sammartino como gran campeón de la compañía.

Como comentamos en el reciente especial sobre el fallecido Ivan Koloff, la WWWF entre los años 60 y los años 80, funcionaba mediante un formato bastante simple, al menos en lo que respecta a su título mundial. Siempre había un superhéroe que sostenía el campeonato  durante muuucho tiempo, mientras que la gente acudía a las arenas para verle defenderlo ante amenazas lo más poderosas y extrañas posibles. Se parecía, la cosa, en cierto sentido, a los cómics de superhéroes de la época.

En su segundo reinado como Campeón de WWWF, Bruno Sammartino mantuvo el campeonato entre el 10 de diciembre de 1973 y el 30 de abril de 1977. En esta ocasión, el villano que le robó el honor fue Superstar Billy Graham.

Pero, si los anteriores campeones rudos que había habido en WWWF habían sido campeones de transición, que habían perdido el título en cuestión de días, Graham lo mantuvo durante 9 meses, hasta que fue derrotado por el siguiente gran héroe de los McMahon, Bob Backlund. 

El cómics evolucionaba a finales de los 70, y el wrestling también. WWWF probó un modelo distinto de negocio. Ahora, era un cabronazo el que portaba el título de la empresa, y la ilusión de los aficionados asistentes al Madison Square Garden consistía verle perderlo al fin. Y es que, en realidad, se suponía que Graham sería el face, pero Vince veía en Bob Backclund un mejor modelo para ser la cara de la compañía.

Otro día hablaremos de Superstar Billy Graham. También es un tipo interesante. Pero, en lo relativo a Mil Máscaras, hay un combate tremendamente importante: la noche en la que el mexicano derrotó limpiamente al Campeón Mundial de la WWWF, hace ya 40 años. Los medios mexicanos se hicieron eco, henchidos de orgullo, dado que su paisano estaba en lo más alto, había sido nombrado atleta del año, y la propia WWWF lo anunciaba como una gran estrella internacional. Desde luego, en su época, Mil Máscaras estaba en el top.

Graham ya se había pasado al lado oscuro, y tenía un mánager: The Grand Wizard, un tipo que acompañó a muchos rudos en la época. Y es que, en esos tiempos, un buen heel debía tener en su esquina a alguien que hiciera alguna trampa a su favor, y que hablara más de la cuenta. En la lucha de la que hablamos hoy, la velada de la WWWF en el Madison Square Garden del 19 de diciembre de 1977, el referee permite la presencia del mánager de Graham en su esquina. Así, antes de que empiece el combate, Mil Máscaras sale corriendo a Backstage, y vuelve con Bob Backlund, para que este le apoye en su lado. La gente se vuelve loca. La rivalidad entre Billy y Bob ya se estaba preparando.

La lucha es bastante buena. Por supuesto, Máscaras no se deja dominar mucho. El mexicano responde a las tonterías de Graham con un comienzo abrumador, que hace que el Garden se venga abajo. Máscaras usa su tope supersónico, y aplica grandes llaves a los brazos de su rival, para evitar que utilice de forma correcta su candado Nelson.

Máscaras es muy dominante. Sus llaves a los brazos son muy buenas. Graham huye a ringside, y aprovecha que el referee no mira para coger una cuerda y ahorcar al aspirante. Máscaras está apunto de quedar KO mientras Graham aplica headlocks sin que se vea la cuerda. Pero el mexicano resiste, y el referee se deshace del objeto.

Hay intercambios de llaves. Los dos tienen brazos muy poderosos. Graham aplica un fuerte Bear Hug, pero... Máscaras se deshace de él, y lo aplica él mismo. No obstante, su cuello ha quedado dañado, y Billy le golpea con malicia en esa zona. Si aplica una Nelson, será difícil que Máscaras resista. El enmascarado protagoniza un gran comeback, con varios topetazos supersónicos, estrella a su contrincante contra el esquinero, y le golpea en la frente con saña. Billy sangra como un condenado, y el referee lo observa. Se ve obligado a parar la lucha, ya que Graham no es apto para seguir peleando. Mil Máscaras gana, por tanto, el combate, y el público se vuelve loco, pero de esta manera, no hay cambio titular. Eran las reglas de la época. Los asistentes en el Garden reciben una gran desilusión.

Momento histórico, que daba pie a que Mil Máscaras tuviera nuevas oportunidades titulares. Pero Vince Sr ya tenía claro que el nuevo campeón sería Backlund. Lástima, hubiera sido divertido. 

Puntuación: ****

lunes, 5 de marzo de 2018

Ivan Koloff vs Bruno Sammartino, Steel Cage Match, WWWF MSG 15/12/1975




Vamos a comentar dos luchas más dentro del especial que estamos haciendo sobre Ivan Koloff, ahora que ha pasado un año de su paso a mejor vida. Nos volvemos a encontrar con Bruno Sammartino.

Ya dijimos que Bruno había sido el campeón de WWWF toda la vida. Casi, desde que el campeonato se creó. Pero el hombre ya necesitaba un descanso, así que dejó el título un tiempo. Koloff fue el rudo encargado de quitarselo, para perderlo, unos días después, ante Pedro Morales. Las primeras peleas comentadas en este especial fueron esas luchas.

Sammartino no se había retirado. Necesitaba un horario ligero, y ser el Campeón de WWWF no se lo permitía. Demasiado curro, demasiada responsabilidad. Después de un tiempo tocándose un poco las narices, Sammartino tuvo otras rivalidades, incluida una con Pedro Morales, siendo primero compañeros de Tag Team. En el 72, tuvieron una lucha titular en el Shea Stadium de Queens, que quedó en empate tras 65 minutos de batalla. Me encantaría ver esa pelea, y no la clásica defensa ante un Heel malote de Sammartino en el Madison Square Garden. Pero, que yo sepa, no hay registro de ese combate en vídeo. 

A finales de 1973, y tras grandes ofertas de Vince McMahon Senior, Sammartino aceptó ser campeón de WWWF de nuevo. Stan Stasiak derrotó a Morales, y poco después, perdió la correa ante Bruno, que volvió a tener un reinado de más de tres años. Entre sus rivales estuvo Ivan Koloff, el único que había sido capaz de vencerle. En este caso, no tuvo tanta suerte.

Koloff fue el primer retador del título en estar en una Steel Cage. Con el tiempo, se convirtió en un clásico del Madison Square Garden, pero entonces supuso una novedad. Y no es mala lucha, la verdad, porque aquí la jaula es importante, no como en las cosas que vemos ahora. Aunque casi es un squash. Nada más sonar la campana, Bruno se lanza como una fiera contra el Oso Ruso, dándole golpes y rodillazos en la cara. Se la debe.

Sammartino lanza una y otra y otra vez a Koloff contra el metal. Y este no se frena nada, se lo come enterito, volando sobre él. Se hace mucho daño en la cara.

