Mostrando entradas con la etiqueta wwe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta wwe. Mostrar todas las entradas

lunes, 15 de enero de 2018

Royal Rumble match, WWF Royal Rumble 1999



Durante este mes de enero, estamos viendo algunas ediciones anteriores del Royal Rumble, y también, estamos viendo luchas femeninas de WWE en las que se ha utilizado una estipulación por primera vez. Sí, estamos viendo muchas tonterías, pero la actualidad así lo exige. No en vano, tendrá lugar, a finales de mes, el primer Royal Rumble match femenino.

Mezclando ambas cosas, vamos a revisar el Royal Rumble de 1999, que es el primero en el que participó una mujer, Chyna. También es un Royal Rumble famoso por ser aquél en el que salió victorioso Vince McMahon. Vamos a sentar precedentes.

Estamos en lo más calentito de la Era Attitude. Días extraños. En esa época, las storylines estaban centradas en tres stables distintos: 

- The Corporation, que era el grupo comandado por Vince McMahon, y que se ocupaba de que en la empresa se hicieran las cosas como mandaba el chairman. Vince quería poner en su sitio a luchadores rebeldes, como Steve austin. En tiempos del Rumble, formaban parte de La Corporación su hijo Shane, The Big Bossman, el campeón de WWE The Rock, Ken Shamrock, Test o Kane, entre otros currantes de la empresa.

- D-Generation X, el stable formado originalmente por Shawn Michaels, que ahora estaba liderado por Triple H, junto a Chyna, X-Pack y los New Age Outlaws (Road Dogg y Billy Gunn).Últimamente, estaban rivalizando con The Corporation, y la mayor parte de las luchas previas del evento son DX vs Corporation. De hecho, Chyna se había ganado su puesto en la batalla en una lucha previa entre los dos grupos.

- The Ministry of Darkness, un grupo que no tiene participación en el Rumble, pero que aparecerá en un momento dado. Es el stable satánico de The Undertaker, con su mánager, Paul Bearer, además de bradshaw, Faaroq y Mideon.

Por supuesto, lo más importante en esta época es la rivalidad entre Vince y Austin. Vince puso a Steve en la posición 1, pero el Comisionado Shawn Michaels le dio a él el número dos. Así comienza la cosa, con Austin llegando entre aplausos, seguido de un Vince que sorprende a todo el mundo por su musculatura, ahora que entra sin camiseta. Por supuesto, Stone Cold le pega una paliza. McMahon huye por el estadio, mientras Austin le persigue. Pero le tiende una trampa en los baños, y varios miembros de The Corporation le dan una paliza. Una ambulancia se lleva a Austin.

Está bien que se intente contar una historia un poco diferente en un Rumble. Pero los minutos que siguen, con Austin y Vince fuera, son horribles. En esa época, WWF tenía interesantes main eventers, pero las estrellas secundarias era muy mediocres.

El ring se llena de gente poco interesante, hasta que vemos un ataque en Backstage. Mabel ha dejado KO a un luchador, y ha ocupado su sitio, volviendo a WWE después de un tiempo fuera. El obeso y enorme luchador negro entra al ring, y lo limpia, con ayuda de Road Dogg. Cuando sólo quedan estos dos luchadores, se apagan las luces, y suena la música del Undertaker.

Cuando se encienden las luces, los acólitos del Enterrador están golpeando y sacando fuera del ring a Mabel. Aparece Undertaker, con su estética luciferina, y le habla a Mabel, mientras este niega con la cabeza. Se llevan al luchador a base de golpes. Por supuesto, se unirá al Stable.

En los siguientes minutos, Road Dogg se libra de los luchadores que van saliendo. Me gustan los Royal Rumbles en los que el ring no se llena mucho, aunque es raro que alguien como Road Dogg juegue un papel tan importante. Llega Kane, y elimina a Road Dogg, Goldust, The Godfather, y otros luchadores mediocres que había en el cuadrilátero. Pero vienen un montón de loqueros, y se lo llevan. Vince vuelve al ring, y espera al próximo combatiente: Ken Shamrock, un miembro de The Corporation. Vince se va a comentar junto a Jerry Lawler y JR.

Llega al ring Billy Gunn, que ya se ha enfrentado a Shamrock en una lucha anteriormente, durante la noche. Gunn cojea debido al castigo en la pierna por parte del ex MMA. Tenemos, de nuevo, un DX vs Corporation. Test llega para poner ventaja en el bando de McMahon, pero en ese mismo momento, la ambulancia de Stone Cold vuelve a la arena. Austin ha resucitado, y persigue a Vince, aunque este es ayudado por sus acólitos. Austin elimina a Shamrock, pero es atacado por el nuevo combatiente: el Big Bossman, que es el líder del cuerpo de seguridad del jefe.

En la última parte de la batalla, se vuelven a acumular los luchadores. En último lugar, aparece Chyna, que no se corta, y va directa a por Mark Henry. Le pega una paliza al Sexual Chocolote, y le elimina, aunque Austin aprovecha el momento para expulsarla también a  ella del ring. Pero es interesante ver como una mujer derrota al hombre más fuerte del mundo.

Triple H elimina a Vel Venis, y Austin a Triple H. Además de McMahon, sólo quedan 4 hombres: Big Bossman, Owen Hart, D'Lo Brown y Austin. No es un gran Final Four. Austin sale ganador, y se va a por Vince, pero en última instancia, aparece el campeón, The Rock, y ayuda a McMahon a salir ganador de la batalla real. Por suerte, Austin conseguiría su lugar en WrestleMania para enfrentar a Johnson.

La lucha tiene algunas partes de storyline buenas, pero es basntate aburrida en sí misma, y la mitad de los participantes, muy malos. Aunque está bien la rivalidad DX vs Corporation, lo cierto es que, si bien coinciden muchos miembros en el ring, casi nunca se les ve luchar en equipo.

Puntuación: ***

jueves, 11 de enero de 2018

Sasha Banks vs Charlotte Flair, Ironman Match, WWE Roadblock: The End of the Line 2016



Estamos repasando los primeros combates bajo estipulaciones especiales de mujeres en WWE. En el anterior post, hablamos del Hell in a Cell Match entre Charlotte y Sasha Banks en el PPV Hell in a Cell 2016. En el siguiente evento de pague por ver de Raw, las luchadoras volverían a hacer historia al protagonizar el primer Ironman match de 30 minutos en el roster principal. Recordemos que Sasha y Bayley ya habían luchado en NXT en un combate de este tipo.

Como decíamos en el anterior artículo, durante la larga rivalidad entre estas dos mujeres, hubo muchos cambios titulares. Sasha salía vencedora en Raw, mientras que a Charlotte le beneficiaba el ambiente de PPV. Hay gente a la que le disgustaron tantos cambios, pero a mí me parecía dinámico. O me lo parecía hasta que, después de su rivalidad, la correa empezó a pasar de mano en mano, lo que demostraba que nunca hubo ningún plan a medio plazo para la división femenina.

Pero a corto plazo, la rivalidad fue muy buena. Infravalorada, posiblemente. Las notas que se le dieron a los combates de PPVs fueron muy bajas, y a mí me parecen muy buenas. El caso es que Sasha había perdido su título en Hell in a Cell, pero lo recuperó en Raw, en un Falls count anywhere. Pensé en revisar esa lucha para este especial (si es que no lo he hecho ya, que no lo recuerdo), pero luego me di cuenta de que Melina y Mickie James ya habían tenido un Falls Count anywhere años atrás. Si da tiempo antes del Rumble, uniré esa lucha a la revisión general que estoy haciendo.

La rivalidad entre Sasha y Charlotte acaba aquí. O así debería ser, y así se anuncia, pero ya sabemos que tuvieron alguna pelea más. En cualquier caso, los Iron Man matchs se han utilizado, históricamente, para terminar las principales rivalidades de la empresa. Sólo aquellas en las que están las estrellas más importantes de cada época. Esa es una muestra de la importancia que le quiso dar WWE a este feudo, quizás por aparentar feminismo, pero lo hizo.

Me parece una lucha muy buena, con una Charlotte muy malvada, muy psicológica. Domina la mayor parte de la lucha, aunque la cosa empieza con Sasha utilizando buenos headlocks y sleepers, Su intención es allanar el camino para utilizar el Banks Statement. Sin embargo, su buen trabajo se ve truncado cuando recibe una zancadilla, y cae de boca contra las escaleras de metal.

Es un golpe grandioso. Muy realista, si no real. Sasha está en el filo del ring, en la parte exterior, y Charlotte saca la pierna, provocando que banks caiga y se de un golpe de muerte. En primera instancia, me pareció tremendamente peligroso.

Ahora Charlotte tiene un buen objetivo. También ella utiliza buenos candados y llaves a la cara y el cuello. Domina mucho, lo que hace sufrir a Sasha, mientras La Reina se burla de ella. Sus golpes son muy buenos, pero su rival lo aguanta todo. ocurre buena parte de la lucha antes de que haya un solo pin. Banks aguanta un Natural Disaster, pero un segundo finisher desde el esquinero acaba con toda su resistencia. Charlotte pone el 1 - 0  en el marcador.

