Mostrando entradas con la etiqueta wwe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta wwe. Mostrar todas las entradas

jueves, 24 de mayo de 2018

Daniel Bryan vs The Miz, WWE Live Newcastle 2018


The Miz y Daniel Bryan tienen una rivalidad pendiente. Y debería ser una gran rivalidad. Cuando el American Dragon llegó a WWE, ya con una carrera increíble en el mundo indy, The Miz jugó un papel de maestro suyo en la primera temporada de NXT. Por supuesto, no estaba preparado para tener ese rol sobre un hombre con mucho más conocimiento que él. La historia fue por ahí, y era bastante interesante, aunque se acabó cortando por el storyline de Nexus, y por el despido de Bryan. Cuando este volvió a la empresa, tuvieron un final en su historia, con un muy buen combate en el que Daniel le quitó el título USA al Miz.

Pero ambos se volvieron a encontrar un montón de años después, cuando Danielson hacía el aburrido papel de General Manager de Smackdown. En Talking Smack, un programa que se emitía en la Netowrk después de show azul, y en el que los luchadores tenían, gracias a Dios, más libertad para hacer sus promos, Miz humilló a Bryan por su situación, por rendirse a su lesión y aceptar el rol que WWE le daba. Por supuesto, ese programa se canceló, por si alguien demostraba un poco de personalidad sin permiso.

Miz siempre ha defendido que las palabras que dijo ese día las pensaba de verdad. Pero, en cualquier caso, Bryan ha conseguido volver a subirse a un encordado, y no por casualidad, WWE ha traído, de nuevo, a Smackdown, al Miz, que jugaba un rol importante en Raw. Se avecina una buena rivalidad entre ambos, espero que para un PPV importante.

Cuando eso ocurra, revisaremos la rivalidad con más detalle. Por ahora, he querido echarle un vistazo a un combate que han tenido en un House Show en la reciente gira de WWE por Europa. Esta lucha tiene lugar en la ciudad de Newscastle, en Inglaterra, un combate muy apropiado para eventos en vivo, con un Miz que empieza huyendo mil veces del ring, y provocando a todo el mundo.

Miz aplica buenos ataques y llaves a las piernas, para forzar a Daniel a rendirse. El marido de Maryse conecta la Figura 4 que heredó de Ric Flair hace tiempo, en una Storyline, en el breve periodo en el que no era rudo. Pero Bryan no se rinde, y llega a las cuerdas.

Bryan recibe muchos "Yes!" por parte del público inglés. Usa todos sus movimientos de marca, después de aplicar buenos ataques al brazo en los primeros instantes de la contienda. Sus ataques frontales son muy impactantes. The Miz consigue conectar el Skull Crushing Finale, pero Bryan sobrevive, y finalmente, consigue llevarse la victoria vía Running Knee.

Una lucha interesante para un House Show. Veremos lo que pueden llegar a hacer en un PPV en 2018.

Puntuación: ***1/2

sábado, 19 de mayo de 2018

The Rock vs Mankind, Ladder Match, WWE RAW 15/02/1999




Vamos con el segundo combate dentro de este especial sobre el 25 Aniversario del programa Monday Night RAW. Lo bueno que tiene este especial es que podemos ver luchas de épocas muy distintas. Hoy hablamos de la Era Attitude, las Monday Night Wars, y Raw is War. Cosas del pasado.

Stone Cold Steve Austin gano el Royal Rumble Match de 1999, lo que le permitiría luchar por el título de la WWF en WrestleMania 15. En enero del mismo año, en un programa de Raw, Mankind se había convertido en campeón, en una lucha histórica que cambiaría el rumbo de las Monday Night Wars.

En esos tiempos, Raw no era en directo, mientras que el programa de WCW de los lunes por la noche, Nitro, sí que lo era. En las grabaciones de finales de diciembre. Mankind derrotó a The Rock y se convirtió en Campeón Mundial de la WWF por primera vez en su vida. Eric Bischoff se quiso aprovechar de conocer los resultados del programa de McMahon para anunciarlos y que el público no perdiera el tiempo poniendo RAW. Pero cuando informó de que Mankind, por fin, había ganado el título ante The Rock, la gente cambió de cadena en masa. Después de mucho tiempo en el que WCW había superado en audiencia a WWF, la situación dio un giro.

Pero Mankind no estaría en el main event de WrestleMania ese año. Bueno, sí estaría, pero no como luchador. En febrero, The Rock tendría la posibilidad de recuperar su correa en una Ladder Match, de nuevo, en Raw, y esa lucha es la que comentamos hoy. El ganador estaría en el main event del mayor evento del año, para defender el título ante Austin, con un referee especial: Paul Wright, reciente fichaje de WWF, que había sido conocido en WCW como The Giant, y poco después empezaría a llamarse The Big Show.

Steve Austin está en la mesa de comentaristas, esperando saber quién será su rival. La lucha está bastante bien, Rock busca la pierna de su oponente desde el principio. La violencia con la que se pegan estos dos es bastante increíble, mirándolo desde la perspectiva de la WWE actual. Y ya sabéis que a Mick Foley le va la marcha. No duda en poner su físico en juego. The Rock le pega con las escaleras en la pierna, pero él también le da con mucha maldad a su rival.

Los luchadores brawlean entre el público. Se dan con todo. Foley le tira las escaleras metálicas en la espalda a Rocky, pero este aplica Rock Bottom en la mesa de comentaristas. Dwayne sube las escaleras para coger la correa de campeón, pero Mankind se recupera y sube también, para sacar a Mr Socko y ahogar a Rock en la parte superior. Sin embargo, llega Big Show, y aplica un ChokeSlam brutal a Foley, desde arriba. Rock coge el título y se convierte, de nuevo, en campeón.

Buena lucha, muy brutal para ser de un programa semanal. Mankind lucharía contra Show en WrestleMania, para quitarle la plaza de Referee Special en el main event, y presenciar en primera fila como Steve Austin se convertía en campeón.

Puntuación: ***1/2

viernes, 18 de mayo de 2018

The Miz vs John Morrison, Falls Count Anywhere, WWE Raw 03/01/2011




Este año 2018, se ha producido el 25 aniversario del programa Monday Night Raw, que se emite en la televisión de Estados Unidos desde enero de 1993, de forma ininterrumpida, sin parones por navidad ni por vacaciones de verano. Ha pasado por varias cadenas, y ha sido protagonizado por muy distintos wrestlers, pero siempre ha estado ahí.

WWE celebró un programa especial en enero de 2018, para celebrar este aniversario. Ese programa contó con apariciones de algunas leyendas, y marcó un dato de audiencia muy alto, superando ampliamente los 4 millones de espectadores. Esta es la mayor audiencia de RAW en mucho tiempo.

Aquel programa se celebró en dos estadios al mismo tiempo. El primero era uno convencional, con espacio suficiente para vender unos cuantos miles de entradas. El segundo, por otro lado, fue el edificio en el que todo empezó, el Grand Ballroom del Manhattan Center. Ahí tuvieron lugar los programas de los lunes por la noche de la empresa de McMahon durante un tiempo.

Como probó WrestleMania 2, no es buena idea hacer eventos en varios estadios a la vez. La gente quiere ver cosas en vivo, y los asistentes al Manhattan Center se quejaron porque no hubo mucha acción en su emplazamiento. La verdad es que si WWE quería hacer esto por motivos nostálgicos, debería haber dejado la entrada libre a este segundo estadio, y no cobrar los dinerales que cobra por un programa que, la verdad, suele ser bastante malo.

Yo quería celebrar este aniversario poniendo 3 o 4 luchas, coinciendo con este especial de WWE. Pero vi un listado en WatchCulture con los 25 mejores combates de la historia del programa, y me dieron muchas ganas de verlos todos. Así, comienzo este especial para revisar todos los componentes de este listado, salvo los que ya hayan sido comentados en el blog, por supuesto.

Será un especial que avanzará muy poco a poco, porque no es, en absoluto, la prioridad. Posiblemente tarde más de un año en acabarlo, pero no hay prisa con él, y sí con otras muchas cosas.

En el puesto 25 de esa lista está el Falls Count Anywhere entre The Miz y John Morrison por el título de WWE de principios de 2011. Fue el primer programa de WWE de ese año, y fue una buena lucha.

The Miz se había convertido en Campeón Mundial de WWE al cobrar su maletín de Money in the Bank. No fue un gran reinado, sus luchas en PPV fueron bastante malillas. Sin embargo, fue en RAW donde tuvo sus mejores combates, con Morrison, y con el veterano Jerry Lawler.

Miz, en esta época, se caracterizó también por pelearse con todos sus ex-amigos. Se peleó con Morrison, con Riley, y con R-Truth. Pero todos quedaron por debajo de él.

Morrison y The Miz habían coincidido en ECW. Fueron juntados de una forma casi aleatoria para luchar por el título de parejas de Smackdown, y se convirtieron en campeones. Su reinado estuvo bien, le dieron un poco de fuerza a ese campeonato, que en la época no tenía mucho valor, porque prácticamente no había parejas.

Después de bastante tiempo juntos, Miz y Morrison se pelearon. Miz se convirtió en campeón, y John se mantuvo en un papel de mid-carter entretenido. A finales de año, tuvo una buena rivalidad frente a Sheamus, al que venció en una Ladder Match, para convertirse en el Number One Contender por el WWE Championship.

La idea general es que esa oportunidad titular se daría en Royal Rumble 2011. Pero no fue así, se adelantó para el primer programa de Raw del año. Y es que, WWE suele ofrecer alguna pelea de calidad siempre en año nuevo. La lucha resultó ser un Falls Count Anywhere.

El combate empieza antes de que suene la campana. Pero, dada la estipulación, el referee no duda en hacerla sonar aunque los luchadores se maten en ringside. El todavía lacayo de Miz, Alex Riley, se mete de pleno en el combate, pero Morrison consigue dominar a ambos, y vuela sobre ellos saltando desde la 'W' gigante que tiene la empresa en la rampa de salida.