Ivan intenta hacerle lo propio a Bruno, pero este es mucho mejor. Koloff empieza a sangrar por su frente, por tantos golpes recibidos, tanto con la jaula como con el puño. Koloff ya no intenta luchar, solo huye, ya sea por la puerta o por encima de la jaula. Pero Sammartino no se lo permite. Ivan vuelve a ser lanzado por encima de las cuerdas contra la jaula. Apenas puede moverse, se queda en el hueco entre las cuerdas y la jaula. Bruno lo lanza, de nuevo, contra la otra parte, y de ahí ya no se levanta el ruso. Sammartino se va tan tranquilo por la puerta, reteniendo su título. El público está muy contento, y ha disfrutado mucho la lucha, pidiendo sangre una y otra vez. Buen espectáculo.

Puntuación: ***1/2

miércoles, 21 de febrero de 2018

Ivan Koloff vs Pedro Morales, WWWF 08/02/1971




Seguimos hablando sobre Ivan Koloff, como homenaje en este primer aniversario de su fallecimiento. El Oso Ruso acabó con el reinado de casi 8 años de Bruno Sammartino como campeón de WWWF. La Leyenda Viviente anunció, tras eso, su retirada de la lucha libre profesional, con la excusa de sufrir una lesión en el hombro que le habría causado George Steele un tiempo antes, y que habría sido la causa de que cayera derrotado ante Ivan.

En realidad, Bruno ya había decidido abandonar el wrestling, debido a lo exigente del calendario de WWWF. Nada nuevo bajo el Sol. Aún así, volvería en el 73, y se volvería a llevar su correa a casa durante otros 3 años. Pero mientras tanto, hacía falta tener a otro gran campeón, y ese papel no podía llevarlo a cabo un villano. El título había estado siempre en la cintura de Sammartino, salvo en sus  22 primeros días de existencia, que fue lo que tardó en derrotar al primer campeón, Buddy Rogers. Como él, Koloff sólo era un campeón de transición. 3 semanas después, de nuevo en el Madison Square Garden, perdió la correa ante Pedro Morales.

Nueva York siempre ha tenido una gran presencia de población inmigrante. Esto es así en todas las grandes ciudades del mundo, pero en Nueva York es especial, es algo que forma parte de su naturaleza desde hace su nacimiento. Bruno Sammartino era un campeón con sangre italiana, como Rocky Balboa. Así, la WWWF se ganaba el interés de la población italo-americana, pero si había un público que seguía con furor las funciones de la empresa, ese era el Puertorriqueño.

Y Pedro Morales tenía un gran público detrás. Alto, muy fornido, pero al mismo tiempo, mucho más agil que el luchador típico de la época, era un gran reclamo para los latinos. Hoy en día, se habla de que WWE nunca ha tenido un campeón negro, pero en los 70, ya tuvo uno latino. La cuestión es que venda.

El 8 de febrero de 1971, el público del Garden estuvo especialmente enloquecido. Todos odiaban a Koloff, y querían venganza. Por suerte, esta lucha sí la he podido ver entera. WWE la tiene en su biblioteca, aunque limpiada a partir de una grabación que ya de por sí estaba en mal estado. Aún así, el trabajo de arreglo de los técnicos de la empresa es bueno, y se puede visualizar todo a la perfección, a diferencia de lo que ocurría en la lucha que comentamos anteriormente. En los comentarios, está Jim Ross, porque esta versión se debió crear expresamente hace unos años, para el servicio On Demand de la compañía, a partir de la cinta original. No sé quién grabó esa cinta, desde luego no es de la tele.

La lucha no es mala. Es normalita. Para un evento tan importante, uno esperaría más. Pero no era el estilo de WWWF. Aquí hay un malo muy odiado, un héroe talentoso, y un público muy enfadado. Es otro tipo de historias.

Morales demuestra su talento, con algunos movimientos habilidosos, pero es frenado por el poder superior del oso. Y también por sus trampas, sus ahorcamientos con los tirantes, sus piquetes de ojos, etc. Pero, sobre todo, sus abrazos de oso son potentes, así como sus Headlocks, y Morales vende el dolor bastante bien.

Los ataques del rufián hacen peligrar la integridad física de Pedro, pero este consigue esquivar una plancha. El público se viene abajo cuando también esquiva el rodillazo volador con el que Koloff derrotó a Sammartino. 

Morales aplica un buen Crossbody, pero su rival sigue haciéndole daño en la espalda, lanzándolo contra las esquinas. Pero, en una de esas ocasiones, Pedro rebota, y cae sobre el campeón. Aunque este piensa que es él el que está haciendo el conteo, no es así, porque es, en realidad, quien tiene la espalda plana sobre la lona. La cuenta llega a tres, y el Madison Square Garden estalla. Agentes de la ley deben rodear el ring, para que no halla invasión. Pedro Morales se convierte en Campeón Mundial, y mantendrá la correa en su cintura hasta diciembre del 73, cuando lo perdería ante Stan Stasiak, que haría también de campeón de transición para que, 10 días después, Bruno Sammartino retomara su correa.

Puntuación: **3/4

martes, 20 de febrero de 2018

Ivan Koloff vs Bruno Sammartino, WWWF 18/01/1971




Recientemente, se cumplió el primer aniversario del fallecimiento de Ivan Koloff, gran leyenda del wrestling americano. En su momento, no me dio tiempo a dedicarle el especial que merece, ya que el pasado año tuvieron lugar demasiados fallecimientos de wrestlers. Así, como ya había pasado demasiado tiempo, decidí dejar este especial para la primera efeméride de esta baja.

El wrestling es un espectáculo que se ve favorecido por la emoción del público. En el correcto manejo de este sentimiento, reside su correcto devenir. Y si hay algo que genera emoción en el populacho, es el nacionalismo.

Por eso, tanto en México como en Estados Unidos, se ha usado la figura del extranjero agresor para generar mucho odio en el público. Hoy en día, personajes como Rusev ya no funcionan de la misma forma. La gente sabe que esto es de mentira, y además, ahora mismo, no hay Guerra Fría. Pero no nos engañemos: si WWE volviera a usar un personaje árabe antiamericano, la cosa se volvería a poner muy caldeada.

Pero en los 70, con el gran miedo a una guerra nuclear, y la persecución a todo lo que oliera a comunismo, en Estados Unidos, un personaje soviético significaba dinero.

Koloff no era ruso, sino canadiense. Pero encarnó el personaje de "Russian Bear" a la perfección. Comenzó a utilizar este personaje en el año 67, afirmando haber nacido en Ucrania. Luchaba, entonces, en la IWA de Canadá, pero este personaje le valió para llegar a la WWWF, y tener una rivalidad contra el gran Bruno Sammartino, un súper héroe que portó el título mundial de la empresa de Vince J McMahon Sr durante montones de años, algo que, hoy en día, no podemos ni imaginar. Pues bien, el villano Koloff consiguió derrotarlo y quitarle el título. Tal es la importancia del personaje del que hablamos hoy.