Todo parece encarrilado para la rubia. Después de su golpe en la cara, Sasha no está bien. Pero con varios intentos de conteo veloces, le pone el miedo en el cuerpo a la retadora. Y con razón, porque acaba ganando dos puntos seguidos de la nada, cuando sólo quedan unos 3 minutos para el final del combate. Increíble giro, Charlotte está entre la espada y la pared.

Pero ahora saca lo mejor de sí. Cuando Sasha se está apoyando en las cuerdas, Charlotte aprovecha para atacarle la pierna. Se la destroza al golpearse entre cuerdas y lona. Flair no para de hacerle daño en la pierna, y la campeona lo vende de manera fantástica. De hecho, desde ese momento, nunca se pone totalmente en pié. 

Charlotte consigue cerrar una Figura 8 durante un par de minutos. Sasha aguanta y aguanta, ya queda poco. Va por delante en el marcador, debe aguantar, y así lo espera su público. Pero el dolor es demasiado grande. Cuando quedan unos 3 segundos, Sasha palmea. Charlotte ha conseguido empatar en el último suspiro. Ha sido muy emocionante

En tal caso, como la lucha ha terminado sin ganadora, el referee decreta que esta debe seguir hasta que alguien consiga un nuevo punto. Vamos a por el gol de oro.

Cuando Sasha ni siquiera ha podido levantarse para que el referee reinicie la pelea, Flair le pega una buena patada en la pierna. La chica del pelo rosa está a punto de ganar con un par de paquetitos, pero su oponente no se lo permite. A Sasha le sangra mucho la nariz después de algún golpe fortuito. Va a por el banks Statement, pero su dolor en la pierna le impide cerrarlo en primera instancia. Consigue aplicar, después la llave, pero Charlotte la transforma en una nueva Figura 8. Así, tenemos a una Sasha torturada, con mucha sangre en la cara, y mucho dolor en la pierna. Esa imagen muestra lo que ha sido la lucha para ella. Charlotte la ha superado en todo. Por mucha fuerza de voluntad que tenga la heroína, tiene que tapear de nuevo. Charlotte gana por cuarta vez el Raw Women's Championship.

Maginifica pelea, gran historia.

Puntuación: ****1/2

martes, 9 de enero de 2018

Sasha Banks vs Charlotte, WWE Hell in a Cell 2016



En la edición de WWE Royal Rumble de 2018, tendrá lugar, por primera vez en la historia, un Royal Rumble match sólo con mujeres. Aunque las divisiones femeninas, por mucho que se diga, siguen siendo tan aburridas como siempre, con campeonas como Alexa Bliss, Naomi o Natalya, que son lo mismo de siempre, un Rumble femenino me parece muy interesante. Tengo ganas de ver qué sorpresas puede haber ahí. Al ser un roster mucho más reducido que el de los hombres, las oportunidades son múltiples. Y como WWE sigue eligiendo campeonas, prácticamente, de manera aleatoria, la verdad es que puede ganar cualquiera. La prueba es que Carmella fue la ganadora del Money in the Bank.

Desde la revolución femenina, hay varios tipos de luchas en las que han debutado las mujeres. En su larga y notable rivalidad, Sasha Banks y Charlotte tuvieron el primer Hell in a Cell femenino, y el primer Iron Man femenino en el roster principal. En Smackdown, pudimos ver el primer Money in the Bank Ladder Match entre mujeres, que, creo, también es el primer ladder match en el que participan féminas. Aunque es cierto que hubo que repetirlo. El caso es que vamos a repasar todas estas primeras luchas, antes de ver el Royal Rumble. También repasaremos el primer Steel Cage Match, que no es el de Alexa Bliss y Becky Lynch, sino uno mucho más antiguo entre Lita y Victoria. Bliss y Becky también tuvieron un Tables Match, per eso había pasado ya también entre mujeres, y lo repasamos hace tiempo: fue la lucha entre Laycool y Natalya y Beth Phoenix, una lucha entretenida.

Empezamos por el combate entre Sasha Banks y Charlotte dentro de la jaula infernal, en el PPV de Raw Hell in a Cell 2016. También es interesante, porque es el primer main event de mujeres en la historia de los PPVs de WWE.

Sasha y Charlotte tuvieron una rivalidad en Raw muy potente, con mucho cambio titular. Sasha siempre ganaba el título en los programas de Raw, mientras que la hija de Ric Flair se lo volvía a llevar en los PPVs. WWE le dio mucha importancia a esta rivalidad, poniéndola en las luchas principales, y tapando, de paso, el hecho de que sus otras rivalidades principales era Roman Reigns vs Rusev y Seth Rollins vs Kevin Owens. Insufrible.

El primer experimento de mujeres dentro de una jaula de acero no está nada mal. Le falta un pelín de ritmo, porque Sasha y Charlotte hacen esfuerzos enormes, lo que provoca que haya demasiado momento de descanso. Aún así, la lucha me ha gustado bastante. Tiene mucha acción previa al comienzo del combate, porque Charlotte ataca a Sasha, y la lanza fuera del ring, cuando la jaula estaba todavía bajando desde los cielos. El referee tiene que pedir que se frene la bajada, para que no pille a la, entonces, campeona. Las dos luchadoras pelean entre el público, y la cosa acaba con Charlotte aplicando una gran Power Bomb sobre la mesa a su rival. La mesa de comentaristas se parte con el delgado cuerpo de la retadora, que tiene que ser retirada en camilla, mientras Charlotte exige que le den su correa.

Hay que tener el cuenta que el evento tiene lugar en el hogar de Banks: Boston, Massachussetts. La gente está a muerte con la del pelo rosa, y mata por ella. La anunciadora está a punto de declarar ganadora a Charlotte, pero en mitad de la frase, Sasha levanta de la camilla, sube al ring, y exige que se cierre la jaula. La lucha tendrá lugar, y Sasha está que arde.

Sasha golpea en la cara a Charlotte con fiereza. Pero tiene la espalda destrozada después de ese golpe contra la mesa de comentaristas. Y Charlotte lo utiliza muy bien, atacándole ahí, y tirándola contra la jaula. The Boss no se queda atrás, y también utiliza la estructura a su favor.

Tenemos un buen momento de lucha con silla. Sasha consigue golpear a Charlotte en la cara con ella, pero finalmente, después de dos quebradoras, utiliza un Side Slam contra la silla, que destroza a la pobre Sasha. La silla no se rompe, así que el dolor parece peor. Charlotte aplica algún otro Side Slam bastante potente.

Las dos luchadoras se pegan con todo, aunque como decía antes, los tiempos de descanso entre movimientos son excesivos, haciendo la lucha un poco más aburrida, y durmiendo, por momentos, al público. Sasha consigue lanzar a Charlotte contra una mesa, pero cuando va a intentar lo mismo contra otra mesa, en el esquinero, su dañada espalda le falla. No consigue sostener a The Queen el tiempo necesario para aplicar una Power Bomb, y su rival se aprovecha de ello. Charlotte la lanza varias veces contra la mesa, sin que esta se rompa, y termina el combate con un Natural Selection.

Muy buena lucha. Me gusta que Sasha perdiera la lucha debido a su dolor en la espalda, ya que legitima todo el trabajo de Charlotte durante la batalla. Ya hizo lo mismo en alguna pelea contra Bayley en NXT. Así se hace.

Puntuación: ****

lunes, 8 de enero de 2018

Royal Rumble match, WWF Royal Rumble 1993



En enero, cuando se acerca Royal Rumble, suelo ver ediciones anteriores de la battle royal más famosa de la industria del wrestling. Soy muy fanboy en ese sentido. Y, además, como los últimos años, las batallas se han convertido en una gran promesa de sorpresas variadas, pues es el momento más indicado del año para seguir el wrestling como si fuera un niño. Otra cosa es que acabe muy decepcionado después del Rumble, pero bueno, no me quitéis la ilusión todavía.

El primer rumble que he visto este año es el de 1993, que en mi memoria, siempre será el de Bob Backlund. Además, es el primero que tiene el premio de que el ganador tiene el derecho de enfrentarse al campeón de la WWF, con el título mundial en juego, en WrestleMania. Vamos a repasarlo.

Comienzan dos grandes leyendas: Ric Flair y Bob Baclund. Casi nada. 10 años antes, eran los campeones de NWA y WWF, respectivamente, pero nunca tuvieron una gran rivalidad entre ellos, por pertenecer a mundos distintos. Hay, eso sí, una lucha de campeón vs campeón del año 82 que algún día repasaremos.

Flair había ganado el Rumble anterior, convirtiéndose, gracias a ello, en campeón de WWF. Salió en la posición 3, pero aguantó en el ring más de una hora, y salió victorioso. Gran trabajo. Sin embargo, para enero del 93, ya planeaba su regreso a WCW. En el Raw posterior al evento, de hecho, tendría una lucha frente a Mr Perfect, un Loser Leaves Town, en el que perdería, lo que le obligaba, en kayfabe, a dejar la empresa de los McMahon. Recordemos que Perfecto y Flair habían sido buenos amigos mientras el primero estaba lesionado, pero a su vuelta, comenzaron una fuerte rivalidad.