Cuando Morrison lleva ventaja en el ring, Riley vuelve a por él, pero se lleva un espectacular rodillazo sobre las barricadas, que lo elimina de la partida. Tras un corte de publicidad, The Miz domina a Morrison, con ataques por el estadio bastante fuertes. Lo lanza sobre una valla metálica, y también sobre la rampa.

El público está muy metido y entusiasmado. The Miz se hace odiar, y Morrison es un chico bueno, un highflyer que cae bien. Consigue aplicar su ataque final, el Starship Pain, pero The Miz sobrevive milagrosamente.

John vuelve a probar lo mismo, aplicando su finisher sobre un Miz tumbado en una mesa, en ringside. Pero el campeón escapa, lo que provoca que Morrison destroce la mesa con su cuerpo. Aunque The Miz no consigue la cuenta de tres, Morrison no puede soportar el posterior Skull Crushing Finale. Muy entretenido Falls Count Anywhere, con un buen uso de la estipulación, y un público fervoroso.

Puntuación: ***1/2

jueves, 10 de mayo de 2018

AJ Styles vs Shinsuke Nakamura, WWE Backlash 2018



Backlash es el nuevo evento especial de WWE. Después de Royal Rumble, el camino a WrestleMania, el propio WrestleMania y The Greatest Royal Rumble, cuesta un poco volver a la rutina de los PPVs normalitos. Pero hay que comentar varias cosas al respecto.

En 2016, cuando las marcas de WWE volvieron a separar su roster, cada una volvió a tener sus PPVs, como ocurrió originalmente en los primeros años de este siglo. Año y medio después, también como pasó entonces, el experimento se echa atrás, y los PPVs incluirán combates tanto de Smackdown como de RAW.

¿Por qué ocurre esto? Si nos fijamos en la asistencia a eventos de los últimos años en PPVs, no parece que esta se haya resentido, salvo casos concretos. Sigue rondando los 14.000 o 15.000 espectadores, que no es menos de los que había en la Era Attitude. Pero grabar un PPV tiene unos gastos que no se están viendo reflejados en aumentos de inscripciones a WWE Network. La verdad es que el público no está pidiendo dos PPVs mensuales. Con uno hay de sobra.

Cuando había PPVs separados, luchadores secundarios tenían más oportunidades. Un efecto inmediato de la desaparición de estos eventos exclusivos es que esto deja de pasar. Las divisiones en pareja de WWE fueron lo mejor de la empresa en 2017, pero en Backlash, no están. Aunque en todos los combates hay nombres importantes, lo que los hace, al menos en teoría, más atractivos.

Si nos fijamos en lo que ocurrió hace 11 años, cuando pasó lo mismo con los PPVs, la calidad de los eventos mejoró mucho. Posiblemente esa etapa, entre el 2007 y el 2011-2012, sea la mejor en cuanto a calidad in-ring en los PPVs de la empresa. Y esto es porque es el formato en el que mejor rivalidades se pueden dar.

Porque, en los PPVs separados, sólo hay un par de rivalidades importantes, y varios combates de relleno para completar 3 horas de show más el preshow. Y, posteriormente, cuando la separación de marcas se acabó, se dejaron de crear historias nuevas en Smackdown, pasando este programa, tan solo, a extender las de RAW, sin que, tampoco, pasara nada importante. Por eso, en esa época tampoco había muchas buenas rivalidades en los eventos.

Pero, con los rosters separados compartiendo PPVs, con que haya dos rivalidades buenas por marca, ya tenemos 4 luchas importantes en un PPV. Eso no está mal.

Lo que pasa con Backlash 2018 es que está montado de una forma muy rara. La mayoría de los ascensos de NXT a RAW o Smackdown todavía no están apareciendo en los programas, el Título Universal está en manos de Lesnar, que no lucha hoy, y los combates entre Nakamura y Styles por el WWE Championship acaban, una y otra vez, sin resultado. Además, como las dos luchas principales de la velada, WWE propone dos combates propios de un RAW. Nadie quería ver en el main event a Joe y Reigns. Nadie quiere ver, en general, un combate entre Samoa Joe y Reigns, pero causó mucho enfado que esta lucha estuviera en el evento principal. Por lo demás, los combates entre Jeff Hardy y Randy Orton, entre The Miz y Seth Rollins, y entre Nakamura y Styles estuvieron muy bien. Ni siquiera la lucha entre Joe y Reigns es tan mala, lo que pasa es que no apetece.

Nakamura ganó el Royal Rumble de 2018, y consiguió la oportunidad de luchar por el título mundial que eligiera. No tardó mucho en dejar clara su elección: AJ Styles. El japonés quería revivir sus momentos con el americano en Japón. Y WWE, aunque le gusta mucho la payasada, también quería ofrecer un buen combate en WrestleMania, además de tanta atracción. Aunque la lucha en el Mayor Evento de Todos no acabó siendo muy destacable.

Tanto Nakamura como Styles eran Faces, y no había una gran rivalidad entre ellos. Shin-chan aseguraba que colocaría su rodilla en la cara de AJ, y también comentaba que el problema del campeón es que es muy emocional. Pero esto no lo utilizaron en la lucha de WrestleMania. Supongo que cambiaron de idea para llevar a cabo el Turn Heel de Nakamura.

El Rey del Strong Style es un tipo con mucho carisma, pero para un face en WWE, el carisma suele quedar aplastado, porque cada vez que uno habla, es para leer un guión simplón de tipo bueno. El Turn Heel, creo, es lo mejor que podía pasarle al japo. En su lucha en WrestleMania, ambos combatientes tardaron mucho en coger ritmo. El público tampoco reaccionó mucho hasta la parte final del combate, en la que la cosa se puso buena. AJ ganó, pero tras la lucha, Nakamura se vengó, y acabó dándole un golpe bajo.

Esta es, desde entonces, la seña de identidad de la rivalidad. Nakamura, siempre que puede, le pega a Styles en sus partes. Me parece que lo hacen demasiado, y no se dan cuenta de que eso no ayuda para generar credibilidad, porque un golpe real ahí es más peligroso de lo que parece, y si uno recibe tantos seguidos, acumula problemas. No puedes llegar, después de 15 golpes bajos, al cuadrilátero como si nunca te hubieran dado uno. Ahí abajo no se hace borrón y cuenta nueva. Si hay muchos de esos, el público deja de sentir empatía por ese dolor.

La siguiente lucha entre Nakamura y Styles fue en The Greatest Royal Rumble. No estuvo mal, creo que fue mejor que la de WM, pero se cortó muy pronto, por un doble Count-Out. Ese tipo de cosas que hace que el público se enfade, no con el rudo, sino por la empresa por sus bookeos. Como sé que hay gente a la que les importa mucho los rating, diré que a las dos luchas entre Shinsuke y AJ en WM y TGRR les daría ***1/4.

Llega Backlash, y ya sin las grandes estrellas de la empresa en el evento, yo pensaba que, de verdad, pondrían este combate en el Main Event. Pero no le darán tanta importancia al título de Smackdown. Y tampoco podría haber un final como el de esta lucha en un main event de PPV. Porque la cosa vuelve a quedar sin un resultado definitivo, y me da pena, porque esta vez, la lucha sí estaba siendo muy buena. Aún así, de cara a la rivalidad, no está tan mal. Espero, ahora sí, un final definitivo en Money in the Bank.

Nakamura vuelve a ser el Nakamura de siempre. Pega muchas patadas, y muchos rodillazos, en la nuca, y en la cabeza. Aplica también buenos candados, y sus típicas palancas al brazo. Pero AJ también tiene sus artes, que no son escasas. 

La verdad es que pasan muchos minutos sin que se utilice la estipulación para nada. Porque esto es un combate sin DQ. Pero sabemos que esta regla se ha instaurado por el tema de los golpes testiculares. No obstante, antes de que haya uno de esos, Nakamura mete una silla en el ring para atacar a su rival, y aunque lo consigue en primera instancia, cuando va a por el Kinshasa, Styles le tira la silla, haciéndole mucho daño en la pierna. Eso sí, la silla sale rebotada, golpeando al americano en la cara, y produciéndole un llamativo sangrado.

Con la pierna de su oponente herida, Styles busca la rendición mediante Culf Crusher. Después de varios golpes muy buenos en la nuca, Styles va a por Styles Clash, pero Shinsuke aprovecha para pegarle el presagiado Low Blow. AJ ya no se corta, y le da de lo mismo. El referee cuenta hasta 7 hasta que ambos reaccionan a ese desagradable dolor. Pero, después de varios codazos, se lanza el uno contra el otro, asestando, al unísono, una doble patada en salva sea la parte. La cuenta llega a 10 esta vez, sin que ninguno se levante, así que el título queda en manos de Styles. El público queda muy decepcionado, aunque WWE intenta animarlo anunciando que el campeón retiene, no es satisfacción suficiente.

El final es, efectivamente, decepcionante, pero consecuente con la historia que se está contando. Muy bien interpretado por ambos, además. Espero, esta vez sí, ver su lucha definitiva en Money in the Bank. Seguro que habrá una estipulación mayor. Creo que con este combate, Styles y Nakamura, ahora sí, han demostrado de lo que son capaces, pero el próximo tiene que ser un MOTYC.

Puntuación: ***3/4

domingo, 6 de mayo de 2018

Daniel Bryan vs AJ Styles, WWE Smackdown 10/04/2018



Ahora que Bryan ha vuelto a luchar, hay muchos combates en los que queremos verlo. Queremos verlo luchar frente a Nakamura, Angle, Shane, Lesnar... Y por supuesto, Styles.

Bueno, ya vimos a Bryan luchar contra AJ Styles en el programa de Smackdown de después de WrestleMania. Es de esperar que lleguemos a ver ese combate en un gran evento. En SummerSlam, o, incluso, WrestleMania. Pero, por ahora, nos conformamos con haber presenciado esa pelea en Smackdown. También repasaremos, en el post siguiente, uno de los combates que tuvieron ambos en el mundo indy, hace ya tantos años. Aún no he decidido cual.