"The Night the Garden Went Silent". Así se conoció esa velada en el Madison Square Garden de nueva York: "La Noche en la que el Garden quedó en silencio". Y es que, en esa época, la gente se acercaba al mítico escenario neoyorquino a presenciar como su héroe derrotaba, una noche más, al villano de turno. Los aficionados no se esperaban que fuera aquello que más odiaban, un ruso, el que venciera a Bruno. Aunque parece que en el wrestling sólo existen los sucesos ocurridos en los últimos años, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que esta noche representa uno de los momentos más importantes en la historia de este deporte (o lo que sea).

Bruno Sammartino es el hombre que ha portado el ahora llamado WWE Championship durante más tiempo. Lo ganó en 1963, y si lo perdió en el 71 fue, posiblemente, porque necesitaba un descanso. En ese momento, se consideraba que el campeón de la empresa debía ser un héroe, y los heels solo eran campeones de transición, que le quitaban el título a un babyface, para perderlo posteriormente contra otro, de tal manera que la gente se sentía muy feliz, como si el mal hecho hubiera sido vengado. El siguiente héroe sería Pedro Morales, el primer luchador seleccionado expresamente para atraer al público latino.

Es complicado hacer un blog de luchas históricas, porque buena parte de la historia de la historia del wrestling se mantiene a oscuras. Es difícil encontrar muchas luchas previas a mediados de los 70. Y en el caso de México, incluso es difícil encontrar material de los 90. Es una pena, porque hay muchos momentos históricos y grandes combates de grandes luchadores que no podemos valorar. Eso dificulta el trabajo.

En el caso del combate entre Koloff y Sammartino, por desgracia, sólo tenemos una grabación de poca calidad, lejana y ripeada. O sea, hay una versión de unos 6 minutos, con varios cortes. Así, el rating que le de a la lucha no es de fiar, pero es lo más cercano que podemos hacer. Esta lucha ni siquiera está en la WWE Network, fue un evento en vivo, la cita habitual de los fans de la WWWF en el Madison Square Garden.

Pues nos vamos para el mítido edificio neoyorkino. Tenemos a dos bestias de la naturaleza frente a frente. Ambos, Sammartino y y Koloff, tienen una musculatura muy importante, y también muy natural. Son dos animales.

No se puede inferir, de los trozos del combate que vemos, que este sea de muy buen nivel. No creo que, en WWWF en esa época, tampoco nadie se lo propusiera. Eran tiempos del Keyfabe, la gente realmente creía que lo que estaba viendo era real. Había suficiente emoción en la lucha, como para que además fuera buena.

Vemos algo de técnica de Bruno, que aplica buenas llaves a las piernas. Luego vemos abrazos de oso y similares por parte del Oso Ruso. Y luego, buenos puñetazos por ambos lados, en la parte del combate en la que ya todo está desatado. Finalmente, de forma totalmente limpia, Koloff vuelva desde el esquinero, y aplica un rodillazo sobre Sammartino, que sucumbe ante tal embestida.

Efectivamente, se siente un silencio en el Garden. La gente no se lo cree. Hay una generación de niños que no había visto a Sammartino sin su correa. Luego la cosa se lía, y se lanzan objetos al ring. Pero es tarde, la historia ya está hecha.

En el próximo post, veremos a Koloff defender su campeonato ante Pedro Morales.

Puntuación: **1/2

lunes, 15 de enero de 2018

Royal Rumble match, WWF Royal Rumble 1999



Durante este mes de enero, estamos viendo algunas ediciones anteriores del Royal Rumble, y también, estamos viendo luchas femeninas de WWE en las que se ha utilizado una estipulación por primera vez. Sí, estamos viendo muchas tonterías, pero la actualidad así lo exige. No en vano, tendrá lugar, a finales de mes, el primer Royal Rumble match femenino.

Mezclando ambas cosas, vamos a revisar el Royal Rumble de 1999, que es el primero en el que participó una mujer, Chyna. También es un Royal Rumble famoso por ser aquél en el que salió victorioso Vince McMahon. Vamos a sentar precedentes.

Estamos en lo más calentito de la Era Attitude. Días extraños. En esa época, las storylines estaban centradas en tres stables distintos: 

- The Corporation, que era el grupo comandado por Vince McMahon, y que se ocupaba de que en la empresa se hicieran las cosas como mandaba el chairman. Vince quería poner en su sitio a luchadores rebeldes, como Steve austin. En tiempos del Rumble, formaban parte de La Corporación su hijo Shane, The Big Bossman, el campeón de WWE The Rock, Ken Shamrock, Test o Kane, entre otros currantes de la empresa.

- D-Generation X, el stable formado originalmente por Shawn Michaels, que ahora estaba liderado por Triple H, junto a Chyna, X-Pack y los New Age Outlaws (Road Dogg y Billy Gunn).Últimamente, estaban rivalizando con The Corporation, y la mayor parte de las luchas previas del evento son DX vs Corporation. De hecho, Chyna se había ganado su puesto en la batalla en una lucha previa entre los dos grupos.

- The Ministry of Darkness, un grupo que no tiene participación en el Rumble, pero que aparecerá en un momento dado. Es el stable satánico de The Undertaker, con su mánager, Paul Bearer, además de bradshaw, Faaroq y Mideon.

Por supuesto, lo más importante en esta época es la rivalidad entre Vince y Austin. Vince puso a Steve en la posición 1, pero el Comisionado Shawn Michaels le dio a él el número dos. Así comienza la cosa, con Austin llegando entre aplausos, seguido de un Vince que sorprende a todo el mundo por su musculatura, ahora que entra sin camiseta. Por supuesto, Stone Cold le pega una paliza. McMahon huye por el estadio, mientras Austin le persigue. Pero le tiende una trampa en los baños, y varios miembros de The Corporation le dan una paliza. Una ambulancia se lleva a Austin.

Está bien que se intente contar una historia un poco diferente en un Rumble. Pero los minutos que siguen, con Austin y Vince fuera, son horribles. En esa época, WWF tenía interesantes main eventers, pero las estrellas secundarias era muy mediocres.

El ring se llena de gente poco interesante, hasta que vemos un ataque en Backstage. Mabel ha dejado KO a un luchador, y ha ocupado su sitio, volviendo a WWE después de un tiempo fuera. El obeso y enorme luchador negro entra al ring, y lo limpia, con ayuda de Road Dogg. Cuando sólo quedan estos dos luchadores, se apagan las luces, y suena la música del Undertaker.

Cuando se encienden las luces, los acólitos del Enterrador están golpeando y sacando fuera del ring a Mabel. Aparece Undertaker, con su estética luciferina, y le habla a Mabel, mientras este niega con la cabeza. Se llevan al luchador a base de golpes. Por supuesto, se unirá al Stable.

En los siguientes minutos, Road Dogg se libra de los luchadores que van saliendo. Me gustan los Royal Rumbles en los que el ring no se llena mucho, aunque es raro que alguien como Road Dogg juegue un papel tan importante. Llega Kane, y elimina a Road Dogg, Goldust, The Godfather, y otros luchadores mediocres que había en el cuadrilátero. Pero vienen un montón de loqueros, y se lo llevan. Vince vuelve al ring, y espera al próximo combatiente: Ken Shamrock, un miembro de The Corporation. Vince se va a comentar junto a Jerry Lawler y JR.