Esa lucha, el Loser Leaves WWF, posiblemente sea el primer gran momento de la historia de Monday Night Raw, que se empezó a emitir sólo unas semanas antes. Es interesante reseñarlo, ya que próximamente se emitirá un programa especial celebrando los 25 años de Raw. Lo gracioso es que ese programa se grababa con antelación, así que, cuando se llevó a cabo este Rumble, ya se había grabado la lucha en la que Flair perdía. 

El caso es que comienzan las dos leyendas, peleando, e intentando sacarse fuera el uno al otro. En la tercera posición sale Papa Shango, que es eliminado pronto debido a una traición de Flair. Siguen saliendo luchadores, con una interesante participación en esta primera parte de la lucha. Salen Ted DiBiase, Jerry Lawler, y Genichiru Tenryu, que había colaborado con WWF en algunas cosas. Posteriormente, en la segunda parte de la batalla, aparecerá también Carlos Colón. Aunque el público no conoce mucho a estos dos últimos, lo cierto es que aparecen en este rumble 6 de las figuras más importantes de la década de los 80, en el mundo del wrestling. 

La batalla es bastante aburrida durante la mayor parte del tiempo. Pero hay algunos hitos que la hacen interesante. Lo primero que destacaría es la aparición de Virgil para atacar a Ted DiBiase, su antiguo amo, en esa pequeña alegoría que se da del esclavismo. Pero el mayor pop de la batalla se lo lleva Mr Perfect, al salir a luchar. Consigue vencer a Ric Flair, y sacarlo del ring. Expulsa a algún combatiente más, hasta ser eliminado él mismo. Lo consigue sacar fuera Ted DiBiase, al atacarle de forma terriblemente violenta, con la ayuda de Jerry Lawler, al que Hennig había sacado fuera justo antes. Perfect y Lawler se pelean en ringside, cuando es el turno de entrar al ring de The Undertaker.

Undertaker limpia el ring. Elimina a todo el mundo, excepto a dos hombres, a los que elimina Ted DiBiase. El único superviviente a la masacre es Bob Backlund, que estaba inconsciente fuera del ring tras un ataque de Berzerker. Pero, en ese momento, tiene lugar el debut de Giant González.

González no participa en el Rumble. No es uno de los 30 luchadores oficiales. Nadie le conoce, ni el público, ni los comentaristas. Pero algo tienen claro: es el hombre más grande que han visto nunca. Llega al ring cuando Undertaker está sacando fuera a Berzerker. Es mucho más grande que él. Se miran. Luchan, y, por supuesto, el nuevo gigante arrasa. Elimina a Taker y le asesina, golpeándole en la pierna incluso cuando está inconsciente. Gigante González abandona el escenario, escoltado por miles de de minúsculos referees. El Royal Rumble se ha acabado para Undertaker, pero llega Paul Bearer con la urna mágica que encierra su poder, y Taker resucita, para poder salir por su propio pie. Se verá las caras con el gigante en WrestleMania.

El ring vuelve a llenarse de gente. En este caso, la mayoría son luchadores muy irrelevantes. La lucha, ahora, es bastante aburrida. Lo más destacable de esta parte es que coinciden los Natural Disasters, los obesos Earthquake y Typhoon. Ahora son técnicos, así que, en lugar de aprovechar su peso conjunto para acabar con todo el mundo, deciden luchar entre ellos para saber cuál de los dos es el mejor. Luchan, con sus bañadores de señora, y John Tenta gana. Posteriormente, aparece en el ring Yokozuna.

Earthquake y Yokozuna se enfrentan. El presunto japonés hace sus movimientos de sumo, aunque en realidad, el que fue sumo realmente fue Earthquake. Yokozuna elimina a su rival, que como Flair, el día siguiente, en Raw, tendría su última lucha frente a Bam Bam Bigelow. Abandonaría la empresa para ir a WCW, aunque volvería un año después para tener su combate de sumo contra Yokozuna.

Llegamos a la Final Four. Quedan Bob Backlund, Rick Martel, Randy Savage y Yokozuna. El primero, con dificultades, derrota a Martel, que aunque es un midcarter muy odioso en WWF, es también una leyenda de los 80, por su trabajo en la AWA. La gente aplaude a Bob por la gran batalla que está realizando, y por el esfuerzo sobrehumano que está haciendo. Sin embargo, Yokozuna le derrota y expulsa.

Randy Savage había entrado en una de las últimas posiciones, con una gran reacción del público. Esta es su mejor participación en un Rumble, aunque en WCW conseguiría ganar el World War III de 1995. Aquí recibe una paliza bestial por parte del luchador de Sumo, que es intocable debido a su enorme peso. Savage consigue tener un comeback y aplica un Flying Elbow, pero se pone encima de Yokozuna, como si intentara cubrirlo. Será por la costumbre, pero aquí no hay cuenta de 3. Desde el suelo, Yoko lo empuja hacia arriba, y Savage sale volando fuera del ring. Yokozuna gana para vencer a Pret Hart en WrestleMania, pero para ser humillado, posteriormente, por el regreso de Hulk Hogan.

La lucha tiene algunos eventos muy buenos, pero es muy aburrida en algunos momentos.

Puntuación: ***1/4

sábado, 23 de diciembre de 2017

Kassius Ohno vs Johnny Gargano, WWE NXT 06/12/2017


WWE ha estado llevando a cabo un torneo para buscar al próximo retador por el título de NXT, que haga frente al nuevo campeón, Andrade Cien Almas. En una de las eliminatorias, Chris Hero, que de nuevo recibe el nombre de Kassius Ohno en NXT, se enfrenta a Johnny Gargano, en una lucha que ha gustado mucho.

Cuando Ohno llegó a WWE, después de tener un año 2016 increíble en el mundo indy, pensé que pasarían cosas interesantes. Con Nakamura como campeón, soñé con una guerra de rodillazos contra codazos. Pero no fue así, el papel de Ohno parece estar relacionado con el apoyo a la gente joven, más que con sus propias ambiciones. Y teniendo en cuenta su obesidad, no hay tampoco muchas opciones de que cumpla con ninguna ambición, la verdad.

La lucha entre Ohno y Gargano es, efectivamente, muy buena. Hero da unos golpes increíbles: codazos, puñetazos y patadas, y todos muy stiff. Gargano tiene algunos comeback buenos, pero la superioridad física es demasiado grande. Ataca con un Tornado-DDT sobre la rampa metálica, y está a punto de ganar con un paquetito. Pero Hero sigue golpeándole y partiéndole la cara. La lucha está totalmente dominada por el antiguo miembro de The Kings of Wrestling, y sus golpes son muy buenos, así como los escasos comebacks de Johnny Wrestling. Cuando Hero se dispone a ganar, Gargano gira sobre él, como en una Mística, y la cierra con un Cross-Face, en lugar de la palanca al brazo con la que la cerraba el Místico. Hero se rinde, y creo que el final no queda demasiado bien. No hay un come-back completo que se cierre con esta victoria del pequeño, sino que el final ocurre gracias a una puntualidad, y Kassius se rinde demasiado rápido.

Puntuación: ***3/4

viernes, 22 de diciembre de 2017

Dustin Rhodes vs Dash Wilder, WWE Starrcade 2017



Como decía en el post anterior, WWE ha devuelto a la vida a dos de las principales marcas de WCW, muchos años después de comprar la empresa y cerrarla. Ambos productos están relacionados intelectualmente con un hombre: Dusty Rhodes. Se tratan de Wargames y Starrcade.

Wargames fue un tipo de lucha mítico, y como dijimos ayer, WWE lo ha resucitado con bastante éxito. Ya veremos cómo funciona en el roster principal. Hace mucho tiempo que WWE no inventa un nuevo estilo de combate, así que le viene bien tirar de las marcas clásicas. ¿Hará lo mismo con las World War 3? Sería complicado, por el nombre, teniendo en cuenta la situación con respecto al terrorismo a raíz del 11S; y porque siempre resultaba ser un poco coñazo. Pero molaría ver a 60 tíos en 3 rings en 2017.

Otra cosa que WWE ha recreado en 2017 ha sido Starrcade. Mucha gente le ha dado el mérito de su creación también a Dusty, aunque hay distintas opiniones. Meltzer ya ha informado de que el proceso de creación fue mucho más amplio que la idea de un simple tipo, y de que, en cualquier caso, ese tipo no sería Dusty. Pero desde luego desempeñó un papel crucial, detrás de las cámaras, y delante.

Starrcade podría considerarse el WrestleMania de WCW. Pero es más antiguo que el PPV de Vince. Se trata de un evento anual que crearon la NWA y la Jim Crockett Promotions, en el que se daban cita los luchadores más importantes de las ligas que estaban bajo la National Wrestling Alliance. Por supuesto, la JCP era la más importante de todas. El título de la NWA siempre estaba en juego, y Ric Flair comenzó a forjar su leyenda, apareciendo en el main event de las 7 primeras ediciones. Se dice pronto.