Este combate no tiene mucha historia detrás. AJ Styles está inmerso en su historia con Nakamura. Sólo han pasado dos días desde que el japonés le traicionó y le dio un golpe bajo, protagonizando un interesante turn-heel que, espero, desemboque en una lucha en Backlash que esté, de verdad, a la altura de lo que se espera de ambos. Por su parte, Bryan había salido victorioso en WrestleMania, junto a Shane McMahon, en su disputa con Kevin Owens y Sami Zayn, y, una semana después, comenzaría una confrontación con Big Cass. Bryan y Styles, no obstante, se encuentran para dar al público un buen combate que les anime un poco.

La lucha está muy bien, y es una muestra interesante de lo que estos dos pueden llegar a dar entre sí. Por supuesto, es cortada a la mitad por una interferencia de Nakamura, que vuelve a darle un golpe bajo a AJ. Supongo que no podrá volver a tener hijos. WWE no iba a gastar el Styles vs Bryan en un Smackdown. Tarde o temprano, se encontrarán en una rivalidad como Dios manda. Aunque la verdad es que es una pena que, después de 3 años fuera, Bryan vuelva para tener un feudo con Big Cass. Y me asusta la idea de que su objetivo sea poner over al grandullón.

Como digo, es muy buena lucha, con técnica y habilidad. Bryan ataca el brazo de su rival, y también su cara, preparando el añorado Yes Lock!. Aunque Styles aplica un muy buen Phenomenal Forearm en ringside, Bryan domina con sus patadas. Aplicando una, recibe un estiramiento por parte de su rival, que, ahora, busca su llave de rendición, el Calf Crusher. Bryan corre al esquinero para esquivar a su oponente con su habitual Dragonfly, pero aterriza mal, por el dolor de su pierna, lo que Styles aprovecha para aplicar el siempre impresionante Stylin DDT. Gran jugada.

En los siquientes minutos, tenemos mucho llaveo y contra-llaveo, movimientos, y reversals de los mimos. La verdad es que sería feliz viendo una lucha de 30 minutos de esto. Pero llega Nakamura y el combate se acaba, como decía antes. Pero, de cara al futuro, me hace ilusión pensar en qué podrían hacer.

Puntuación: ***1/4

martes, 1 de mayo de 2018

50-Men Royal Rumble match, WWE The Greatest Royal Rumble




WWE ganó una salvajada de millones por su primer show en Arabia Saudita. Pero no podía llevar, a cambio, un evento cualquiera. Además de contar con todas sus grandes estrellas a tiempo parcial, estuvieron todos los campeonatos masculinos en juego, lo que es especialmente importante en este evento, porque, quizás, buena parte del público Saudí piense que el wrestling es real, ya que no hay un acceso a la información tan sencillo como en occidente. En ese sentido, los títulos pueden tener una relevancia mayor, aunque no hubo ningún cambio titular, más allá de la victoria de Matt Hardy y Bray Wyatt por los vacantes campeonatos en pareja de RAW.

Más interesante todavía era la edición más grande de la historia del Royal Rumble Match. A lo largo de la historia, la empresa ha llevado a cabo una edición especial de esta batalla en house shows, o en algún programa semanal, pero en general, es algo reservado para una noche al año. Pero este evento es demasiado importante, así que, no solo cuenta con un Royal Rumble, sino que tenemos el más grande de la historia, uno con 50 hombres. Ya sólo faltan 10 hombres para igualar las World War III de WCW.

Se dice que el Rey de Arabia pidió la presencia de Undertaker, Yokozuna y Ultimate Warrior. Héroes de juventud, sin duda. Lástima que todos, salvo Taker, estén muertos. No me cabe duda de que el Royal Rumble también fue un capricho de este tipo. A todos los niños le gustan mucho estas peleas.

Los Rumbles tienen un problema. Pueden llegar a ser muy aburridos en algunas partes de la contienda. Y en un Rumble de 50 hombres, ese peligro es aún mayor. Sin embargo, WWE cuenta con estrellas suficientes para hacer algo interesante. ¿Lo hará?

Bueno... Hay momentos de la batalla que son muy buenos. Creo que los primeros minutos están muy bien, y la última parte, también. Posiblemente, esos últimos 20 minutos de batalla la salven, porque están llenos de cosas entretenidas. Pero, en medio, hay mucho tiempo en el que no paran de salir jobbers sin parar, sin que pase nada.

Uno puede pensar que no había otra opción, teniendo en cuenta el número de estrellas. Y conociendo a WWE, así es. Pero uno no es tonto, sabe que habría mil maneras de aprovechar el roster para contar muy buenas historias durante todo el combate, haciendo que las eliminaciones de ciertos luchadores se hicieran de manera más relevante, y que las apariciones sorpresa sirvieran para algo. Pero no, hay muchos minutos de "nada".

Los dos primeros puestos en la batalla los ocupan Dolph Ziggler y Daniel Bryan, dos clásicos que ya han ocupado esta posición en el pasado. Sin Sara sale para causarles problemas, pero es eliminado. En la posición número 5, ante una buena ovación, entra Mark Henry, recientemente introducido en el Salón de la Fama.

Buenos minutos de Henry, que elimina a Curtis Axel, y a Mike Kanellis, con una velocidad que casi supone un nuevo récord. También hace lo propio con el luchador de sumo Hiroki Sumi, cuyo nombre profesional en el tatami es Hishofuji. Parece ser que es buen amigo de Shinsuke Nakamura, y viene a ocupar el lugar del demandado Yokozuna.

Henry elimina al luchador de sumo, pero los otros dos luchadores que permanecen en el ring lo expulsan aprovechando el momento. Bryan hará una lucha verdaderamente memorable hoy.

En este Rumble, participan varios luchadores de NXT y 205 Live, como Tony Neese, que entra y no lo hace nada mal. Llega Hornswoggle, que tiene algunos buenos momentos, pero cae fuera bastante rápido. Hay que decir que en ningún momento es expulsado desde la tercera, pero bueno, se le da por eliminado. Tony Neese baila con New Day, y estos aprovechan su alegría para sacarlo fuera.

Llega otra leyenda: Kurt Angle, que elimina a Primo y Bo Dallas, así como a Dolph Ziggler. Hubiera estado genial verlo enfrentarse a Daniel Bryan, aunque coinciden poco, a pesar de que en esta parte de la batalla, por suerte, no se han acumulado, todavía, muchos luchadores. Buena ovación se lleva también Goldust, un tipo por el que parece que no pasan los años. Durante varios minutos, parece empeñado en expulsar a Bryan.

Es el turno de Elias, que llega con su guitarra, insultando, como siempre. También él tendrá una buena participación en esta batalla. Tira la guitarra y elimina a Kofi Kingston, Xavier Woods y Konnor, que estaban enganchados en la cuerda. Mientras tanto, Bryan y Angle tienen su único intercambio individual. Angle aplica Olmipic Slam, pero es eliminado por Elias. Creo que teniendo en cuenta los minutos que se avecinan, podría haberse aprovechado esta eliminación de una forma más productiva.

Entra gente de NXT, que no está entre lo más importante de la liga amarilla, aunque sí entre los tipos más grandes de ahí. Supongo que son tipos que no eran necesarios para ningún show, como Tucker Knight, Babatunde y Dan Matha. Además de ellos, hace aparición Roderick Strong, un luchador mucho más importante para la marca. Hay que señalar que los luchadores que han ascendido al roster principal últimamente no han viajado. 

Llega Rey Mysterio, haciendo movimientos importantes. Hace meses que se habla de un regreso definitivo a WWE, aunque tiene apariciones pendientes en AAA, The Crash y NJPW, así que no parece ser muy probable que llegue para luchar a tiempo completo. Por ahora, tiene un paso interesante por este Rumble, en el que aguanta 20 minutos. 

Por su parte, los Breezango también tienen su momento gracioso. Un poco de humor introduce también Big E, tirando tortitas. Elimina de una forma un poco humillante a Tucker. Despues de unos minutos de poca intensidad entre el público, este se vuelve a animar mucho con la entrada de Randy Orton. Su RKO sobre Apollo Crews es, como siempre, muy impresionante. Mojo Rawley y Karl Anderson acaban eliminados también. Fuerte es, asimismo, la entrada de Baron Corbin, que elimina a Strong y Roode.

Pero, posiblemente, el gran protagonista de la batalla sea Titus O'Neal. El líder de Titus Worldwide se tropieza al llegar, y acaba cayendo debajo del ring de cabeza. Nunca he visto algo así. Michael Cole y el resto de los comentaristas no paran de reír, como eco de lo que, realmente, está haciendo Vince en Backstage. Recordemos que este es un tipo que se hizo famoso al caerse en una prueba en NXT, cuando ese programa era una especie de Reality raro.

Pero, cuidado. Llega Braun Strowman, y todo cambia a mejor, como siempre. El monstruo elimina a adversarios sin parar, y ni entre todos pueden con él. Rey Mysterio y Randy Orton unen fuerzas, como en el Rumble 2018, para aplicar 619 seguido de RKO. Pero Corbin elimina a Mysterio, Randy Orton a Corbin, y Elías a Orton.

Sólo quedan Strowman, Elías y Bryan, que está por ahí tirado medio muerto, con el pecho en carne viva, quizás por los chops de Roderick Strong. Ahora llega Curt Hawkins, que intenta huir por donde ha venido, tan solo para ser cazado y eliminado por Strowman.

El siguiente en entrar es Bobby Lashley, que consigue eliminar a Elías, y se enfrenta a Strowman, aunque la lucha entre ambos es frenada por las patadas voladoras de Daniel Bryan. Ahora llega The Great Khali.