Llega al ring Billy Gunn, que ya se ha enfrentado a Shamrock en una lucha anteriormente, durante la noche. Gunn cojea debido al castigo en la pierna por parte del ex MMA. Tenemos, de nuevo, un DX vs Corporation. Test llega para poner ventaja en el bando de McMahon, pero en ese mismo momento, la ambulancia de Stone Cold vuelve a la arena. Austin ha resucitado, y persigue a Vince, aunque este es ayudado por sus acólitos. Austin elimina a Shamrock, pero es atacado por el nuevo combatiente: el Big Bossman, que es el líder del cuerpo de seguridad del jefe.

En la última parte de la batalla, se vuelven a acumular los luchadores. En último lugar, aparece Chyna, que no se corta, y va directa a por Mark Henry. Le pega una paliza al Sexual Chocolote, y le elimina, aunque Austin aprovecha el momento para expulsarla también a  ella del ring. Pero es interesante ver como una mujer derrota al hombre más fuerte del mundo.

Triple H elimina a Vel Venis, y Austin a Triple H. Además de McMahon, sólo quedan 4 hombres: Big Bossman, Owen Hart, D'Lo Brown y Austin. No es un gran Final Four. Austin sale ganador, y se va a por Vince, pero en última instancia, aparece el campeón, The Rock, y ayuda a McMahon a salir ganador de la batalla real. Por suerte, Austin conseguiría su lugar en WrestleMania para enfrentar a Johnson.

La lucha tiene algunas partes de storyline buenas, pero es basntate aburrida en sí misma, y la mitad de los participantes, muy malos. Aunque está bien la rivalidad DX vs Corporation, lo cierto es que, si bien coinciden muchos miembros en el ring, casi nunca se les ve luchar en equipo.

Puntuación: ***

lunes, 8 de enero de 2018

Royal Rumble match, WWF Royal Rumble 1993



En enero, cuando se acerca Royal Rumble, suelo ver ediciones anteriores de la battle royal más famosa de la industria del wrestling. Soy muy fanboy en ese sentido. Y, además, como los últimos años, las batallas se han convertido en una gran promesa de sorpresas variadas, pues es el momento más indicado del año para seguir el wrestling como si fuera un niño. Otra cosa es que acabe muy decepcionado después del Rumble, pero bueno, no me quitéis la ilusión todavía.

El primer rumble que he visto este año es el de 1993, que en mi memoria, siempre será el de Bob Backlund. Además, es el primero que tiene el premio de que el ganador tiene el derecho de enfrentarse al campeón de la WWF, con el título mundial en juego, en WrestleMania. Vamos a repasarlo.

Comienzan dos grandes leyendas: Ric Flair y Bob Baclund. Casi nada. 10 años antes, eran los campeones de NWA y WWF, respectivamente, pero nunca tuvieron una gran rivalidad entre ellos, por pertenecer a mundos distintos. Hay, eso sí, una lucha de campeón vs campeón del año 82 que algún día repasaremos.

Flair había ganado el Rumble anterior, convirtiéndose, gracias a ello, en campeón de WWF. Salió en la posición 3, pero aguantó en el ring más de una hora, y salió victorioso. Gran trabajo. Sin embargo, para enero del 93, ya planeaba su regreso a WCW. En el Raw posterior al evento, de hecho, tendría una lucha frente a Mr Perfect, un Loser Leaves Town, en el que perdería, lo que le obligaba, en kayfabe, a dejar la empresa de los McMahon. Recordemos que Perfecto y Flair habían sido buenos amigos mientras el primero estaba lesionado, pero a su vuelta, comenzaron una fuerte rivalidad.

Esa lucha, el Loser Leaves WWF, posiblemente sea el primer gran momento de la historia de Monday Night Raw, que se empezó a emitir sólo unas semanas antes. Es interesante reseñarlo, ya que próximamente se emitirá un programa especial celebrando los 25 años de Raw. Lo gracioso es que ese programa se grababa con antelación, así que, cuando se llevó a cabo este Rumble, ya se había grabado la lucha en la que Flair perdía. 

El caso es que comienzan las dos leyendas, peleando, e intentando sacarse fuera el uno al otro. En la tercera posición sale Papa Shango, que es eliminado pronto debido a una traición de Flair. Siguen saliendo luchadores, con una interesante participación en esta primera parte de la lucha. Salen Ted DiBiase, Jerry Lawler, y Genichiru Tenryu, que había colaborado con WWF en algunas cosas. Posteriormente, en la segunda parte de la batalla, aparecerá también Carlos Colón. Aunque el público no conoce mucho a estos dos últimos, lo cierto es que aparecen en este rumble 6 de las figuras más importantes de la década de los 80, en el mundo del wrestling. 

La batalla es bastante aburrida durante la mayor parte del tiempo. Pero hay algunos hitos que la hacen interesante. Lo primero que destacaría es la aparición de Virgil para atacar a Ted DiBiase, su antiguo amo, en esa pequeña alegoría que se da del esclavismo. Pero el mayor pop de la batalla se lo lleva Mr Perfect, al salir a luchar. Consigue vencer a Ric Flair, y sacarlo del ring. Expulsa a algún combatiente más, hasta ser eliminado él mismo. Lo consigue sacar fuera Ted DiBiase, al atacarle de forma terriblemente violenta, con la ayuda de Jerry Lawler, al que Hennig había sacado fuera justo antes. Perfect y Lawler se pelean en ringside, cuando es el turno de entrar al ring de The Undertaker.

Undertaker limpia el ring. Elimina a todo el mundo, excepto a dos hombres, a los que elimina Ted DiBiase. El único superviviente a la masacre es Bob Backlund, que estaba inconsciente fuera del ring tras un ataque de Berzerker. Pero, en ese momento, tiene lugar el debut de Giant González.

González no participa en el Rumble. No es uno de los 30 luchadores oficiales. Nadie le conoce, ni el público, ni los comentaristas. Pero algo tienen claro: es el hombre más grande que han visto nunca. Llega al ring cuando Undertaker está sacando fuera a Berzerker. Es mucho más grande que él. Se miran. Luchan, y, por supuesto, el nuevo gigante arrasa. Elimina a Taker y le asesina, golpeándole en la pierna incluso cuando está inconsciente. Gigante González abandona el escenario, escoltado por miles de de minúsculos referees. El Royal Rumble se ha acabado para Undertaker, pero llega Paul Bearer con la urna mágica que encierra su poder, y Taker resucita, para poder salir por su propio pie. Se verá las caras con el gigante en WrestleMania.

El ring vuelve a llenarse de gente. En este caso, la mayoría son luchadores muy irrelevantes. La lucha, ahora, es bastante aburrida. Lo más destacable de esta parte es que coinciden los Natural Disasters, los obesos Earthquake y Typhoon. Ahora son técnicos, así que, en lugar de aprovechar su peso conjunto para acabar con todo el mundo, deciden luchar entre ellos para saber cuál de los dos es el mejor. Luchan, con sus bañadores de señora, y John Tenta gana. Posteriormente, aparece en el ring Yokozuna.