En el 83, todavía no existían los PPVs, al menos en el wrestling. Por tanto, las primeras ediciones se retransmitieron por circuito cerrado, que es lo que se hacía entonces. Pero, con la venta de JCP a Turner, Starrcade se convirtió, verdaderamente, en el gran PPV anual de WCW. Por supuesto, así como otros grandes main events, como el Vader vs Flair, o el Savage vs Flair, en los main events de Starrcade pudimos observar como WCW se venía abajo, con el Hogan vs Piper, Hogan vs Sting, en el que la gran historia de NWO debería haber llegado a un apoteósico final, pero no fue así; Goldberg vs Nash, en el que Goldber perdió su racha... para nada; o el Bret Hart vs Goldberg, en el que el canadiense acabó lesionado para siempre. En la última edición, en diciembre del 2000, Scott Steiner se enfrentó a Sid Vicious, lo que es una prueba del estado en el que se encontraba la compañía por entonces.

En 2017, de nuevo en enero, WWE ha realizado un Starrcade en el mismo estadio en el que nació, y en el que tuvo sus primeras ediciones: el Greensboro Coliseum de Greensboro, Carolina del Norte. Y hubiera sido interesante verlo televisado, porque durante el año vemos un montón de PPVs que apenas se diferencian unos de otros, mientras que este, al menos, tenía algún factor diferenciador. Sobre todo, era un homenaje a los Starrcade clásicos, con apariciones estelares de viejas leyendas como Arn Anderson o Ricky Steamboat. Pero, además, hubo un homenaje a Dusty Rhodes.

Como parte de homenaje, tuvimos una lucha de su hijo mayor, el gran Goldust, que en esta ocasión, aparecía con su nombre clásico: Dustin Rhodes. Y también con su música, y el sobrenombre que utilizaba en sus primeros años en WCW, "The Natural". Asimismo, iba vestido de vaquero, como el personaje que utilizaba cuando volvió a la empresa, en sus últimos años, cuando era llamado "The American Nightmare", como su hermano ahora.

Así, después de un vídeo sobre Dusty, Dustin se enfrentó a Dash Wilder. Aunque no se televisó, he podido ver ese combate en Youtube. Es una lucha muy corta, muy estándar para live show. Wilder le niega la mano a Dustin, y le ataca por la espalda, usando algunos buenos golpes, y varios candados. Todo muy old school, como manda la ocasión. Dustin tiene su comeback, incluido un poderoso Power Slam, y termina el combate con un Bulldog. Poca cosa, pero me apetecía compartir el momento histórico.

Puntuación: **1/2

jueves, 21 de diciembre de 2017

Wargames Match, WWE Takeover Wargames




A finales de 2017, WWE ha hecho un par de experimentos para resucitar dos de las grandes marcas de la extinta WCW y que ahora, obviamente, le pertenecen. Llevó a cabo una edición de Starrcade, que por desgracia, no se emitió por la Network; así como una lucha Wargames, que tuvo lugar en NXT, en el 30 aniversario de su creación. Puede que fuera una prueba con la intención de llevar ese tipo de combates al main roster, o quizás, que Triple H quiere aprovechar las licencias que a Vince no le gusta promocionar, por el odio que todavía siente hacia aquellos que le vencieron parcialmente, pero que acabaron arrodillados a sus pies.

WWE tiene una cantidad de talento excesiva. Y sigue firmando gente. No es que lo necesite, apenas usa a la mitad. Ya sabemos que sus programas principales giran en torno a unos 10 hombres, y el resto es relleno. Pero están haciendo todo lo posible porque New Japan y Ring of Honor no crezcan mucho. No creo que a Vince le preocupe este tipo de productos lo más mínimo, pero lleva lo del monopolio en la sangre.

Así, se han tenido que crear varios stables en NXT. Es la única forma de utilizar el máximo número de luchadores posible. Y estas agrupaciones han protagonizado el primer Wargame de WWE. Veamos quienes son.

Por un lado está Sanity, liderado por el ex-TNA Eric Young. Sabíamos que no es un luchador especialmente bueno, aunque tiene personalidad y manejo del micro. Le sirvió para formar su propio grupo.

Sanity nació en 2016, y tuvo varios miembros distintos en su inicio. Después de algunos despidos, Young pasó a liderar un equipo en el que están Killian Dain, el impresionante luchador irlandés conocido como Big Damo en el circuito indy; y Alexander Wolfe, otro enloquecido europeo, en este caso, alemán, de gran experiencia en WXW. Este es un grupo de gente que está regular de la cabeza, y en el que también colabora, poniendo el toque femenino, Nikki Cross.

También tenemos a The Undisputed Era, grupo formado por Adam Cole, Bobby Fish y Kyle 'Reilly. En 2017, WWE firmó más o menos al mismo tiempo a estas tres estrellas de Ring of Honor, y tuvo que juntarlas. Es cierto que Cole tiene un aura especial, pero es complicado ver un futuro en la empresa para los otros dos, ya que su característica principal es que son buenos wrestlers. No es suficiente en una plantilla de más de 100 tipos. Sin embargo, si hacen pareja, pueden tener su hueco. Por lo pronto, poco después del evento del que hablamos, han ganado los títulos tag de NXT.

En esta Wargame, participan tres tercias. La tercera está formada por los campeones en parejas, los inmensos The Authors of Pain, acompañados del brillante Roderick Strong. Y es que, después de debutar como equipo en NXT, The Undisputed Era atacó tanto a los locos de Sanity como a los grandullones. Y ofrecieron a Strong un puesto en el equipo. Al fin y al cabo, el perfil de Strong es parecido al de Cole, Fish y O'Really. Como ellos, ha disputado grandes batallas en Ring of Honor y el mundo indy, pero no parece tener un hueco definido en el main roster. Roderick fingió unirse a ellos, y ponerse su muñequera, pero en el último momento, les atacó, uniéndose, así, a los campeones. Después de varias confrontaciones entre los tres equipos, William Regal anunció que se enfrentarían en Wargames. Sorprendente noticia.

Como decimos, esta es una Wargames a tres bandas. Comienza luchando un miembro de cada equipo, mientras el resto permanece en una jaula. Posteriormente, de forma aleatoria, cada pocos minutos, se selecciona una jaula, y de ella salen los otros dos miembros, que se suman a la batalla. Es raro que salgan los dos al mismo tiempo, y no de uno en uno, como en las antiguas. Pero, posiblemente, esto haga la lucha más dinámica.

Hay que recordar que el mánager de Authors of Pain, Paul Ellering, luchó en la primera edición de Wargames. Sí, él ya era mánager, pero en esa rivalidad tan potente entre los Four Horsemen, Dusty Rhodes y los Road Warriors, todo valía. Entre el público, están Dustin Rhodes y Arn Anderson, otros dos tipos que lucharon en distintas ediciones. Comienzan luchando, en esta ocasión, los líderes: Roderick Strong, Adam Cole y Eric Young.

Los primeros minutos, con estos tres protagonistas, no son especialmente interesantes. No hay una expresión de odio demasiado clara. Pero cuando entran el resto de hombres, la cosa mejora. Los primeros en salir de su jaula y meterse en la celda son Undisputed Era. Gracias a su adición, Cole se repone de los ataques de sus enemigos, y el grupo de malosos domina en handicap match. En ese sentido, esto sí que parece un Wargames, porque ese formato era clave en su funcionamiento.

Pero después entran en la batalla los Authors of Pain. Y son unos animales sin igual. Asesinan a todo lo que ven. Incluso utilizan a su compi, Roddy, como proyectil. Gran momento, que se ve truncado por la entrada del resto de miembros de Sanity.

Tenemos un ring lleno de cadáveres, y a los Authors of Pain esperando a los bárbaros europeos. Big Damo no se da ninguna prisa, pero Wolfe va corriendo a confrontar a sus enormes rivales. Resulta que escondía una porra de policía, parecida a la que usaba el Big Bossman. Golpea sin parar a los campeones por parejas, mientras su compañero busca cosas debajo del ring. Así, se desata la guerra.

La última parte de la lucha es una verdadera batalla campal, con muchos objetos, uso de la jaula, y varios finishers y vuelos. El público canta y se divierte, lo que no es, en realidad, tan bueno. Las Wargames originales suponían la batalla final en rivalidades sangrientas y llenas de odio. Los aficionados, por tanto, estaban siempre enfervorecidos. Estos, sin embargo, vienen a divertirse viendo movimientos chulos, porque para eso son público indy. Y no es lo mismo.

Después de un millón de grandes ataques, Adam Cole consigue cubrir a uno de sus numerosos rivales, y le da la victoria a The Undisputed Era. Es una lucha que, como decía, no tiene ese ambiente de odio y violencia de una Wargames, pero es mucho más dinámica y entretenida. Una cosa compensa la otra. Creo que una en el main roster, con el público adecuado y los luchadores adecuados, podría incluir ambas cosas, y ser aún más buena.

Puntuación: ****1/4

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Andrade Cien Almas vs Drew McIntyre, WWE NXT Takeover Wargames



No pensé que La Sombra llegaría a ser Campeón de NXT. Me ha sorprendido bastante su victoria ante Drew McIntyre en NXT Takeover Wargames. Aunque parece ser que el escocés estaba lesionado, y había que buscar un sustituto.

La Sombra era uno de los luchadores más importantes del Consejo Mundial de Lucha Libre. Lo ganó todo e hizo de todo. Estuvo en tres main events de funciones de aniversario, ganó las máscaras del Volador JR, Felino y Olímpico, y perdió la suya en una batalla contra Atlantis. Estuvo varias veces en Japón, luchando para el Consejo Mundial de Lucha Libre, y consiguiendo un gran cariño del público. Y fue uno de los miembros originales de Los Ingobernables.