La verdad es que se podría haber aprovechado mucho mejor la entrada del Indio, que obtiene una buena reacción. Podría haber entrado cuando el ring estaba saturado, y tener alguna eliminación. Pero después de un par de hachazos, es expulsado por Bobby y Braun. Siguen aguantando los tres luchadores, cuando llega Kevin Owens, que hoy se va a encontrar aquí a varias personas que lo odian mucho. Bryan, exhausto, no puede con él. Pero entra en escena Shane McMahon. Se une a Bryan para darle un montón de patadas al canadiense.

Llega Shelton Benjamin, cuando Kevin pide a todos que se unan contra Strowman. No es mala idea, pero no pueden con él. Con el número 49, entra Big Cass, que anda en una rivalidad con Daniel Bryan. Tras él, llega Chris Jericho, en último lugar.

Todos atacan a Braun, y Shane lo remata con un Coast to Coast. Jericho y Owens tienen espacio para luchar. Chris elimina a Benjamin, y aplica Walls a Owens, que se rinde, aunque no sirva de nada. Lashley aplica su súplex sobre Cass, pero comete un error, y acaba siendo una especie de Brainbuster muy peligroso. Bryan prepara a Owens, que está recibiendo por todos lados, para el Coast to Coast de Shane, pero Braun agarra al comisionado de Smackdown, y lo lanza desde el esquinero sobre la mesa de comentaristas. Increíble golpe.

Strowman sigue con su destrucción, eliminando a Jericho, Lashley y Owens. Bryan intenta hacerle frente, y está a punto de eliminarlo. Pero Cass vuelve, le pega un Big Boot, y echa fuera al Dragón Americano, que ha luchado durante más de una hora y cuarto. Strowman se enfrenta, para acabar, con Cass, que es más alto que él. Cass está cerca de la victoria, pero acaba siendo humillado, al quedar colgando sobre las cuerdas en una dolorosa posición. Strowman lo expulsa para conseguir una muy merecida victoria, y un nuevo récord de eliminaciones. Bryan asimismo supera el récord de permanencia en el ring durante un Royal Rumble.

Parece que WWE podría poner a Braun en la posición de Reigns, y ser él quien derrote, al fin, a Brock Lesnar. La batalla está bastante bien. Ha ganado mucho con la segunda visualización. la primera estaba un poco viciada por la expectación, que es lo que suele pasarle a los Rumbles. Ha sido un buen espectáculo, con muchas cosas para contar.

Puntuación: ***3/4

lunes, 30 de abril de 2018

The Undertaker vs Rusev, WWE The Greatest Royal Rumble




2018 va a ser un año muy importante para la historia del wrestling. O, al menos, uno en el que va a haber muchas cosas llamativas, eventos grandes, y muchas luchas de gran nivel. Los primeros 4 meses han sido impresionantes. Hoy nos vamos a Arabia Saudita.

WWE lleva sus Live Shows a todas las partes del mundo. Y el mundo es muy grande. El ciudadano occidental medio está acostumbrado a la libertad y la democracia, pero el planeta está lleno de lugares que, de forma más o menos directa, están gobernados de una forma reprobable. En abril de 2018, WWE llega a Arabia Saudita, para llevar a cabo uno de los eventos más importantes de su historia.

Arabia Saudita, a pesar de ser una dictadura ultra religiosa, es aliada de occidente, por temas relacionados con el petróleo. Aunque Estados Unidos tiene mucho petróleo, y mejor que el árabe, así como mejores infraestructuras e ingenieros, la historia ha demostrado que buscarse problemas con Arabia puede tener consecuencias en el mercado bastante graves. Así que toda objeción moral hacia el reino saudí es obviada, y todos los países democráticos le hacen la pelota.

Claro, las mujeres de WWE  no pueden participar en el show de la empresa en Arabia de 2018. En pleno proceso de expansión femenil en la compañía, las chicas se tienen que quedar en casa, así como lo tiene que hacer Sami Zayn por su origen sirio. El nuevo rey de Arabia promete un país más abierto, y se ha permitido a las mujeres conducir. En el reportaje publicado, se puede ver a una mujer con un burca que le tapa hasta los ojos, e irónicamente, esa es la muestra de apertura del reino. Conducir así no debe ser seguro...

Pero WWE, como todo el mundo, hace negocios con Arabia Saudita. Eso sí, hay que decir que, aunque lo tenía totalmente prohibido, WWE mostró comerciales durante el evento en el que aparecían mujeres. Y en la intro de Shinsuke Nakamura, se veía a una chica tocando el violín. Creo que es la primera vez que su Titantron incluye tal cosa, así que existe la posibilidad de que WWE lo hiciera a propósito, para trolear un poco a los árabes. Ha habido mucha polémica por ello, y el estadio ha tenido que pedir perdón por la "inmoralidad" de esos vídeos. En cualquier caso, ya se habla de nuevos eventos de WWE en el país, así que no creo que haya sido tan grave.

Triple H ha hablado, recientemente, sobre la posibilidad de que, algún día, se pueda hacer un combate de mujeres en Arabia Saudita. La empresa ya tuvo la primera lucha pública femenina Emiratos Árabes. Pero, vista la reacción de autoridades y medios de comunicación por un simple comercial, eso no parece muy probable.

La empresa de McMahon se encuentra un estadio de 60.000 personas que hay que llenar. Pero las entradas cuestan entre 1 y 5 euros. Con esos precios, es difícil ganar dinero. Brock Lesnar cobra más por lucha que todo lo que se puede recaudar ahí.

Pero, como sabéis, las ciudades pagan a WWE por llevar su espectaculo a su pueblo. Y en Arabia Saudí, aunque el pueblo no tenga mucho dinero, los gobernantes y los jeques del petroleo están forrados. Alguien ha debido tener un capricho de wrestling, o bien, se ha decidido que un espectáculo así puede amansar a las masas, tal y como lo hacía el circo en tiempos del Imperio Romano. Lo que se está diciendo es que Arabia Saudí ha pagado cerca de 200 millones de dólares a WWE por su llegada a Oriente Medio.

Parece una cifra increíble. Y quizás un poco exagerada. Pero han debido ver, en WWE, dinero a mansalva, efectivamente, porque han reunido a un elenco de estrellas que sólo se reune una vez al año, para WrestleMania. Y es que, ni en WrestleMania se gana un dinero semejante a eso. Por eso, WWE ha llevado a Undertaker, Brock Lesnar, John Cena, Roman Reigns, Triple H, AJ Styles, Daniel Bryan, Shane McMahon, Kevin Owens, Braun Strowman, Shinsuke Nakamura, Seth Rollins, Rey Myterio, The Great Khali... También estaban anunciados Big Show y kane, aunque no se les ha visto al final. WWE ofreció a sus luchadores la posibilidad de negarse a ir a Arabia por motivos de consciencia moral. Supongo que en el caso de Kane, que está empezando una importante carrera política, no era muy buena idea estar ahí.

Esto tenía pinta de ser un House Show de los de toda la vida. Pero con tanta pasta de los jeques, ha habido dinero de sobra para emitirlo como evento especial en WWE Network. Es cierto que muchas luchas no tenían rivalidades de por medio, y que las luchas titulares han tenido finales raros, propios de Live Events. Pero ha estado entretenido, hemos podido ver un público muy distinto, y ha habido luchas de muchos tipos, para que los jeques sientan que su dinero se ha invertido en algo interesante. Ha habido Ladder Match, Casket Match, Steel Cage Match, y el Royal Rumble más grande de la historia.

Parecía que la carrera de Undertaker se acababa en WrestleMania 33, tras su humillante derrota ante Roman Reigns. Pero es como Ric Flair o Daniel Bryan, uno de esos tipos a los que esto les gusta demasiado como para retirarse alguna vez. Vince McMahon no tiene ningún problema en retirar a Bryan o Flair, pero a Undertaker lo ha creado él, así que lo mantendrá en pantalla por siempre.

Vimos el regreso a los rings del Enterrador en WrestleMania 34, al vencer a John Cena en un simple Squash. Nos temimos que eso fuera todo, que se dedicara los squashs. Michael Cole dijo que Taker volvía más fuerte que nunca, lo que significaba, claramente, que le veríamos luchar más veces este año.

Poco después, se anunció su participación en The Greatest Royal Rumble, el evento de WWE en Arabia Saudí. Se suponía que tendría un Casket Match frente a Rusev.

Era una elección aleatoria, propia de un House Show. Rusev ha llamado la atención mucho durante los últimos meses, por el Rusev Day, y la canción con la que le presenta Aiden English. Por lo demás, es un luchador bastante bueno, un tipo interesante con el que contar una historia. Pero no ha habido ninguna, no al menos en los programas de WWE TV. Sólo en redes sociales, si es que eso cuenta.

Rusev dijo en Twitter que iba a destrozar a Undertaker, que estaba acabado. Vamos, lo que debería decir cualquier rudo. Hubo alguna polémica con esto, con la esposa de Undertaker, Michelle McCool, hablando, como siempre, más de la cuenta y rompiendo el kayfabe en redes sociales. El caso es que Rusev desapareció de la cartelera, siendo sustituido por Chris Jericho en el Casket Match frente a Taker.

La verdad es que me gustaría ver a Taker y Jericho enfrentarse en una rivalidad de verdad. Podría ser genial. En todas partes, se dijo que había sido la boca de Rusev, demasiado grande, la que le había costado esa oportunidad. Lana, su mujer, publicó en redes que le había pedido a la empresa que lo eliminara del combate, porque temía por su seguridad.

Incluso Jericho publicó en Twitter comentarios similares a los que había hecho Rusev. Porque no había nada de malo en ellos, es el trabajo normal de un rudo. Que en 2018 la gente no sepa diferenciar entre el kayfabe y la realidad, es bastante ridículo. Pero, como si nada, Rusev volvió a ocupar su lugar en la cartelera, sin que WWE diera ninguna explicación al respecto.