Earthquake y Yokozuna se enfrentan. El presunto japonés hace sus movimientos de sumo, aunque en realidad, el que fue sumo realmente fue Earthquake. Yokozuna elimina a su rival, que como Flair, el día siguiente, en Raw, tendría su última lucha frente a Bam Bam Bigelow. Abandonaría la empresa para ir a WCW, aunque volvería un año después para tener su combate de sumo contra Yokozuna.

Llegamos a la Final Four. Quedan Bob Backlund, Rick Martel, Randy Savage y Yokozuna. El primero, con dificultades, derrota a Martel, que aunque es un midcarter muy odioso en WWF, es también una leyenda de los 80, por su trabajo en la AWA. La gente aplaude a Bob por la gran batalla que está realizando, y por el esfuerzo sobrehumano que está haciendo. Sin embargo, Yokozuna le derrota y expulsa.

Randy Savage había entrado en una de las últimas posiciones, con una gran reacción del público. Esta es su mejor participación en un Rumble, aunque en WCW conseguiría ganar el World War III de 1995. Aquí recibe una paliza bestial por parte del luchador de Sumo, que es intocable debido a su enorme peso. Savage consigue tener un comeback y aplica un Flying Elbow, pero se pone encima de Yokozuna, como si intentara cubrirlo. Será por la costumbre, pero aquí no hay cuenta de 3. Desde el suelo, Yoko lo empuja hacia arriba, y Savage sale volando fuera del ring. Yokozuna gana para vencer a Pret Hart en WrestleMania, pero para ser humillado, posteriormente, por el regreso de Hulk Hogan.

La lucha tiene algunos eventos muy buenos, pero es muy aburrida en algunos momentos.

Puntuación: ***1/4

lunes, 20 de noviembre de 2017

The Warriors vs Perfect Team, WWF Survivor Series 1990



Antes de repasar las luchas más interesantes de Survivor Series 2017, quería mirar alguna lucha clásica de eliminación. Igual que los Royal Rumble, este tipo de combates me encantaba de pequeño, así que voy a viajar en el tiempo a la época en la que yo miraba el Pressing Cath en Telecinco.

Cuando hice un especial sobre mis recuerdos del Ultimate Warrior, escribí sobre una lucha de Survivor Series 1990. Era la gran final de ese evento, porque, ese día, todos los faces supervivientes en las luchas previas, se enfrentaban a todos los heel supervivientes. Esa final, me encantó de pequeño, por la gran gesta de los héroes Hogan y Warrior, venciendo a un montón de malos. 

Tenía ganas de ver la lucha previa, en la que el Warrior se clasificó para la final. Capitaneaba el grupo llamado "The Warriors", en el que también estaban The Legion of Doom (los Road Warriors) y Texas Tornado. Un equipo de verdaderos guerreros, todos muy energéticos. Sus rivales son The Perfect Team, en el Mr Perfect se unía a los 3 Demolition Ax, Smash y Crush.

Ese mismo año, los Road Warriors, habían debutado en WWF, y se metieron en una rivalidad con los Demolition. Estos habían sido creados como una copia de los primeros, porque el éxito de los Warriors alrededor del mundo era inmenso. Ahora, Vince, al fin, disponía de los originales, aunque tuvo que cambiarles el nombre por Legion of Doom. Con los de la armadura en su liga, los Demolition pasaron al bando rudo, y un nuevo miembro se les unió: Brian Adams, que pasó a llamarse Crush. Tener un miembro más siempre es útil para poder hacer trampas nuevas.

Warrior era el campeón de WWF, y Tornado Texas estaba avanzando, como un posible sustituto suyo. Por su parte, Mr Perfect era un grandísimo rudo, y formaba parte de la Heenan Family. Por supuesto, nuestro amigo The Brain está en ringside.

Warrior comienza como una apisonadora, derrotando a uno de los Demolition. Luego, se enfrenta a sus otros tres rivales. La diferencia numérica provoca que, pronto, caiga golpeado por la espalda, y así, los rudos dominan.

Pero Ultimate Warrior consigue dar el hot tag, y así, entran a escena los Road Warriors. Los dos Tag Teams acaban peleándose en una brawl sin cabeza, y todos acaban descalificados. Mr Perfect se queda solo frente al Warrior y al Tornado Texano.

Hennig lucha frente a Von Erich. Para entonces, los dos ya son, casi, leyendas, pero en WWF empiezan como mid-carters, como todo el mundo. El de Texas domina, mientras Warrior ataca a Heenan. Tornado es mucho más fuerte, pero comete un error, al atacar sin cabeza, y se come el esquinero. Después de eso, Perfecto domina, y gana, con un Perfect Suplex.

Warrior es un gran guerrero, pero no es el más listo de la clase. Comete el mismo error que le ha costado el pinfall a Kerry, de una manera no forzada. Se lanza contra el esquinero en el que descansa el rudo, este se aparta, y Warrior se destroza la cabeza contra la esquina. Hennig aplica Perfect Suplex, de nuevo, pero en esta ocasión no triunfa. Ultimate Warrior es demasiado poderoso. A pesar de los buenos ataques frontales de Mr Perfect, Warrior sufre uno de sus Bailes de San Vito, y gana con su secuencia habitual.

Una lucha muy simple, pero muy disfrutable. Como casi todo en esa época, hay mucho storytelling, y poca lucha, pero a mí me gustan esas cosas.

Puntuación: ***

sábado, 18 de noviembre de 2017

Shawn Michaels vs Bret Hart, WWF Survivor Series 1997



Mañana tendrá lugar Suvivor Series 2017. Eso quiere decir que han pasado ya 20 años desde el Montreal Screwjob, uno de los momentos más importantes e impactantes de la historia del wrestling americano. Tal y como sugirió un amigo del blog, es el momento perfecto para hablar sobre la lucha entre entre Shawn Michaels y Bret Hart en Survivor Series 1997. Hay muchas cosas que decir al respecto, así que vayamos por partes.

A finales de los 80, y principios de los 90, tanto Bret Hart como Shawn Michales luchaban en WWF, en su división por parejas. Michaels era uno de los rockers, un duo joven, guapo y aéreo. Por su parte, Hart, junto a su primo Jim Neidhart, formaba el rosado tandem The Hart Fundation, dos tipos canadienses, técnicos, llenos de talento.

Poco después, con los problemas legales de WWF por, presuntamente, inducir a sus luchadores a consumir esteroides, y con la compra de WCW por parte del poderoso magnate televisivo Ted Turner, las grandes y musculosas estrellas de WWF fueron desapareciendo de la escena, y la mayoría de sus luchadores importantes acabaron en WCW. En ese contexto, Hart y Michaels empezaron a progresar en la empresa, convirtiéndose, al cabo del tiempo, en las principales estrellas de la misma. 