Posteriormente, La Sombra firmó con WWE, para luchar en NXT con el nombre de Andrade Cien Almas. Allí lleva ya dos años, pero me parece bien que no haya prisa con su ascenso. WWE no se puede permitir que le pase lo mismo que a Místico (Sin Cara).

Místico era la gran estrella del Consejo Mundial de Lucha Libre, uno de los wrestlers que más entradas vendía en todo el mundo. Cuando firmó por WWE, pasó directamente al main roster, y por supuesto, su estilo aéreo coreografiado no encajó, y cometió errores de todo tipo. Quedó muy mal, y algunos de esos errores le costaron graves lesiones. Los luchadores aéreos del Consejo son muy hábiles en su contexto, con compañeros con los que ensayan y otro tipo de rings, y luchando con hombres de otros tamaños. Pero para luchar aquí, hay que aprender a pensar, usar los ataques aéreos justos y necesarios, y a usar una mayor psicología.

Por eso es importante que La Sombra aprenda mucho. Y parece que lo está haciendo. Durante su primer año en NXT, no me pareció nada interesante. Pero últimamente he notado claramente sus mejoras. Ha aprendido a administrar los vuelos. Se ha hecho rudo, y tiene una mánager, la pequeñita Zelina Vega, anteriormente conocida como Thea Trinidad. Su combate ante Drew McIntyre en Takeover Wargames fue bastante bueno, y le pudimos ver luchar con mucha cabeza.

La Sombra hacía muchos vuelos, sin parar, y a veces, sin motivo. Pero Andrade hace un papel de heel menos impresionante, pero más psicológico. Su diminuta acompañante le ayuda cuando hace falta. Pero la mayor parte de la lucha es dominada por Drew, que utiliza muchos ataques power house. Su físico ha evolucionado mucho, y ahora sí es creíble que luche de esa forma.

Con alguna trampa, alguna llave y algún vuelo, Andrade tiene sus buenos momentos durante el combate también. Con un Coup of Grace, seguido del rodillazo de los Ingobernables en la esquina del ring, Andrade está cerca de la victoria. Pero eso no es suficiente para vencer a McIntyre, que aplica una Power Bomb muy fuerte, así como un Future Shock DDT. También Andrade sobrevive.

Las trampas de Selina han conseguido que Cien Almas se meta en la lucha, y se aprovecha, aún más, de ello. Sale a ringside, a posar con la correa, y cuando el referee baja a por él, la morenilla entra al ring y aplica una hurracarrana sobre un Drew arrodillado, a la altura perfecta. Es un DDT muy bueno, seguido de uno de La Sombra. Aún así, Drew sobrevive en primera instancia, y aplica un patadón impresionante. Vega coloca la pierna de su amigo en la cuerda, para evitar el conteo, y de nuevo, salva sus aspiraciones. Después de eso, Almas aplica un Hammerlock DDT sobre una cabeza ya muy tocada, y se lleva la lucha, y el título.

Una lucha notable, no está nada mal este nuevo Andrade.

Puntuación: ***3/4

sábado, 9 de diciembre de 2017

Emma vs Paige, WWE NXT 24/07/2013



Han coincidido en el tiempo el despido de Emma de WWE y la vuelta de Paige, después de más de un año fuera por lesiones, incluyendo una extraña relación con Alberto del Río, y la filtración de vídeos suyos sexualmente explícitos. Dado que las dos defienden que ellas son las iniciadoras reales de la Women Revolution, vamos a ver la lucha en la que las mujeres, en WWE, por vez primera, fueron consideradas como verdaderos wrestlers.

Nos vamos a verano de 2013. Un año antes, Florida Championship Wrestling, el último territorio de desarrollo que quedaba en WWE, cerró sus puertas, o al menos, dejó de trabajar con la empresa de Vince McMahon. Triple H y compañía querían tener un centro de entrenamiento de verdad, totalmente dirigido por WWE, y con una producción mucho más apropiada para grabar shows para WWE Network.

La empresa aprovechó el nombre del programa NXT, que había fracasado en la televisión nacional, y todos los luchadores que tenía en FCW pasaron a formar parte de esta tercera marca. Meses después, en el WrestleMania Axxess, Stephanie McMahon anunció la creación de un título femenino para NXT, cuya primera campeona saldría de un torneo de 8 personas.

El nivel no era muy alto. Aún había pocas luchadoras en NXT. En ese torneo, participaron 4 mujeres del main roster, y 4 de NXT. Las luchadoras de WWE que participaron eran las que no tenían nada que hacer: Tamina, Alicia Fox, Aksana y Summer Rae. No eran de lo mejorcito. De NXT, estaban Emma, Paige, Bayley y Sasha Banks. Por desgracia, estas dos últimas no pasaron de la primera ronda.

Paige y Emma llegaron a la final, la primera lucha de mujeres seria de verdad, con 13 minutos de duración. En lugar de usarlas como atracciones físicas, la gente que mandaba en NXT, comandada por Triple H, decidió dejarlas luchar, algo que por esa época, ni se le ocurriría a Vince McMahon. Y a partir de ahí, no hemos parado de ver grandes luchas femeninas en NXT, y algunas, también, en el main roster.

La lucha entre Paige y Emma no es la mejor que hemos visto, pero es muy seria, y eso ya es algo importante. No hay un gran bookeo, no hay una historia muy definida, ni se sabe quién es la ruda y quién es la técnica, o si están definidos esos caracteres. Pero sí que es una lucha con energía. Las luchadoras saben que este es un momento importante, y lo expresan con cada gesto, cada protesta, cada mirada. Se golpean muy fuerte, muy stiff, y aplican muchos headlocks y llaves bastante duros. 

Llegados los momentos finales de la contienda, Emma aplica un poderoso Súperplex, pero Paige hace el Rope break antes de que la cuenta llegue a tres. La morena aplica dos patadas, y coloca a su oponente en la posición perfecta para rematarla con el Paige Turner. Paige gana, y celebra efusivamente.

Buen comienzo para las dos jóvenes estrellas, que tendrían un futuro desigual en la empresa. Paige subió al roster principal con mucha fuerza, derrotando a AJ Lee y ganando el WWE Women Championship a la primera de cambio. Ahora, después de un año en blanco por los motivos que hemos comentado antes, parece estar en una nueva storyline de relativo interés. Por su parte, Emma no acabó de cuajar en RAW. Las lesiones le tuvieron, también, mucho tiempo apartada. A principios de 2017, se anunció en repetidas ocasiones su regreso con un nuevo personaje, Emmalina, que aparecía en vídeos de forma bastante provocativa, evocando a las sexualizadas Divas del pasado. Sin embargo, algo se truncó. Después de mucho posponerlo, apareció un día como Emmalina, afirmando que la cosa se había acabado, y volvía a ser Emma. Luego estuvo mucho tiempo sin aparecer en televisión. En última instancia, fue la rival elegida para enfrentar a Asuka cuando la japonesa debutó en TLC 2017, en un combate muy olvidable. Después de una lucha más entre ambas en Raw, fue despedida.

Se dice que ella misma se mostró muy reacia a interpretar el personaje de Emmalina, que había sido idea de Vince. Llevar la contraria al Chairman no es buena idea, y Emma, junto a Summer Rae y Darren Young, quedó fuera de la empresa, que se libró de tres sueldos que no le estaban aportando nada, para qué engañarnos.

Puntuación: ***1/4

lunes, 27 de noviembre de 2017

The Shield vs New Day, WWE Survivor Series 2017




Estaba establecido que The Shield haría su regreso triunfal en TLC 2017, para enfrentar a The Miz y sus secuaces. Roman Reigns se puso enfermo, así que esa reunión tuvo que esperar un tiempo más.

En Survivor Series, hubo un montón de enfrentamientos Raw vs Smackdown para dilucidar cuál de las dos marcas es mejor. The Shield, esta vez sí, pudo reunirse, para enfrentarse a otra tercia legendaria, aunque mucho más desenfadada: los New Day, que ahora están es Smackdown. Es una lucha que nunca se ha dado, porque los Shield tuvieron su primer paso por WWE  entre 2012 y 2014, mientras que New Day comenzaron a luchar juntos a partir de ese mismo año, 2014. Son los dos equipos más importantes de los últimos años, y ahora, colisionan al fin. Así, The Shiel puede presumir de haberse enfrentado a La Familia Wyatt, Brothers of Destruction, Evolution y New Day.

Al inicio de esta pequeña rivalidad entre la liga de Kurt Angle y la liga de Shane McMahon, los New Day se presentaron como algunos de los más fieros invasores, de cuantos miembros de Smackdown entraron en las instalaciones de Raw. Atacaron, entre otros, a Seth Rollins y Dean Ambrose. En otro programa, les costaron los títulos en parejas, que fueron a manos de Sheamus y Cesaro. Rollins y Ambrose buscaron venganza, y se presentaron en Smackdown, junto a The Big Dog. El reto estaba listo.

New Day y The Shield tienen una buena lucha, como no podía ser de otra forma. Roman y Big E tienen un encontronazo al principio, como los más poderosos de cada equipo. Hay un par de batallas campales entre todos, y un dominio más ordenado y duradero de New Day sobre Dean Ambrose. Cuando el lunático consigue dar el hot tag a Seth Rollins, este, y posteriomente, Roman, causan gran nivel de destrucción.