Viendo la lucha, ahora sé por qué se eliminó a Rusev de este combate. No tenía nada que ver con lo que había dicho. Simplemente, Undertaker no puede, a estas alturas de la vida, levantar y aplicar sus ataques más importantes a un bicho de ese tamaño. Por eso, en el combate, no realiza el Snake Eyes ni el Tombstone Piledriver. Da un poco de penilla, pero está bien que uno conozca sus limitaciones y luche de la manera en la que, realmente, puede hacerlo, para no hacer el ridículo. Jericho es un luchador de mucho menos peso, y se le puede hacer cualquier cosa. Pero Rusev volvió a ser el elegido, supongo que para evitar polémicas. La verdad no podía salir a la luz.

Me alegró ver que la lucha no fue un squash. Es un combate relativamente corto, pero un combate de verdad, en el que Taker recibe los ataques que debe recibir. Me alegra, quizás todavía podamos ver algo interesante de él en el futuro.

Es una lucha de un estilo vieja escuela, en la que Taker consigue aplicar su Old School, y su magnífico Leg Drop en el borde del ring. Hay algo de Brawl, y Rusev consigue ponerse cerca de la victoria, al dejar KO a Taker con su Accolade. Pero aquí no hay rendición, y English alerta de eso a su compañero. Undertaker se recupera con su levantamiento clásico, y  aplica ChokeSlam sobre el búlgaro. Lo mete en la tumba, pero no consigue cerrarla, ya que English se lo impide. Este, mucho más delgado, supone una víctima mucho más propicia para el Tombstone del Dead Man. Así, la leyenda tumba al compañero de Rusev, y lo introduce, junto a él, en el sarcófago. Taker cierra la puerta, y gana.

Pequeño buen entretenimiento, con un recibimiento del público muy bueno. Es cierto que, en el estadio, vemos la zona adelaña al cuadrilátero lleno de sofás para los jeques y la familia real, mientras que el populacho está mucho más lejos. Es un horror, pero la gente se lo pasa pipa, y las reacciones son muy intensas y muy limpias, como veremos en los próximos artículos sobre el evento.

Puntuación: **3/4

martes, 24 de abril de 2018

Johnny Gargano vs Tomasso Ciampa, WWE NXT Takeover New Orleans




El evento NXT Takeover New Orleans fue muy interesante. Pero no tuvo una lucha por el campeonato principal de NXT en el main event de la velada. Hacía mucho tiempo, creo recordar, que eso no pasaba. No, todo el protagonismo recaía, en esta ocasión, en la rivalidad entre Johnny Gargano y Tomasso Ciampa, un feudo como los de antes.

Es raro que esto pase en estos tiempos. En un momento en el que el kayfabe, prácticamente, no existe, y en el que no parece triunfar ningún intento deliverado de convertir a un luchador en un héroe para el pueblo, Johnny Gargano se ha ganado el amor del público como un gran babeface underdog como los de antes. 

En realidad, ya se ganó bastante cariño cuando luchaba en EVOLVE. Es un tipo de los que se hace querer de manera natural. Y su carrera en WWE ha contribuido en ello. Empezó a trabajar en la empresa de manera freelance, con su amigo Tomasso Ciampa, completando la división de parejas, gracias a la colaboración entre WWE y EVOLVE. Las buenas actuaciones de la pareja tanto en NXT como en el CWC, hicieron a ambos merecedores de un contrato a tiempo completo. Y sí que lo han aprovechado, sí.

Gargano y Ciampa formaron la pareja DIY, muy querida por todos, y protagonizaron inmensas batallas en la división Tag Team. Ganaron los títulos por parejas, pero después los perdieron. Y Ciampa cambió. Tras la última derrota de la pareja ante The Authors of Pain, Tomasso atacó brutalmente a Johnny. Pero, justo después, se lesionó de gravedad, y quedó fuera de acción durante muchos meses.

En ese tiempo de ausencia de Tomasso, Gargano fue subiendo como la espuma, de ser un debilucho que no podía contra nadie, a conseguir una posición para luchar por el título de NXT. La aprovechó para dar una lucha de 5 estrellas ante Andrade 100 Almas, pero falló en su cometido de ganar el campeonato. Tras la lucha, el malvado Ciampa hizo su regreso, atacando con una muleta a Johnny Wrestling.

Durante los meses previos a WrestleMania, la rivalidad entre ellos continuó. Gargano retó, de nuevo, a Cien Almas por el título, con la condición de que, si perdía, perdería también su trabajo en NXT. Una interfrencia de Ciampa hizo que Johnny perdiera, así que se quedó sin trabajo. Pero no lo iba a consentir, no podía permitir que Tomasso se saliera con la suya. Volvió a por él, desde el público. Consiguió una oportunidad para volver a NXT, y la condición era vencer a Ciampa en un Unsanctioned Match en NXT Takeover New Orleans.

Meltzer le dio 5 estrellas a la lucha entre Almas y Gargano, y otras 5 a la que disputaron Ciampa y Gargano. Buenos tiempos para Johnny. Aunque la opinión de Meltzer no va a misa, no puedo decir que esté muy lejos de eso.

Esto es un Unsanctioned Match. La empresa no se responsabiliza si los dos luchadores se matan entre sí. Ciampa entra sin música, con una chaqueta de personaje malvado, entre gritos de "asshole". La gente lo odia mucho, y lo odia por el papel de rudo que ha hecho. Wrestling clásico.

Gargano llega con una ropa mucho más chula. Su chaqueta recuerda a un gladiador de verdad. Él sí trae música, y le acompaña una gran ovación por parte del público. A pesar de que este es un programa que sólo se emite por WWE Network, la gente está metida en la rivalidad como si de ella dependiera su vida.

Esta es una gran batalla, con mucho odio, mucho dramatismo, y muchos minutos. Desde el principio, los primeros encontronazos son desesperados.La alegría de la gente cuando es Gargano quien golpea se deja oir.

La lucha no tarda mucho en convertirse en una brawl en ringside. Los primeros golpes de Ciampa parecen buscar romperle la espalda a su rival. Hasta quita el tatami del suelo, para dejarlo desnudo y poder aplicar un Súplex en él. Por ahora, no tiene suerte. Por ahora.

Ciampa y Gargano pelean sobre la mesa de Ranallo y compañía. Les pisotean todas las teles y papeles.Ahora que existen las tablets, no son necesarias las pequeñas teles cuadradas que había antes. Pero estas salen volando antes. Tomasso vuela con un Súplex desde la mesa hacia el suelo. Los dos se pegan un buen porrazo.

Hay más golpes con las mesas y los objetos cercanos. La espalda de Gargano parece ser el principal objetivo de su rival. Este demuestra mucho odio y mucha maldad, con golpes muy muy stiff. Con una patada, le rompe el labio a Johnny Wrestling. También utiliza algunas llaves para hacerle daño, de nuevo, en la espalda. Aunque todo está muy bien, quizás un Unsanctioned match no es el mejor sitio para hacer esto. Aquí hay que matarse.

Pero sirve para que el espectador sea consciente de que aquí no sirven los Rope Breaks. Gargano no se rinde, y Tomasso le destroza la cabeza con una patadas en la nuca realmente excesivas. Qué malo. Encima, aplaude al público, burlándose. Sigue golpeándole con esa maldad, y busca su muleta bajo el ring, para golpearle como hizo en programas anteriores. No la encuentra, y se va al público a robársela a un pobre cojo. Genial.

Gargano consigue esquivar los golpes con la muleta en primera instancia, y aplica una gran Power Bomb sobre el suelo anteriormente desprotegido. Al fin, parece que el Underdog tiene opciones.Con un hematoma en la espalda, el calvo malvado vuelve a la batalla. Los dos están en una esquina, y corren por la muleta. Johnny se la queda, y le da a su rival lo que se merece.

Después de eso, tenemos más momentos de lucha en el ring. Quizás, de demasiada lucha, aunque los golpes de Ciampa en la cara vuelven a ser muy duros. Un rodillazo en la nuca está a punto de dejar a su rival sin opciones de volver a trabajar en NXT.

Gargano casi hace rendir a Ciampa, pero este consigue quitárselo de encima con un piquete de ojos. Se quita la muñequera, pero se da cuenta de que con esa cinta puede ahorcar a Johnny. Este no se deja, y acaban atados de las muñecas, dándose de lo lindo. Ciampa está a punto de ganar, con un nuevo golpe con la muleta, y un Project Ciampa. Gargano sobrevive a pesar de tanto dolor, y lanza a su rival contra el esquinero desprotegido, dándole un gran golpe en la cara, a lo que hay que sumarle varias super kicks y clotheslines. Pero esto no se acaba. Increíble.

Gargano y Ciampa hacen honor a lo de "Fight Forever". Esto no se acaba nunca, lo aguantan todo. Hay otro genial Project Ciampa desde el esquinero, pero Johnny lo resiste, y encima, el rudo se hace daño en la rodilla en la que traía un protector. Se lo tiene que quitar, por el gran dolor, pero ahora, tiene un nuevo arma. Busca un rodillazo sin protección alguna, y recibe un golpe con el protector justo en la rodilla. Gargano coge la muleta, que aún está por ahi, la dobla, y consigue tener un filo muy peligroso. Cuando va a pegarle a Tomasso, este se acobarda, y Johnny parece apiadarse de él. Son muchos años de amistad. Ciampa hace gestos de dolor en su pierna, para dar pena. Hay momentos de vacilación, pero Ciampa intenta pegarle con la rodillera. Gargano no es tan tonto, lo esquiva, y le aplica un Crossface con el propio protector de su pierna, ante lo que Ciampa se tiene que rendir sí o sí.

Este es un gran combate, el mejor de toda la semana de WrestleMania, en la que ha habido muchas cosas buenas en muchas empresas. No le voy a dar 5 estrellas, porque creo que hay, paradójicamente, demasiado wrestling. En un Unsanctioned Match, no debería haber tantos momentos en los que se lucha del modo clásico. Si hubiera sido un No DQ, le habría dado las 5 estrellas.