The Hart Fundation y The Rockers ya habían luchado en el pasado. Después, cuando Bret y Shawn empezaron a luchar en singles, se vieron las caras de nuevo, con el título intercontinental en juego. Posteriormente, ya como main eventers, pelearon por el WWF World Heavyweight Championship en varias ocasiones. En WrestleMania 12, tuvo lugar un Iron Man Match entre ellos que todos conocemos.

Para finales del 97, los ratings de WCW Monday Night Nitro eran muy superiores a los de Monday Night Raw, y antiguas estrellas de WWE luchaban en la empresa que dirigía Erick Bischof, como Hulk Hogan, Randy Savage, Big Bossman, Scott Hall, Kevin Nash, Jim Duggan, Sean Waltman, John Tenta, Ted DiBiase, Curt Hennig o Roddy Piper. Y el próximo era Bret. Era un momento muy complicado para Vince, que encima perdía a su máxima estrella, que se iba a la competencia, mientras que Michaels se lesionaría de gravedad poco después. Por suerte para él, de su mediocre e irrelevante roster, consiguió sacar, gracias a la desesperación de la situación, cosas grandes. Los huecos que dejaron Har y Miachels los ocuparían Steve Austin, The Rock y Triple H, lo que acabó siendo lo mejor para la empresa.

Tras su derrota en WrestleMania 12 ante Michaels, Hart ya tenía bastante claro que quería irse. En realidad, como confesaría años mas tarde, Bret dejó WWF porque estaba perdiendo en los ratings frente a WCW, y él quería estar del lado ganador.

En el último año de su estancia en WWF, Hart se unió a su hermano Owen, a Dave Boy Smith, Jim Neidhart y Brian Pillman para crear un stable de canadienses, mientras que Shawn, junto a Triple H y Chyna, estaba destacando con D-Generation X. Sus caminos no se cruzaban, por el momento.

Pero el contrato de Bret estaba a punto de acabarse. Era hora de firmar la renovación, y Vince no tenía dinero suficiente, mientras que desde WCW se regalaban los billetes. Simplemente, McMahon no podía competir con Turner, y parece ser que ni siquiera hizo una oferta, porque necesitaba librarse de un gasto tan grande. Comenzó, después de eso, la última rivalidad de Bret en WWE, de nuevo, frente a Shawn, para terminar lo empezado.

Bret Hart se enfrentó a Undertaker en SummerSlam 1997, en una gran batalla, en la que resultó triunfante, gracias, en realidad, a un error del referee, que era Shawn. Así, se convirtió en campeón, una vez más de la WWF, y siéndolo, firmó con WCW. Ahora, tenía que perder el título, finalizando su rivalidad con Shawn Michaels, que había durado ya demasiado.

Los dos luchadores eran muy buenos dentro del ring, pero muy distintos fuera. Aunque no había habido grandes problemas entre ambos, empezó a haberlos, porque Shawn era una gentuza importante, y eso se notó. Las promos entre ellos se hicieron más duras, y más personales.

Todo se juntó de cara a Survivor Series 1997. Bret era el campeón, había fichado por WCW, debía perder el título en Canadá, y su rival era su, ahora sí, odiado Shawn. Como siempre cuando un luchador abandona una empresa, debía perder el título. Pero no quería hacerlo frente a HBK, y no en Canadá. No quiso hacerlo, y estando en sus últimos 30 días de contrato, tenía poder creativo sobre su situación. Vince se metió en un problema, con todo en su contra. El pánico de que Bret se fuera a WCW con la correa, como había hecho Madusa, recorrió a Bret. Podía ser un golpe definitivo, si Bischoff cogía el campeonato de Vince y lo tiraba a la basura en directo, en la televisión nacional. Quizás las Monday Night Wars acabaran con ello.

Vince, Shawn y el resto de las cabezas pensantes de WWE decidieron que Shawn ganara, aunque Bret no quisiera. Así, durante la lucha, Shawn debía aplicar un Sharpshooter, y, en cuanto lo hiciera, el referee debía hacer sonar la campana, como si el canadiense se hubiera rendido. En realidad, lo que pensaba Hart que iba a ocurrir es que él se libraría, y luego entrarían Owen Hart, Triple H y toda esa gente, motivando una descalificación. El día siguiente, en RAW, Bret dejaría vacante el título. Pero Vince no se iba a arriesgar a que no apareciera.

Si uno ve Survivor Series 1997 de principio a fin, se da cuenta del poco nivel de los luchadores de WWF de esa época. Realmente, era mucho más interesante ver WCW. Eso sí, estamos en Canadá, la cosa está que arde. El estadio está petado de gente, y llegamos al main event. Shawn, un maldito rudo sin corazón, aparece con la bandera canadiense, haciendo los gestos más horribles de cuantos se pueden hacer con una bandera. No creo que nadie se atreva a hacer esas cosas con una bandera americana. No creo que fuera el mejor momento para hacerse odiar, tal y como estaba la cosa.

Luego, suena la música de Bret Hart, y el estadio se viene abajo. Y los dos se matan. Parece que la lucha ha empezado, pero no. Durante unos buenos minutos, se golpean entre el público. O encima de él. Los aledaños del cuadrilátero están llenos de canadienses borrachos que aman a Bret y odian a Shawn, así que se meten en la pelea, y tenemos un millón de referees intentando evitarlo. Vince, Slaughter, Patterson y Brisco también están ahí. Se masca la tragedia.

Después de unos minutos muy buenos pegándose con todo en ringside, entran al ring, y la lucha comienza oficialmente. Shawn salta sobre Hart, haciéndole bastante daño en la cara. Aplica todo tipo de ataques frontales, preparando la Sweet Chin Music. Le golpea, de nuevo, en ringside, con las escaleras metálicas, y la valla protectora. Hay algunos canadienses locos perdidos entre el público, amenazándole. Seguridad se los tiene que llevar a todos.

Bret comienza a utilizar buenos ataques a la pierna de Shawn. Le aplica una figura 4 atado a un palo, y luego otra, en el ring, aunque Shawn consigue reversarla al cabo del rato. La lucha es igualada, y los dos tienen una estrategia clara. Entonces, Shawn consigue aplicar una Sharpshooter, y el referee, Hebner, hace sonar las campana. Se acaba la lucha, Shawn es el nuevo campeón, y Triple H se lo lleva rápidamente al vestuario. Bret mira con cara de asco a Vince, y le escupe.

El PPV termina justo ahí. Pero sabemos, por todo lo que se ha contado, que Undertaker, furioso, obligaría a McMahon a ir al vestuario a explicar lo ocurrido, y que este recibiría un puñetazo de Bret. Hart se fue, mientras Shawn se burlaba de él en una promo en el siguiente programa de RAW. Undertaker se convirtió en el líder del vestuario, y comenzó la era Attitude, con Vince, que antes había hecho las labores de comentarista y anunciador, como claro heel principal. En realidad, lo ocurrido salvó a WWE, porque permitió al dueño de la empresa conseguir un gran odio por parte de los aficionados, que evolucionó, ya con Michaels fuera, en su rivalidad frente a Steve Austin.

Bret, por su parte, llegó a WCW. Y todo, ahí, fue horrible. No se hizo nada interesante con él, y le dejaron incapacitado para luchar, con patadas atroces de bultos como Goldberg y Sid.