Woods sobrevivie a los grandes ataques de Reigns, y salva a Kofi, que había recibido el Dirty Deeds de Ambrose. Las mayores cualidades individuales de The Shield se van imponiendo, poco a poco. Los de negro buscan la Triple Power Bomb sobre Woods, pero sus compañeros le salvan. Reigns se come las escaleras de metal, y sufre el ataque combinado de los tres afroamericanos. Ahora, son ellos los que atacan en equipo, con planchas poniéndose unos encima de los otros, sobre Dean. Big E eleva tanto al lunático como a Seth, y aplica doble Big End, con la ayuda de sus compañeros. Reigns, con un spear sobre el fortachón, cae encima de Kofi, y evita la cuenta de tres.

Grandes minutos de batalla. Los dos equipo se reunen en sus respectivas esquinas, y se miran, agotados. Se lanzan de nuevo a guerrear, saliendo victoriosos los de Raw. Spear de Roman sobre Kofi que es rematado con, ahora sí, una Triple Power Bomb, desde el esquinero.

Muy buena lucha, mucha acción.

Puntuación: ***3/4

domingo, 26 de noviembre de 2017

The Bar vs The Usos, WWE Survivor Series 2017




Seguimos viendo algunas luchas de Survivor Series. Los campeones en parejas de Raw, Sheamus y Cesaro, se enfrentan a los campeones en parejas de Smackdown, los gemelos Uso. Estas dos parejas, en sus respectivas ligas, han dado grandes luchas en los últimos meses. Más largas y transcendentes de lo que era habitual en la división de parejas de WWE. Ahora, se ven las caras entre ellas, en un evento Raw vs Smackdown, al mejor de 7 combates.

Las dos parejas son rudas, así que es una combinación peculiar. Pero al público eso ya no le preocupa mucho, disfruta la lucha igualmente. Dan un buen espectaculo. Los Uso son los primeros en dominar, y en hacer trampas, pero poco después, ese papel lo toman los borrachos europeos, que se consolidan como los claros heel de este enfrentamiento. Dominan la mayor parte de la lucha, con un estilo old school.

Con una Bicycle Kick, Sheamus pone fuera de combate a Jimmy, y entre los dos musculosos campeones de Raw, golpean a Jey. Este resiste en solitario de forma heróica, con la ilusión de que, tarde o temprano, su hermano volvera. Resiste grandes ataques, e incluso, consigue aplicar alguno. En última instancia, cuando va a recibir un ataque en equipo desde el esquinero, consigue transformarlo en un Samoan Drop, mientras su hermano vuelve y se lleva Cesaro. Sheamus sobrevive, no obstante.

Ahora los Uso están en su apogeo. Intentan aplicar Super Kick sobre Sheamus, pero Cesaro se sacrifica por su amigo, y se come las dos patadas él mismo. No poco sirve, porque Los Uso matan a Sheamus con patadas dobles, y mientras un Uso vuela a ringside sobre Cesaro, el otro vuelva con Frog Splash en el ring sobre Sheamus, llevándose así el combate, y un punto para Smackdown.

Muy buena lucha. La victoria de los Uso solo sirve para igualar un poco las cosas entre Smackdown y Raw, de manera que llegaran empatados a la lucha final, en la que el Team Raw, como vimos en su día, puso en 4-3 en el marcador.

Puntuación: ***1/2

sábado, 25 de noviembre de 2017

AJ Styles vs Brock Lesnar, WWE Survivor Series 2017




Uno de los puntos fuertes de Survivor Series 2017 es el enfrentamiento entre los campeones de las dos marcas principales de WWE. AJ Styles y Brock Lesnar se ven las caras en una lucha en la que no se juegan nada, pero que habría sido un combate soñado hace 10 años, y al fin, se ha hecho realidad.

Jinder Mahal era el campeón de Smackdown. Tiene sus detractores, pero era un campeón, daba un sentido al campeonato. Y con una gira por la India dentro de poco, no era el momento para quitarle el campeonato. Sin embargo, en un programa de Smackdown, lo perdió ante AJ, de una forma un poco fortuita. Parece, o eso creo yo, que se hiciera, tan solo, para tener una lucha en Survivor Series que vendiera boletos. Porque, es cierto: un AJ vs Lesnar hay que verlo.

Es una lucha que ha gustado mucho. Me ha sorprendido, de hecho, que guste tanto, porque no la veo muy buena. Tiene una parte final fantástica, pero la mayoría de la lucha no lo es.

Esto es David vs Goliat, y tenemos a un Goliat muy Goliat. AJ Styles choca contra el poder de Brock Lesnar, y apenas puede hacer ningún movimiento. La Bestia domina, y le introduce en Súplex City... Durante horas. El dominio de Lesnar es muy largo, y bastante aburrido. No pasa nada.

Lesnar se lanza con un rodillazo contra la esquina, pero AJ se quita, y el Campeón Universal se hace daño en la pierna. AJ lo aprovecha para intentar atacarle ahí, aunque vuelve a ser frenado sin muchos problemas. AJ acaba aplicando un Tornado-DDT, para empezar con su castigo a la cara, aunque es un movimiento que incluye dos botches. La bestia se lanza contra su rival, pero sale despedido fuera del ring, de una manera no muy orgánica tampoco. Esta parte de la lucha resulta bastante confusa a nivel de puesta en escena.

Pero, después de que Lesnar salga fuera, todo es genial. AJ Styles vuela sobre él con un Phenomenal Forearm. Lo lanza contra las escaleras, haciéndole daño, de nuevo, en las piernas, y le golpea con un nuevo y poderoso golpe de antebrazo. En el ring, aplica dos buenas planchas, y escapa de un F5 para conectar su llave a la pierna, el Calf Crusher. Durante un buen rato, Lesnar se duele, y el ambiente es caldeado. Lesnar se libra, no obstante, pegándole cabezazos a Styles contra el ring. Como una verdadera bestia.

Styles conecta, de nuevo, Phenomenal Forearm, pero Brock sobrevive. Va a por el segundo, pero, previsiblemente, Lesnar le agarra para un F5 definitivo.

Me gusta mucho esa última parte de la lucha, los 5 o 6 minutitos finales. Por desgracia, no todo el combate es así. La mayor parte del mismo, no destaca, y el conjunto se queda en una lucha media.

Puntuación: ***1/4

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Team Raw vs Team Smackdown, WWE Survivor Series 2017




Llega Survivor Series 2017, un evento que, como el año pasado, se ha vendido como Smackdown vs Raw. Todas las rivalidades individuales se dejaron de lado, para llevar a cabo una rivalidad entre las dos ligas principales de WWE.

Estas rivalidades son interesantes de vez en cuando, pero hacerlas todos los años le quita encanto. Entre otras cosas, porque son muy falsas. WWE tiene una línea de estilo muy conservadora, que prohibe a sus personajes parecer personas, tener libre albedrío. Así, en los Drafts, cuando son movidos de una marca a otra, lo aceptan con toda la ilusión del mundo, y cuando hay una rivalidad, defienden su liga por encima de todo. Como si les importara. O como si al público le importara si gana Smackdown o Raw. Es una rivalidad que no puede obtener credibilidad.

Algo más de credibilidad puede tener un feudo entre Kurt Angle y Shane McMahon. Tuvieron una confrontación en 2001 que tuvo como resultado un gran combate entre ellos. Luego, con la Invasión, Angle se coló en el Team Alliance como espía. Y ahora, uno es General Manager de Raw, y el otro es Comisionado de Smackdown. Por desgracia, no puede haber una lucha entre General Managers, porque a Daniel Bryan no le van a dar permiso para luchar. Pero le quedan 10 meses para irse, y poder hacerlo en otra parte.

Así, ha habido batallas entre la gente de Smackdown y Raw, y para Survivor Series, la mayoría de las luchas son crossovers. Y muy buenas, carajo. Ha ayudado el buen estado de las ligas tag, que en este evento se han mezclado. Hemos tenido un The Bar vs The Usos; y un New Day vs The Shield, que están muy bien. Tendremos que mirarlas, como la lucha entre campeones, entre AJ Styles y Brock Lesnar, que es de revisión obligada.

Pero hoy toca revisar la lucha clásica de eliminación entre miembros de las dos ligas. Tenemos dos conjuntos llenos de estrellas, de ahora, y de siempre. Demasiadas, de hecho. Parecen, los equipos, conformados para vender entradas, y no hay una razón semántica para que, la mayoría de los integrantes esté ahí. Además, las eliminaciones son bastante humillantes para todos.

Ha habido muchas críticas, de hecho, por las eliminaciones de los luchadores, por decirlo de alguna manera, menos legendarios. Porque la moral judeocristiana lleva a la gente a defender a los débiles, así que muchos esperaban ver a Nakamura y Balor ser los ganadores. Eso no tendría ninguna lógica, como tampoco la tendría decir que Nakamura, Roode o Samoa Joe son el futuro de la empresa. Llevamos 15 años diciendo que Triple H humilla al futuro de la empresa, mientras que el único que siempre sigue aportando algo a la empresa es él. 