Puntuación: ****3/4

viernes, 20 de abril de 2018

Charlotte Flair vs Asuka, WWE WrestleMania 34




El gran momento de Asuka ha llegado. La japonesa Kana llegó a WWE en 2015, y desde entonces no ha perdido ni un combate. Su racha ha superado a la de Goldberg claramente. Y, en el camino, se convirtió en la campeona de NXT, y en la ganadora del primer Royal Rumble femenino de la historia.

Aunque Asuka pertenecía a RAW, eligió luchar por el campeonato de Smackdown en WrestleMania, que estaba en manos de Charlotte. Y es que, lo que Asuka quería, de verdad, era un reto.

No hay una gran historia detrás de esta rivalidad. Ocurre lo mismo que en el caso de la lucha entre Nakamura y Styles: son dos faces que saben luchar. A veces, WWE también pone luchas en WrestleMania sólo para que sean buenas. Quizás, en el caso del Nakamura vs Styles, la cosa no salió tan bien, aunque el posterior turn-heel del japonés aumenta el interés de la rivalidad de cara al futuro.

La lucha entre Asuka y Flair no tiene ese componente al final, pero seguramente sea la mejor lucha del evento, a nivel técnico. El combate mixto de Ronda, Angle, Triple H y McMahon la supera como espectáculo en general, pero esta pelea es mejor a nivel de puro wrestling.

La Reina se enfrenta a La Emperatriz. La idea era que Flair nunca se había enfrentado a alguien como Asuka, pero esta tampoco había tenido un rival del nivel de la campeona de Smackdown. Y creo que la versión de la japonesa aquí es la mejor de cuantas he visto en WWE. Por fin la veo luchar con el espíritu asesino que promete su personaje.

Tenemos, al principio, buenos intercambios entre una y otra. Asuka golpea muy fuerte, con golpes muy stiff, y llaves de un gran nivel. Al caer contra las vallas protectoras, Charlotte se hace daño en el hombro, y Asuka lo señala con sorna. "Te va a costar caro".

En ocasiones, la cara de Charlotte informa de que, efectivamente, nunca se había enfrentado a un vendaval semejante. Pero ella no se queda atrás, y aplica buenos ataques a la nuca de la retadora. Vuela con un Moonsault, pero es recibida por un Triangle Shock. Charlotte lo transforma en Walls of Jericho, y tenemos varios buenos intentos de conteo.

Asuka se pone más brusca, con patadas asesinas, y buenos ataques al brazo. Pero ambas se hacen daño de verdad cuando Asuka se lanza con un súplex a ringside, en una caída muy peligrosa para atacante y atacada. Charlotte responde con un buen Spanish Fly, y también con un Spear poderosísimo. Después de semejantes ataques, Asuka pierde su primera lucha en WWE, al rendirse ante una Figura 8.

Muy buena lucha, aunque creo que debería haber durado unos minutos más para dar el salto de calidad que necesitaba. La rendición de Asuka ante la llave de su rival me parece demasiado rápida. Ni siquiera había recibido un sólo ataque previo en su extremidad.

Por otro lado, no tengo nada en contra de que Asuka haya perdido así el invicto, en un combate tan bueno e importante, y con una rival así, a la que hay que situar bien para que acabe enfrentándose a Ronda Rousey. No se puede comparar al caso de Goldberg, ni al de The Shield, grupo que fue vencido por primera vez, después de muchos meses, por una tercia secundaria (Christian y The Usos) en un programa de Smackdown, sin la menor repercusión.

El público está lleno de caras de sorpresa. Todo el mundo agradece el espectáculo con aplausos, y Asuka señala que Charlotte SÍ estaba preparada para ella.

Puntuación: ***3/4

jueves, 19 de abril de 2018

The Fabulous Moolah y Kitty Adams vs Vivian St. John y Joyce Grabel, WWF MSG 30/07/1979



Se ha hablado mucho últimamente sobre Fabulous Moolah. Es un tema que no se puede pasar por alto en un blog sobre historia del wrestling. Para comentarlo, he visto un combate de la mítica luchadora, y eso me da una escusa para tratar la polémica.

WWE está aprovechando el nombre de algunas de sus leyendas fallecidas para bautizar campeonatos o torneos, de tal manera que la esencia de ese luchador se transmita a los jóvenes que participan en dichas competiciones. Así, se creó para WrestleMania la André the Giant Memorial Battle Royal, una batalla campal anual cuyo ganador recibe un trofeo con la forma del inigualable gigante. En el Hall of Fame, está el Warrior Award, en honor a Ultimate Warrior, y que se concede a niños que luchan cada día contra graves enfermedades. Mae Young también ha dado nombre a un torneo femenino, y Dusty Rhodes a un torneo en parejas. 

En ocasiones, se ha hablado de que algunas de esas personas no merecían ese reconocimiento. Sobre todo, eso ha pasado en el caso del Warrior, cuyos comentarios homófobos o racistas son conocidos por todos. Pero se da por sentado que ese trofeo no rinde honor a la persona, sino al personaje, que al fin y al cabo, es una creación intelectual de WWE, un personaje que protagonizó maravillosas historias. Al menos, en la ficción, esos 4 luchadores eran tipos muy grandes.

A la hora de crear una Battle Royal femenina para WrestleMania, WWE tuvo la idea de ponerle el nombre de The Fabulous Moolah, la luchadora más importante en la historia de la industria. Pero la polémica en Internet tardó segundos en comenzar. De nuevo, se da por sentado que ese trofeo se hace en honor a un personaje maravilloso. Pero la gente no lo ha entendido, porque no sabe diferenciar la ficción creada durante décadas, de las personas que estaban detrás de esa ficción. Y no les culpo, porque en esta industria, es muy difícil saber dónde están los límites entre de la verdad y la narrativa. Tengo que confesar que no tengo una opinión del todo formada sobre este asunto. Creo que no siempre todo es bueno o malo.

Moolah murió en 2007, y hasta poco antes de morir, aún seguía apareciendo, eventualmente, en programas de WWE, como una leyenda de la lucha femenil. Así terminó una carrera que había empezado a finales de los 40. Moolah es famosa por haber sido la gran campeona de su época... y de todas las épocas. Moolah ganó el NWA World Women Championship en 5 ocasiones, aunque en realidad fue la campeona siempre. Aunque lo perdía eventualmente, lo volvía a ganar días después, y sus reinados solían durar... 10 años.

Cuando Moolah firmó con WWF de forma exclusiva, en 1983-1984, su título pasó a llamarse WWF Women's Championship. De nuevo, Moolah lo tuvo en su cintura varias veces, aunque esta vez, sus reinados eran de un año o menos. Hay que decir que aquí, la luchadora ya estaba muy vieja. De todos modos, la imposibilidad de crear una liga competitiva femenina por el dominio de Moolah, llevó a WWF a retirar el campeonato en 1990.

Esa es una de las cosas que se le critican a esta luchadora. Durante 40 años, fue la dueña del wrestling femenino en Estados Unidos. Ella siempre era la campeona, y también la empresaria. Eso hacía que la cosa nunca evolucionara, y no se crearan estrellas femeninas.

Hay que decir que, por lo que he visto, las luchadoras de la antigüedad eran bastante buenas. No eran divas de WWE. Sabían luchar, no eran especialmente atractivas, ni jóvenes. Pero todas estaban siempre en segundo plano.

Hay otras críticas más graves. Se dice que Moolah se llevaba parte del dinero que ganaban todas las luchadoras. Pero en realidad eso es lógico, si era la promotora, o la que llegaba a acuerdos con las empresas de lucha libre, es normal que se llevara una comisión. Eso pasa en todas las profesiones liberales, aún hoy.

Otra cosa que se ha criticado de ella es que, presuntamente, obligaba a sus luchadoras a prostituirse. Aunque los testimonios al respecto son contradictorios, y hay que señalar que nadie dijo nada hasta que esta mujer murió. Pero se sabe que sí que había cierta costumbre entre promotores antiguos de incitar a sus luchadoras a mantener relaciones sexuales que ayudaran de una manera u otra a la empresa o a ellas mismas. Y seguramente, entre las chicas que trabajaban con moolah también pasaría, al menos, de manera implícita. Hay que entender que estamos hablando de otros tiempos. Si uno se acerca a obras de ficción como Mad Men, sabe que, en cierta época, cuando la mujer estaba introduciéndose en el mundo laboral, y en él, estaba subyugada por el hombre, era práctica habitual llevar a cabo este tipo de relaciones, que permitía medrar en una carrera profesional. También era normal que las mujeres estuvieran lideradas por otras mujeres, y que estas mandaran en su sección con puño de hierro. Ha habido casos famosos, incluso en tiempos cercanos, tanto en equipos de gimnasia como en equipos de natación sincronizada y ese tipo de disciplinas, en los que se ha acusado a una entrenadora o coordinadora de exigir esfuerzos a sus discípulas que podrían considerarse abusivos.

En general, la gente que habla de The Fabulous Moolah, lo hace de manera positiva. Si en alguna época de su carrera llevó a cabo prácticas de este tipo, no estoy seguro, pero, aún haciéndolas, entiendo que son fruto de una época, y que no se puede medir la historia en función de la moral vigente hoy en día. Pero bueno, debería haber estado ahí dentro para haberlo juzgado. En cualquier caso, la batalla real de WrestleMania perdió el nombre y el trofeo original, y pasó a llamarse "WrestleMania Women Battle Royal". Coñazo de nombre.

He estado viendo algunas luchas clásicas de mujeres, para ver el nivel que tenían. El material antiguo es complicado de encontrar, como siempre. Hay un combate del 79 que he encontrado entero, y que está bastante bien. Es el que da nombre al artículo.

La Campeona Mundial Femenina de la NWA, The Fabulous Moolah, hace equipo con su amiga Kitty Adams, para enfrentarse a Vivian St John y Joyce Grabel, en un combate perteneciente a una función de la WWF en su casa, el Madison Square Garden.

Aunque estamos en el 79, hay que decir que Moolah ya estaba muy vieja. Tampoco el resto de participantes son jóvenes o guapas, pero ella está demasiado mayor. Y, por supuesto, sigue siendo la campeona, como siempre.