En 2005, Bret entró al Hall de la Fama de WWE, como primer acercamiento para la reconciliación. En 2010, volvió a la empresa, recibiendo las disculpas del todavía activo Shawn, que había madurado mucho. Comenzó una rivalidad con Vince, que le llevó a darle una paliza en WrestleMania 26. Debido a su conmoción cerebral, no puede recibir golpes, así que ninguno encajó en esa lucha, ni en el resto de las que protagonizaría en WWE en esos años.

La lucha es muy buena, pero se corta, a propósito, antes de que acabe. Tiene 3.75 estrellas, aunque si contara los minutos de brawl en ringside previos a que sonara la campana (y quizás debería contarlos), la puntuación sería de 4.25

Puntuación: ***3/4

viernes, 3 de noviembre de 2017

Tiger Mask II vs Bret Hart, WWF/NJPW/AJPW Summit 1990




En verano, revisamos 5 grandes luchas en la carrera de Mitsuharu Misawa, como parte de un homenaje por el aniversario de su trágico fallecimiento. Quería, como comenté entonces, comentar otro par de combates, en este caso, menos canónicos, esto es, que no formen parte del conjunto de grandes hitos en su carrera. Algo menos convencional, y que nos dé otra perspectiva del personaje.

En 1990, tuvo lugar un gran evento en Japón, en el que participaron 3 empresas: WWF, AJPW y NJPW. Se llamó Summit, y en él, participaron estrellas de los 3 bandos, conformando uno de los mayores carteles jamás vistos en un evento de lucha libre. Solamente hay que ver el listado de wrestler participantes, para saber de lo que estamos hablando. Estaban Hulk Hogan, Mitsuharu Misawa, Jushin Thunder Liger, The Ultimate Warrior, André The Giant, Giant Baba, Kenta Kobashi, Genichiro Tenryu, Jumbo Tsuruta, Randy Savage, Bret Hart, Masa Chono, Stan Hansen o Curt Hennig. Casi nada.

Hogan luchó frente a Hansen en el main event, mientras que Savage se enfrentó a Tenryu. Las combinaciones fueron deliciosas. Por su lado, Misawa, aún como Tiger Mask, tuvo la lucha más larga de la noche, frente al tipo más hábil de la expedición americana: Bret Hart. Y no fue casualidad. Los organizadores sabían en qué momento de la noche colocar una lucha entre wrestlers eminentemente técnicos, para que hicieran su función en la velada.

El combate entre ambos se da, sobre todo, a ras de lona. Tiger ataca el brazo de Hitman, mientras que este, cuando consigue librarse, aplica fuertes headlocks. Las llaves de Misawa no son muy técnicas, pero hace un gran trabajo, desgastando el brazo del canadiense. Este, no obstante, lo usa para aplicar sus candados. No vende mucho el dolor por el momento, pero sí que se le ve más desgastado al final de la contienda. 

El público estudia la lucha, consciente de que se encuentra ante luchadores con clase. Pero Hart se encarga de animar el ambiente, fingiendo una lesión en la rodilla, para atacar impunemente a Tiger Mask con un clothesline. Estos actos por parte del candiense encienden a los espectadores, que ahora sí, ven la lucha con mucha más pasión. 

Misawa sigue atacando el brazo de Hart. Después de un vuelo a ringside, Bret empieza a dolerse, aunque consigue poner a dormir al japonés, que está a punto de caer en los brazos de Morfeo. Sin embargo, consigue permanecer insomne. En los últimos minutos, tenemos un enfrentamiento con mucha igualdad, hasta que suena la campana, que anuncia el fin de la lucha, que tenía un límite de 20 minutos.

La verdad es que el combate está muy bien, y va mejorando. Es una lástima que no haya ganador, aunque jugaba ese rol en el cartel: mostrar a los luchadores más hábiles a nivel técnico, luchar en igualdad son conseguir discernir quién es mejor. Pero un buen final hubiera convertido a un buen combate en un gran combate.

Puntuación: ***3/4

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Demolition vs Colossal Connection, WWF WrestleMania VI




En este especial sobre Bobby Heenan, hemos hablado sobre su relación con André The Giant. Aunque fue un gran comentador, y fue mánager de muchos rudos, pasó mucho tiempo con el gigante, y fue muy importante en esos últimos años de la carrera del francés, cuando ya tenía muchos problemas de alcoholismo, pero que es lo más documentado que hay en su vida como luchador.

Ya comentamos que en los años 80, lideró a un grupo de luchadores que intentaron vencer a André, sin éxito. Luego, el enorme luchador se unió a él, para que dirigiera su carrera, lo que le sirvió bastante, dicho sea de paso.

Tras su rivalidad con Hogan y ser campeón, en el último año de su carrera como wrestler regular, el gigante ganó el título en parejas junto a Haku. Heenan manejaba a estos luchadores, que se hicieron llamar Colossal Connection.

Durante los años 89 y 90, lucharon bastante contra los Demolition, la versión de los Road Warriors en WWE, y les quitaron el campeonato tag. En WrestleMania 6, recordado por todos por el enfrentamiento entre Hogan y Warrior, Colossal Connection y Demolition volvían a verse las caras. Esta lucha es especialmente interesante, porque, después de ella, André abandonó su alianza con Heenan, y volvió al bando de los técnicos.

La lucha no destaca especialmente. Es un combate de parejas con el formato habitual de la vieja escuela. Y hay que decir que el papel de André es ínfimo. Creo que, en ningún momento, se le da el relevo, legalmente. En la mayor parte de la contienda, Haku domina, siempre con la ayuda del gigante y de Heenan, que golpean al de la cara pintada cuando pueden, de forma ilegal. Esto es así hasta que tiene lugar, al fin, el hot tag por parte de los Demolition. Smash aparece, rompiendo con todo, y junto a su compañero, atacan a los rudos. Hay dobles clotheslines para ambos. André intenta ayudar a Haku: agarra a uno de los Demolition, para que su compañero pueda darle una superkick. Pero el héroe (Smash, creo), se aparta, y es el pobre gigante el que se lleva el golpe, cayendo contra las cuerdas, y quedando atado, mientras Haku es castigado, y derrotado, por la cooperación de Ax y Smash, que ganan, con una gran reacción del público. 

Después de la lucha, Heenan sube al ring, a pedir explicaciones a André. Este intenta explicar que Haku le ha golpeado, pero Bobby no escucha, le dice que él es el jefe, y le da un guantazo. Andre se enfada, y golpea a su mánager, ante el delirio del público. Haku le espera, dispuesto a darle otra patada, pero ahora el francés intercepta el golpe, y castiga también a su compañero. El público lo celebra con algarabía, ya que el gigante vuelve a ser bondadoso.

La etapa como luchador a tiempo completo en WWF de André terminaría poco después. Ya hemos visto que apenas ha podido luchar aquí, y tampoco entró al Royal Rumble 1991, para el que estaba anunciado. Hasta su muerte, en el 92, estuvo apareciendo tanto en WWF como en otras empresas, en México y Japón.