No es que me importe, por tanto, que los "más jóvenes" (que no lo son tanto), pierdan. Me molesta que pierdan todos. Porque la presencia de la mayoría de los participantes no significa nada. La lucha es buena, muy larga, pero no es muy transcendente.

En el equipo de Raw, están Triple H, Kurt Angle, Braun Strowman, Finn Balor y Samoa Joe. A Smackdown le representan John Cena, Shane McMahon, Randy Orton, Bobby Roode y Shinsuke Nakamura.

La cosa comienza con Braun lanzando por los aires a Shane, que queda totalmente impresionado por su poder. Strowman se vuelve a mostrar impresionante. Es una lástima el bookeo de su combate contra Lesnar. 

Hay varios intercambios buenos. Nakamura y Balor se ven las caras, y el público canta "NXT", aunque quizás debería gritar "NJPW". Triple H se enfrenta tanto al japonés como a Roode, y queda bastante igualado en ambos casos. El duelo de spin busters con Roode me gusta. Pero luego sale Strowman y destruye con sendos Running Power Slam a Bobby y Shinsuke. Demasiado poder.

Cena y Orton consiguen aplicar un súplex sobre una mesa a Strowman, para dejarle KO un rato. Roode y Nakamura vuelven de Backstage para ayudarles a completar el movimiento. Lo normal sería que Strowman hubiera sido eliminado por count out, pero no está claro quién es el luchador activo de cada equipo. Se retoman las hostilidades, y Cena consigue aplicar un Attitude Ajustment a Balor, y dos a Samoa Joe, que es eliminado. Posteriormente, varios miembros del equipo rojo concatenan ataques, para que el 16 veces campeón sea eliminado. No sé qué hacía aquí.

Randy Orton tiene un buen enfrentamiento con Finn Balor, y acaba cazándole con un RKO. Los dos miembros del equipo azul son atacados por Kevin Owens y Sami Zayn, que como sabemos, se volvieron a unir en Hell in a Cell. Randy se libra de Kevin con otro RKO salido de la nada, pero ya ha vuelto Braun, y lo destruye con un nuevo Running Power Slam. Shane se queda solo ante esta bestia, Triple H y Kurt Angle.

Kurt pide ser él quien le enfrente. Tienen cuentas pendientes. los dos guerreros luchan, y no lo hacen mal. Es Kurt el que consigue colocarse cerca de la victoria, al usar su Ankle Lock. Triple le frena, y le aplica un Pedegree, para poner a Shane encima suyo. Braun no entiende lo que ocurre. Shane no sabe si darle las gracias, y, mientras vacila, se lleva otro Pedegree, que le da la victoria a Hunter y al equipo Rojo.

Triple H finge que esa era su estrategia, y celebra junto a Strowman. Sin embargo, este se enfada, y le ataca. Triple H se convierte en el gran protagonista de la noche, y ahora está posicionado para tres posibles rivalidades para WrestleMania: Angle, Shane y Strowman. Lo más probable es que los dos primeros luchen entre ellos, y  que Triple se vea las caras con el gigante. Pero todo puede cambiar.

Puntuación: ***1/2

lunes, 20 de noviembre de 2017

The Warriors vs Perfect Team, WWF Survivor Series 1990



Antes de repasar las luchas más interesantes de Survivor Series 2017, quería mirar alguna lucha clásica de eliminación. Igual que los Royal Rumble, este tipo de combates me encantaba de pequeño, así que voy a viajar en el tiempo a la época en la que yo miraba el Pressing Cath en Telecinco.

Cuando hice un especial sobre mis recuerdos del Ultimate Warrior, escribí sobre una lucha de Survivor Series 1990. Era la gran final de ese evento, porque, ese día, todos los faces supervivientes en las luchas previas, se enfrentaban a todos los heel supervivientes. Esa final, me encantó de pequeño, por la gran gesta de los héroes Hogan y Warrior, venciendo a un montón de malos. 

Tenía ganas de ver la lucha previa, en la que el Warrior se clasificó para la final. Capitaneaba el grupo llamado "The Warriors", en el que también estaban The Legion of Doom (los Road Warriors) y Texas Tornado. Un equipo de verdaderos guerreros, todos muy energéticos. Sus rivales son The Perfect Team, en el Mr Perfect se unía a los 3 Demolition Ax, Smash y Crush.

Ese mismo año, los Road Warriors, habían debutado en WWF, y se metieron en una rivalidad con los Demolition. Estos habían sido creados como una copia de los primeros, porque el éxito de los Warriors alrededor del mundo era inmenso. Ahora, Vince, al fin, disponía de los originales, aunque tuvo que cambiarles el nombre por Legion of Doom. Con los de la armadura en su liga, los Demolition pasaron al bando rudo, y un nuevo miembro se les unió: Brian Adams, que pasó a llamarse Crush. Tener un miembro más siempre es útil para poder hacer trampas nuevas.

Warrior era el campeón de WWF, y Tornado Texas estaba avanzando, como un posible sustituto suyo. Por su parte, Mr Perfect era un grandísimo rudo, y formaba parte de la Heenan Family. Por supuesto, nuestro amigo The Brain está en ringside.

Warrior comienza como una apisonadora, derrotando a uno de los Demolition. Luego, se enfrenta a sus otros tres rivales. La diferencia numérica provoca que, pronto, caiga golpeado por la espalda, y así, los rudos dominan.

Pero Ultimate Warrior consigue dar el hot tag, y así, entran a escena los Road Warriors. Los dos Tag Teams acaban peleándose en una brawl sin cabeza, y todos acaban descalificados. Mr Perfect se queda solo frente al Warrior y al Tornado Texano.

Hennig lucha frente a Von Erich. Para entonces, los dos ya son, casi, leyendas, pero en WWF empiezan como mid-carters, como todo el mundo. El de Texas domina, mientras Warrior ataca a Heenan. Tornado es mucho más fuerte, pero comete un error, al atacar sin cabeza, y se come el esquinero. Después de eso, Perfecto domina, y gana, con un Perfect Suplex.

Warrior es un gran guerrero, pero no es el más listo de la clase. Comete el mismo error que le ha costado el pinfall a Kerry, de una manera no forzada. Se lanza contra el esquinero en el que descansa el rudo, este se aparta, y Warrior se destroza la cabeza contra la esquina. Hennig aplica Perfect Suplex, de nuevo, pero en esta ocasión no triunfa. Ultimate Warrior es demasiado poderoso. A pesar de los buenos ataques frontales de Mr Perfect, Warrior sufre uno de sus Bailes de San Vito, y gana con su secuencia habitual.

Una lucha muy simple, pero muy disfrutable. Como casi todo en esa época, hay mucho storytelling, y poca lucha, pero a mí me gustan esas cosas.

Puntuación: ***

sábado, 18 de noviembre de 2017

Shawn Michaels vs Bret Hart, WWF Survivor Series 1997



Mañana tendrá lugar Suvivor Series 2017. Eso quiere decir que han pasado ya 20 años desde el Montreal Screwjob, uno de los momentos más importantes e impactantes de la historia del wrestling americano. Tal y como sugirió un amigo del blog, es el momento perfecto para hablar sobre la lucha entre entre Shawn Michaels y Bret Hart en Survivor Series 1997. Hay muchas cosas que decir al respecto, así que vayamos por partes.

A finales de los 80, y principios de los 90, tanto Bret Hart como Shawn Michales luchaban en WWF, en su división por parejas. Michaels era uno de los rockers, un duo joven, guapo y aéreo. Por su parte, Hart, junto a su primo Jim Neidhart, formaba el rosado tandem The Hart Fundation, dos tipos canadienses, técnicos, llenos de talento.

Poco después, con los problemas legales de WWF por, presuntamente, inducir a sus luchadores a consumir esteroides, y con la compra de WCW por parte del poderoso magnate televisivo Ted Turner, las grandes y musculosas estrellas de WWF fueron desapareciendo de la escena, y la mayoría de sus luchadores importantes acabaron en WCW. En ese contexto, Hart y Michaels empezaron a progresar en la empresa, convirtiéndose, al cabo del tiempo, en las principales estrellas de la misma. 

The Hart Fundation y The Rockers ya habían luchado en el pasado. Después, cuando Bret y Shawn empezaron a luchar en singles, se vieron las caras de nuevo, con el título intercontinental en juego. Posteriormente, ya como main eventers, pelearon por el WWF World Heavyweight Championship en varias ocasiones. En WrestleMania 12, tuvo lugar un Iron Man Match entre ellos que todos conocemos.

Para finales del 97, los ratings de WCW Monday Night Nitro eran muy superiores a los de Monday Night Raw, y antiguas estrellas de WWE luchaban en la empresa que dirigía Erick Bischof, como Hulk Hogan, Randy Savage, Big Bossman, Scott Hall, Kevin Nash, Jim Duggan, Sean Waltman, John Tenta, Ted DiBiase, Curt Hennig o Roddy Piper. Y el próximo era Bret. Era un momento muy complicado para Vince, que encima perdía a su máxima estrella, que se iba a la competencia, mientras que Michaels se lesionaría de gravedad poco después. Por suerte para él, de su mediocre e irrelevante roster, consiguió sacar, gracias a la desesperación de la situación, cosas grandes. Los huecos que dejaron Har y Miachels los ocuparían Steve Austin, The Rock y Triple H, lo que acabó siendo lo mejor para la empresa.