Pero no es una gran heroína querida por el público. Su compañera y ella son rudas, y se pasan el combate haciendo trampas. Y también hay buenos momentos de humor. La lucha es al mejor de tres caídas.

Moolah y Adams aprovechan cualquier resquicio legal para llevar ventaja. Incluso ahorcan a una de sus oponentes con la cuerda de hacer el tag. Lo hacen durante mucho rato, pero el referee no es capaz de ver la cuerda. Se llevan la primera caída, por supuesto, haciendo trampas.

La gente apoya a las técnicas, y estas responden con wrestling del bueno. El llaveo al brazo de Moolah es bastante bueno. En la segunda caída, es Adams la que se lleva buenos estiramientos en las piernas, así como llaves y golpes. Moolah sale volando a ringside tras fallar un ataque, y su compañera es derrotada, vía paquetito. Nos vamos a la tercera caída.

Ahora, las dos chicas buenas cazan a sus contrincantes con sendos candados aplicados con las piernas sobre el estómago de la respectiva rival. En esta posición, pueden llevárselas con intentos de conteo, y también pueden aplicar unas sillitas eléctricas con las que le pegan un buen golpe en el culo a las malas. El público reacciona bien a esto. Moolah consigue librarse, agarrando al referee, que lo está pasando mal durante toda la lucha.

Una vez más, Moolah fuerza el error de sus rivales al hacer que se golpeen entre sí, y se lleva la victoria. La verdad es que la lucha resulta tremendamente entretenida, y de calidad. Me ha sorprendido gratamente.

Puntuación: ***3/4

lunes, 16 de abril de 2018

Hillbilly Jim y Jim Duggan vs André the Giant y Haku, WWF 10/07/1989




Todavía quedan muchas luchas que comentar de la semana de WrestleMania, pero tenemos que hacer una pequeña parada, para cumplir con nuestras obligaciones con respecto a la historia del wrestling. Acabaremos la parte de Hillbilly Jim dentro de esta serie de artículos sobre los integrantes de la clase 2018 del Salón de la Fama de WWE.

Hillbilly Jim no es Ric Flair. No tiene un gran material sobre el que hablar. Solo era por personaje de granjero de Kentucky con una musiquilla animada. Por eso, elegí para el especial esta pequeña rivalidad con Andre El Gigante, que al menos es llamativa.

La lucha que vimos anteriormente entre Jim y André fuer realmente aburrida. Pero, al final, llegaron Jim Duggan y Haku a montar bronca, y animaron el cotarro. Así, en el show del mes siguiente, teníamos un Tag Team Match entre los 4 protagonistas, consolidando, de esa manera, la Colossal Connection entre el gigante y el samoano.

La lucha es bastante entretenida. Duggan se encarga de eso. A pesar de que su manera de luchar es muy básica, durante todo el combate anima al público con sus gritos, y su dedo levantado.

Hay mucho dominio de los rudos sobre los técnicos. El gigante hace lo que quiere. A veces, entra a luchar sin dar el tag, convenciendo al referee de que lo ha hecho. Y también se cae sobre las cuerdas, como le pasa siempre, quedando atado. Esos momentos siempre le gustan al público. Hay uno, en el que Duggan golpea a sus dos oponentes, cabeza contra cabeza, y André cae mareado sobre Haku. Bien podría haber sido un mareo real, conociendo al francés.

André aplica muchos Abrazos de Oso sobre sus rivales. Duggan no queda KO ante estos apretones, y levanta su dedo. El Gigante se lo muerde, en otro momento cómico. Finalmente, cuando Haku está dominando a Hillbilly, Duggan aprovecha que el referee pelea con André para sacar su palo y dejar KO a Haku. El de Kentucky hace el conteo, y se lleva la victoria.

Buen entretenimiento.

Puntuación: ***  

domingo, 15 de abril de 2018

Daniel Bryan y Shane McMahon vs Kevin Owens y Sami Zayn, WWE WrestleMania 34




La siguiente lucha de WrestleMania 34 que vamos a repasar es aquella en la que se produjo el retorno oficial de Daniel Bryan a un ring. El American Dragon hace equipo con Shane McMahon para enfrentarse a Steengenérico. Sí, los hijos de Vince está ocupando, de pronto, las principales luchas de la empresa.

Daniel Bryan, considerado como el mejor luchador del mundo por mucha gente, llegó a WWE, y se convirtió en una gran estrella. Para un luchador indie de poco tamaño, fue un gran logro. Incluso la empresa estuvo en contra de ello. Creó un Storyline en el que el Dragón era traicionado por Triple H y La Autoridad, porque alguien como él no podía ser la cara de WWE. Randy Orton desempeñaría ese rol mucho mejor. Y la verdad es que esa Storyline  estaba totalmente relacionada con la realidad.

Fue el público el que tuvo que obligar a Vince a cambiar de opinión. Él supo tragarse su orgullo, e hizo que Bryan fuera el gran protagonista de WrestleMania 30. Luego, tuvo la gran suerte de que Danielson se lesionara, y pudo quitárselo de encima con una buena escusa. 

Pero Bryan ama el wrestling por encima de todo. Si no hubiera podido regresar a los encordados, hubiera acabado muy amargado, como le pasó a Bret Hart. Pero se hizo pruebas con montones de médicos, y estos le dieron el alta competitiva. El único que no se la daba era el doctor de WWE. Tras lo ocurrido con Chris Benoit, en la empresa cuidan su imagen por encima de todo, y no se arriesgarán a que nadie tenga una nueva oportunidad de decir que WWE se ha beneficiado a costa de su salud.

Vince puso a Bryan en un puesto de General Manager de Smackdown que resultaba frustrante tanto para los fans como para él mismo. Se acercaba el fin de su contrato, y Danielson tenía claro que lucharía en otro sitio tras su salida. Ante la posibilidad de que su competencia se convierta en competencia real gracias al apoyo de Bryan, finalmente, WWE le dio el alta competitiva. Ahora, podía volver a recibir ataques, y no huir del ring cada vez que algo se complicara. Temo que sea un truco de la empresa, para obligarlo a renovar su contrato, y, luego, buscar una excusa para declarar que sus problemas de salud han vuelto. Eso ya lo veremos. Por ahora, parece que luchará a tiempo completo.

Cuando era General Manager de Smackdown, se involucró en la rivalidad entre Shane McMahon y la pareja formada por Kevin Owens y Sami Zain. Bryan parecía apoyar a estos, y suponía un palo en la rueda para Shane. Desde hace mucho tiempo, se suponía que esta rivalidad llegaría hasta WrestleMania. Pero, cuando Bryan anunció su vuelta a los rings, de pronto, ya era totalmente bueno otra vez. No había ni pizca de la maldad que se intuía en los meses previos. Y no hay nada más aburrido que un babyface en WWE.

Como ya hemos comentado otras veces, la rivalidad comenzó entre Shane y Owens. Shane fue referee en la lucha de Kevin en la que peleaba por el US Championship en SummerSlam, frente a AJ Styles, y eso no acabó como al canadiense le hubiera gustado. Las riñas entre ellos fueron en aumento, hasta que explotaron en el famoso ataque de Kevin sobre Vince McMahon. Entonces, Owens dio un salto en su estatus como rudo.

Shane buscó venganza, y se enfrentó a Owens en un Hell in a Cell en el PPV homónimo. Pero, cuando realizó su salto desde la parte superior de la jaula, Sami Zain llegó para salvar al que había sido su gran rival, después de ser su gran amigo. McMahon se pegó, como siempre, un buen golpe, y perdió.

SteenGenérico volvió a unirse. Durante los meses siguientes, el dúo estuvo metido en muchas polémicas, jorobando al equipo de Smackdown en Survivor Series, y consiguiendo plazas titulares por el WWE Championship, gracias a la benevolencia de Bryan. Se llegó a hablar de que acabarían en el André the Giant Memorial battle Royal, y Owens llegó a sugerirlo, bromeando en Twitter. Pero era obvio que esta rivalidad tenía que llevarlos a WrestleMania.

Owens y Zayn son como perros rabiosos, y siempre estaban peleándose entre ellos. Shane impidio que alguno ganara en WWE Championship en Fastlane, y tras el evento, anunció una lucha entre ellos en WrestleMania. No se lo tomaron bien, y le metieron una buena paliza. Además, Shane sufrió otros problemas de salud graves, no relacionados con esto: una diverticulitis. Su participación en WrestleMania estaba en duda. 

Entonces llegó Bryan, anunciando su vuelta a los rings, y despidiendo a Owens y Sami. Tampoco se lo tomaron bien, claro. Bryan se llevó otra paliza, aunque, después de mucho tiempo, pudimos verlo defenderse. Después de esto, se anunció la lucha entre los dos dúos. shane y Bryan hicieron las paces, se abrazaron, y anunciaron que, si Sami y Kevin les vencían, recuperarían sus trabajos en Smackdown. 

Así que me esperaba que, en la lucha, Bryan traicionara a Shane, y así, los dos canadienses recuperarían su puesto. La historia requería que Shane y Bryan se enfrentaran en el futuro. Pero esa historia se cambió en cuanto Bryan recuperó su puesto de superestrella. También se habló de que sería Shane el que se convertiría en Heel. Pero nada de esto ocurrió en WrestleMania.

La lucha, como las anteriores que hemos comentado de este evento, es puro storytelling. Hay gente muy enfadada, pero bueno, en Internet, todo el mundo está enfadado siempre, porque no tiene delante a nadie que le cruce la cara. Desde luego, no es una lucha de 5 estrellas, pero nadie pretendía eso. Es parte del espectáculo de WrestleMania. Esto va de la maldad de Owens y Zayn, frente a dos hombres lesionados o enfermos. Lo importante es el sentimiento del público. A nadie se le pasó por la cabeza que esto sería la lucha del año.