En cuanto a Heenan, seguiría adelante como mánager y comentarista durante bastante tiempo.

Puntuación: **3/4

jueves, 12 de octubre de 2017

Hulk Hogan y André the Giant vs Bobby Heenan, Big John Studd y King Kong Bundy, WWF En el Spectrum de Philadelphia, 11/07/1986




El pasado 17 de septiembre de 2017, falleció Bobby 'The Brain' Heenan, a la edad de 72 años. Lo lamentamos, aunque era algo que se esperaba, porque su salud no era buena. Durante sus últimos años de vida, se le veía en las firmas de autógrafos en un estado realmente malo.

Bobby Heenan es una figura tremendamente importante para la historia del wrestling. Casi todo el mundo le recordará como comentador y manager en WWE, pero también fue luchador, si bien es cierto que nunca destacó tanto como en su faceta parlanchina. Ay, esos tiempos en que los wrestlers sabían hablar.

Vamos a dedicar un pequeño especial a Bobby heenan, de 3 artículos. En el segundo, repasaremos un poco su carrera como luchador, pero hoy vamos a hablar de su etapa en WWF como personaje de apoyo, protagonista de muchos momentos icónicos en la edad de oro del wrestling.

Heenan nunca fue un gran luchador dentro del ring, o al menos no será recordado por ello, pero era muy bueno hablando, y ya en los años 70, empezó a hacer de manager a tiempo parcial. Fue en la AWA, donde adoptó el apodo "The Brain", "El Cerebro", llevando a la pareja formada por Nick Bockwinkel y Ray Stevens a captura varias veces el campeonato por parejas. Posteriormente, también apoyaría a Bockwinkel en su carrera individual como campeón mundial, y llevaría a la empresa al gran Hulk Hogan.

No hemos salido de la AWA, y Bobby, como mánager, ya ha hecho varias cosas lo suficientemente importantes como para ser recordado. Pero en el año 84, llegó a WWF. En esa época, como hace ahora, Vince McMahon estaba robando todas las grandes estrellas del resto de los territorios, y una de ellas era Heenan.

Heenan debía ser el manager de Jesse Ventura, pero este se retiró de los cuadriláteros. Entonces, comenzó una larga rivalidad con Andrá the Giant, teniendo a sus órdenes a otros dos animales de gran tamaño: King Kong Bundy y Big John Studd. Esta confrontación duró años, y pasó de todo.

Y sirvió para preparar el gran evento de la década: WrestleMania 3, con el main event en el que André retó a Hulk Hogan por el título de la WWF. Durante años, se estuvo gestando ese momento, y Bobby fue parte importante.

Aunque El Cerebro apenas luchaba, su manejo del micro le convertía en uno de los mayores heels, un tipo al que todo el mundo odiaba. Y enfrentarse al gigante bondadoso, aumentaba ese odio. Le hizo de todo, incluso consiguió que le despidieran. Pero, en WrestleMania 1, André derrotó a John Studd en una lucha de Body Slams.

Heenan también se enfrascó en una batalla con Hogan. King Kong Bundy se convirtió en su rival para WrestleMania 2, y eso hizo que Hulk y André tuvieran que hacer equipo para enfrentarse a los vasallos de nuestro protagonista. La lucha que hoy comentamos, y que trataremos unas líneas más abajo, forma parte de esa alianza.

Hogan resultó triunfante en el olvidable WrestleMania 2. Pero su felicidad no duró. Durante una promo junto a Roddy Piper, apareció André, acompañado de Bobby Heenan. Hogan no podía entender por qué el gigante se encontraba en tal compañía. Le recordó que ese tipo era basura. Sin embargo, el rostro de André reflejaba un odio que no era normal en él.

Heenan habló. Sus palabras lo dejaron todo claro. El gigante había permanecido imbatido durante 15 años, y merecía una oportunidad por el título mundial en WrestleMania 3. Hogan suplicó a André, no podía unirse a ese desecho, ellos eran amigos. André el exigió que no le tocara. Sólo quería su título, zarandeó al campeón, y le rompió la camiseta. Hogan quedó hundido, sintiendo una mezcla de miedo y pena.

Ya hablamos en su día de la lucha entre André y Hogan en WrestleMania 3. Es interesante señalar que el enorme luchador francés comenzó a utilizar la equipación de luchador de Heenan a partir de su alianza con este. Seguirían juntos hasta WrestleMania VI, evento en el que Heenan golpeó a André por perder su lucha, y este acabó con él.

Pero, aparte de ser el manager de André y otros muchos rudos, Bobby era uno de los comentaristas principales de la WWF. Hacía un trabajo magnífico, siempre apoyando a los malos, y cubría cada momento de color. Son muy recordados algunos comentarios suyos, como su participación durante el segmento en el que Shawn Michaels traicionó a Marty Jannety. 

Como manager, y como comentarista, también destacó mucho durante la estancia de Ric Flair en la WWF. Le puso over desde los comentarios, y le apoyó como manager. La promo de Flair, Mr Perfect y Bobby después de que el Nature Boy ganara el Royal Rumble 1992 fue increíble.

En 1994, fichó por la WCW, empresa en la que hizo un buen trabajo también. Estuvo allí hasta el años 2000 y, posteriormente, entró en el Salón de la Fama de WWE en 2004. Incluso tuvo su pequeña historia con TNA poco después. En 2017, ya con una avanzada edad y con muchas falsas alarmas previas, Bobby Heenan falleció.

La lucha que comento hoy, como decía, está enmarcada en la rivalidad entre Heenan y sus hombres, y la pareja formada por André the Giant y Hulk Hogan. Ocurre en enero del año 86, poco antes de WrestleMania 2. Heenan entra al ring, para participar en un handicap match. En su esquina, están Big John Studd y King Kong Bundy, que se enfrentan al Hulkster y al gigante.

Antes de comenzar, Heenan recuerda que ha sido nombrado mejor mánager del año, aunque recibe los insultos de André. La lucha es puro Entertainment, con el público apoyando mucho a los buenos, y odiando mucho más a los malos. Las trampas de Heenan siempre hacen que los rudos consigan ponerse un poco por delante.

En el Body Slam Match de WrestleMania 1, André aplicó el golpe que da nombre al combate sobre Studd, y aquí, vuelve a hacerlo, ante el clamor popular. Hogan hace lo propio, pero las trampas de los malvados le ponen en desventaja. Los enormes luchadores de Heenan atacan a los buenos, y este aparece para golpear cobardemente cada vez que los ve tocados, aunque es obvio que es el punto débil del equipo, y siempre tiene que acabar huyendo. 

De hecho, en una de sus últimas apariciones, se topa con los puñetazos de Hogan. Los buenos atacan en la esquina a sus tres rivales juntos, y André acaba con Heenan con un big boot.

La luchita es entretenida, para dar fuerza a la rivalidad entre ambos grupos, y reforzar la amistad entre Hogan y  André, de cara a esa posterior traición del francés.

Puntuación: **3/4