Owens y Zayn atacan a Bryan antes de que la lucha comience. Lo estrellan contra el borde del ring, como hicieron en Smackdown. y lo dejan KO en ringside. Tiene que venir una camilla a por él, y Kevin bromea sobre el hecho de que está lesionado otra vez. Shane comienza solo.

La lucha está bien escrita, y todo sale como es debido. Shane es lanzado contra las vallas, junto a sus hijos, que observan en primera fila. Como ha tenido problemas intestinales, y muy serios, se duele del estómago. Sus dos rivales le torturan, golpeándole ahí muy bien. Kevin aplica un Sentón y un Frog Splash dolorosísimos. Como Shane ha vendido un dolor muy grande en esa parte de su cuerpo, cuando el espectador presencia esa clase de ataques, puede sentir el sufrimiento del millonario.

Shane está a punto de perder, pero es salvado in extremis por Bryan, que se ha recuperado del ataque recibido. Con verdadera violencia, Daniel ataca a sus dos rivales. Está como un toro, y resiste los finishers de ambos. Acaba haciendo rendir a Sami a través del Yes! Lock.

La lucha es buena. Utiliza de forma correcta la historia que había entre estos 4, y se aprovecha de las lesiones de los dos héroes. Como decía antes, no está pensada para ser una gran lucha, sino para generar el sentimiento de venganza y triunfo del bien contra todas las adversidades. No está mal.

Puntuación: ***1/4

viernes, 13 de abril de 2018

Ronda Rousey y Kurt Angle vs Triple H y Stephanie McMahon, WWE WrestleMania 34




Si ha habido un gran fichaje en WWE en los últimos años, ese ha sido el de Ronda Rousey. No solo ha sido campeona de UFC, sino que se ha convertido en una gran estrella, con su personaje de mujer más mala del planeta. Ha aparecido también en varias películas de gran renombre comercial.

El paso del boxeo o las MMA al wrestling siempre es posible. Cuando uno es un guerrero de verdad, resulta más creíble para el público verlo convertirse en un guerrero de ficción en el mundo de los encordados. Pero hay que entrenar mucho. Lo bueno de Ronda es que siempre ha sido una gran fan del wrestling, y eso es un gran aliciente a la hora de esforzarse.

En este WrestleMania 34, tenemos la continuación de dos historias que empezaron en WrestleMania 31. En el main event, Brock Lesnar y Roman Reigns vuelven a enfrentarse, después de que, hace tres años, Seth Rollins se metiera en la lucha que mantenían por el título. Pero, antes, Ronda y Kurt Angle se enfrentan a The Authority, Triple H y Stephanie McMahon.

O al menos eran The Authority en WrestleMania 31. Ahora han olvidado esa historia, pero no se han olvidado de Ronda. En WrestleMania 31, después de vencer a Sting, Triple H salió al ring a presumir un poco, junto a su señora esposa. Entonces fueron contestados por The Rock, tan gracioso como siempre, que apareció por sorpresa. Steff le paró los pies, y aunque The Rock se enfrentaría sin problemas con Hunter, no podía hacerle nada a una mujer. Cuando parecía que se iba, se acercó a las gradas, a saludar a la señora Ronda Rousey. Ante la algarabía del público, Ronda y The Rock atacaron a Triple H y Steff. Esta pudo huir in extremis. Pero esto no acababa aquí.

Durante años, se habló de una Mixed Tag Team Match entre ambas parejas. Pero tanto Ronda como The Rock han estado liados. Ahora, Rousey forma parte de WWE, pero después de la hernia que tuvo en su última lucha frente a Cena, The Rock no se sube a un ring. La cosa parecía imposible.

En Royal Rumble 2018, después de la primera edición femenina de la batalla real, apareció Ronda, para felicitar a la ganadora, Asuka. Y le dio la mano a McMahon, que estaba en la mesa de comentarios. Pero se podía cortar la tensión con un cuchillo de mantequilla. En los siguientes programas,  de RAW y el PPV Elimination Chamber, se confirmó que Ronda había firmado por WWE, y que lucharía en WrestleMania, y se lió la cosa, porque ella quería luchar con McMahon. Kurt Angle, General Manager de Raw, jugó el papel de The Rock, que está grabando alguna nueva película mala para niños tontos. Incluso se ha dicho que Batista podría haber sido el compi de Ronda. Pero no, finalmente, fue el campeón olímpico, que parece una opción más lógica, porque es un guerrero de éxito olímpico como la Bad Woman.

En Elimination Chamber, la tensión acabó con Triple H atravesando una mesa a manos de Ronda. The Game atacó varias veces a traición a Kurt. Aunque Hunter y McMahon son los jefes, Kurt es GM de RAW, y tiene cierto poder sobre los contratos de superestrellas que también tienen. Así, hizo oficial la lucha para WrestleMania.

Lucha que resulta ser sorprendentemente buena. Un espectáculo muy entretenido. Y es lo que los fans deberían esperar de este evento. En cada WrestleMania, como en cada película de Star Wars, los haters inhundan Internet bajo la consigna de que ha sido la peor edición de la historia. Pero no es un evento en el que haya que esperar luchas de 5 estrellas. Hay otras empresas para eso. Aquí hay que esperar storylines, fuegos artificiales, sorpresas y estrellas. Este Mixed Tag Team Match tiene todo eso.

Triple H y Steff tienen una entrada similar a la del año pasado, siguiendo a otras muchas motos. Pero, esta vez, McMahon no va en la moto de Triple H, lleva su propio vehículo. Se acabó eso que llaman ahora "micro machismo". Es una entrada bastante impresionante, porque están físicamente muy fuertes. La musculatura de Hunter ha aumentado mucho. Es un tipo al que el cuerpo le cambia mucho de año a año, pero está mejor que nunca. No empeora con la edad.

Ronda llega con una equipación que imita a su ídolo, Roddy Piper. Hubiera sido genial que ambos coincidieran en WWE. Kurt Angle llega con su música y el clásico "You suck!". A él no se le ve tan freso como a Hunter, y eso que se ha mantenido en activo más que él. Angle no se ha retirado nunca. Cuando dejó TNA, pasó a territorios Indies como WCPW, donde no tuvo malas luchas. Pero, sobre todo, más que físico, le falta algo anímico. Desde que volvió, ha estado en tres luchas de equipos, jugando un rol secundario, como decente General Manager de RAW. Parece un viejo porque está jugando el rol de viejo, y no le pega nada, ya que la intensidad ha sido siempre su principal arma. Espero que tenga una rivalidad seria de verdad pronto. Y si se puede pasar a rudo, mejor.

La primera parte de la lucha es una tag clásica con unos rudos muy rudos, y unos técnicos muy queridos. Toda la atención está en las chicas. Steff es una tramposa genial. Antes de que empiece el combate, agarra de la coleta a Ronda por la espalda, y la tira al suelo. Por supuesto, huye despavorida. Y es que, ante la obvia superioridad de la judoca, Steff ha vendido que esto no es una jaula, que este es su ring, que ellos han creado las reglas, y las conocen mejor que nadie. Y a eso juega McMahon hoy.

Durante esta parte del combate, Triple H domina a Kurt, gracias a las trampas de su mujer. La gente grita que quiere a Ronda, pero no hay forma de que el relevo llegue. Steff hace un papel genial.

Esto sigue así hasta que Triple H sale despedido a ringside. McMahon grita llena de pánico, porque el hot tag se acerca. Angle lo logra, y Ronda Rousey entra en el ring, dispuesta a matarla. El júbilo se hace patente en el estadio.

Ronda aplica algunos ataques no muy precisos, pero buenos para la experiencia de ambas. Busca la palanca al brazo que tantas victorias le ha dado en UFC, pero Stephanie se resiste como una fiera, y no le permite cerrarla. Le hace un piquete de ojos, y se lanza al ataque con un buen DDT y una llave a la espalda.

El duelo entre las féminas continúa. Steph ataca y desprecia a su rival, pero esta la detiene y aplica un slam bastante bueno, que no sé si tiene nombre aún. Interviene Triple H, que saca a a Ronda del ring. Angle ayuda a su compañera. Busca un Olimpic Slam en la mesa de comentaristas, pero Hunter lo lanza contra la posición de los narradores latinos. 

Tenemos ahora otro gran momento, con un enfrentamiento entre Triple H y Ronda. El referee trata de evitarlo, porque, según las reglas en WWE, los hombres sólo luchan con los hombres, y las mujeres contra las mujeres, de tal manera que, cuando hay un tag, lo hay en las dos esquinas. Triple H se hace el chulo con Ronda, pero esta le da una paliza, y cuando va a por el mismo Slam que le ha propinado a la jefa, esta salva a su marido. Stephanie huye de su rival.

Las dos mujeres quedan KO después de que Ronda se trague el poste, y los hombres pelean. Kurt aplica sus suplexs, y conecta su Olimpic Slam. Triple H sobrevive.

Aquí ya no tenemos ni idea de quien es el participante legal. Ni falta que hace, esto es puro entretenimiento deportivo. Angle aplica Ankle lock sobre Stephanie, pero HHH lo alcanza y le aplica un Pedegree. Ronda lo salva, y reversa una Power Bomb del CEO de WWE en una palanca al brazo. McMahon se mete, de nuevo, ahorcando a Rousey con una muy buena Sleeper. Ota vez, Ronda reversa en palanca. Triple H intenta evitarlo, pero Angle lo sujeta con un Ankle Lock. Gran momento, de nuevo, de doble rendición, pero Angle sale lanzado sobre Ronda, y así, las dos llaves se acaban.

Los malos buscan un doble Pedegree. Todo sale mal, los hombres acaban fuera del ring, y de nuevo llega la palanca de Rousey. Steph se resiste con gritos y gestos genuinos de pavor. McMahon pide clemencia, pero no la hay. Ronda le rompe el brazo, y Stephanie se rinde al instante.

Muy buena lucha, mejor de lo que esperaba. Gran entretenimiento. Stephanie es la mejor.

Puntuación: ****