Tras su derrota en WrestleMania 12 ante Michaels, Hart ya tenía bastante claro que quería irse. En realidad, como confesaría años mas tarde, Bret dejó WWF porque estaba perdiendo en los ratings frente a WCW, y él quería estar del lado ganador.

En el último año de su estancia en WWF, Hart se unió a su hermano Owen, a Dave Boy Smith, Jim Neidhart y Brian Pillman para crear un stable de canadienses, mientras que Shawn, junto a Triple H y Chyna, estaba destacando con D-Generation X. Sus caminos no se cruzaban, por el momento.

Pero el contrato de Bret estaba a punto de acabarse. Era hora de firmar la renovación, y Vince no tenía dinero suficiente, mientras que desde WCW se regalaban los billetes. Simplemente, McMahon no podía competir con Turner, y parece ser que ni siquiera hizo una oferta, porque necesitaba librarse de un gasto tan grande. Comenzó, después de eso, la última rivalidad de Bret en WWE, de nuevo, frente a Shawn, para terminar lo empezado.

Bret Hart se enfrentó a Undertaker en SummerSlam 1997, en una gran batalla, en la que resultó triunfante, gracias, en realidad, a un error del referee, que era Shawn. Así, se convirtió en campeón, una vez más de la WWF, y siéndolo, firmó con WCW. Ahora, tenía que perder el título, finalizando su rivalidad con Shawn Michaels, que había durado ya demasiado.

Los dos luchadores eran muy buenos dentro del ring, pero muy distintos fuera. Aunque no había habido grandes problemas entre ambos, empezó a haberlos, porque Shawn era una gentuza importante, y eso se notó. Las promos entre ellos se hicieron más duras, y más personales.

Todo se juntó de cara a Survivor Series 1997. Bret era el campeón, había fichado por WCW, debía perder el título en Canadá, y su rival era su, ahora sí, odiado Shawn. Como siempre cuando un luchador abandona una empresa, debía perder el título. Pero no quería hacerlo frente a HBK, y no en Canadá. No quiso hacerlo, y estando en sus últimos 30 días de contrato, tenía poder creativo sobre su situación. Vince se metió en un problema, con todo en su contra. El pánico de que Bret se fuera a WCW con la correa, como había hecho Madusa, recorrió a Bret. Podía ser un golpe definitivo, si Bischoff cogía el campeonato de Vince y lo tiraba a la basura en directo, en la televisión nacional. Quizás las Monday Night Wars acabaran con ello.

Vince, Shawn y el resto de las cabezas pensantes de WWE decidieron que Shawn ganara, aunque Bret no quisiera. Así, durante la lucha, Shawn debía aplicar un Sharpshooter, y, en cuanto lo hiciera, el referee debía hacer sonar la campana, como si el canadiense se hubiera rendido. En realidad, lo que pensaba Hart que iba a ocurrir es que él se libraría, y luego entrarían Owen Hart, Triple H y toda esa gente, motivando una descalificación. El día siguiente, en RAW, Bret dejaría vacante el título. Pero Vince no se iba a arriesgar a que no apareciera.

Si uno ve Survivor Series 1997 de principio a fin, se da cuenta del poco nivel de los luchadores de WWF de esa época. Realmente, era mucho más interesante ver WCW. Eso sí, estamos en Canadá, la cosa está que arde. El estadio está petado de gente, y llegamos al main event. Shawn, un maldito rudo sin corazón, aparece con la bandera canadiense, haciendo los gestos más horribles de cuantos se pueden hacer con una bandera. No creo que nadie se atreva a hacer esas cosas con una bandera americana. No creo que fuera el mejor momento para hacerse odiar, tal y como estaba la cosa.

Luego, suena la música de Bret Hart, y el estadio se viene abajo. Y los dos se matan. Parece que la lucha ha empezado, pero no. Durante unos buenos minutos, se golpean entre el público. O encima de él. Los aledaños del cuadrilátero están llenos de canadienses borrachos que aman a Bret y odian a Shawn, así que se meten en la pelea, y tenemos un millón de referees intentando evitarlo. Vince, Slaughter, Patterson y Brisco también están ahí. Se masca la tragedia.

Después de unos minutos muy buenos pegándose con todo en ringside, entran al ring, y la lucha comienza oficialmente. Shawn salta sobre Hart, haciéndole bastante daño en la cara. Aplica todo tipo de ataques frontales, preparando la Sweet Chin Music. Le golpea, de nuevo, en ringside, con las escaleras metálicas, y la valla protectora. Hay algunos canadienses locos perdidos entre el público, amenazándole. Seguridad se los tiene que llevar a todos.

Bret comienza a utilizar buenos ataques a la pierna de Shawn. Le aplica una figura 4 atado a un palo, y luego otra, en el ring, aunque Shawn consigue reversarla al cabo del rato. La lucha es igualada, y los dos tienen una estrategia clara. Entonces, Shawn consigue aplicar una Sharpshooter, y el referee, Hebner, hace sonar las campana. Se acaba la lucha, Shawn es el nuevo campeón, y Triple H se lo lleva rápidamente al vestuario. Bret mira con cara de asco a Vince, y le escupe.

El PPV termina justo ahí. Pero sabemos, por todo lo que se ha contado, que Undertaker, furioso, obligaría a McMahon a ir al vestuario a explicar lo ocurrido, y que este recibiría un puñetazo de Bret. Hart se fue, mientras Shawn se burlaba de él en una promo en el siguiente programa de RAW. Undertaker se convirtió en el líder del vestuario, y comenzó la era Attitude, con Vince, que antes había hecho las labores de comentarista y anunciador, como claro heel principal. En realidad, lo ocurrido salvó a WWE, porque permitió al dueño de la empresa conseguir un gran odio por parte de los aficionados, que evolucionó, ya con Michaels fuera, en su rivalidad frente a Steve Austin.

Bret, por su parte, llegó a WCW. Y todo, ahí, fue horrible. No se hizo nada interesante con él, y le dejaron incapacitado para luchar, con patadas atroces de bultos como Goldberg y Sid.

En 2005, Bret entró al Hall de la Fama de WWE, como primer acercamiento para la reconciliación. En 2010, volvió a la empresa, recibiendo las disculpas del todavía activo Shawn, que había madurado mucho. Comenzó una rivalidad con Vince, que le llevó a darle una paliza en WrestleMania 26. Debido a su conmoción cerebral, no puede recibir golpes, así que ninguno encajó en esa lucha, ni en el resto de las que protagonizaría en WWE en esos años.

La lucha es muy buena, pero se corta, a propósito, antes de que acabe. Tiene 3.75 estrellas, aunque si contara los minutos de brawl en ringside previos a que sonara la campana (y quizás debería contarlos), la puntuación sería de 4.25

Puntuación: ***3/4

Kairi Sane vs Shayna Baszler, WWE Mae Young Classic



El pasado verano, el wrestling femenino estuvo muy de moda. En Netflix, pudimos ver una serie bastante interesante sobre una liga de lucha libre de mujeres, GLOW, que no estaba nada mal, sin bien el wrestling en sí era un aspecto muy secundario en el proyecto. WWE, por su parte, llevó a cabo un torneo femenino, con 32 luchadoras venidas desde distintas partes del mundo. No estuvo nada mal, fue interesante.

Vamos a repasar la final de dicho torneo. A ella, llegaron Kairi Sane y Shayna Baszler. Quizás, algunos lectores no tengan ni idea de quiénes son estas dos mujeres. Hablemos de ellas un poco, por si resulta interesante para el gran público.

Kairi Sane era conocida previamente como Kairi Hojo. A pesar de su relativa juventud, cuenta ya con 7 años de experiencia como luchadora, destacando su trabajo en la empresa Stardom, la mejor federación de lucha libre femenina del mundo. Durante esos años, tuvo grandes luchas ante rivales como la genial Io Shirai, Act Yasukawa o Meiko Satomura. En marzo de 2017, se anunció su fichaje por WWE, y en verano, le vimos debutar en el torneo Mae Young Classic.

Shayna Baszler, por su parte, no es una luchadora, sino una peleadora de MMA. Tenía un buen record de 15-7, aunque desde 2012, tan solo ha cosechado derrotas, quedando ahora ese récord en 15-11. Su paso por UFC no fue muy bueno. Aunque su última pelea en MMA fue en febrero de este mismo año, 2017, en 2015 debutó como wrestler, teniendo algunos combates en Shimmer y Stardom. 

Hay que destacar, también, que Shayna forma parte de las Four Horsewomen de UFC. Sus compañeras en ese estable, Ronda Rousey, Jessamyn Duke y Marina Shafir, están en primera fila, apoyándola, mientras que, por otro lado, vemos a Charlotte, Becky Lynch y Bayley, junto a otras luchadoras de WWE, que espolean a Kairi Sane. Después del combate, habría un careo entre los dos grupos de Horsewomen, que adelanta una probable batalla. Parece ser que las chicas de UFC ya están entrenando, de cara a la próxima edición de WrestleMania.

El personaje de Kairi, por su parte, es muy mono, muy inspirado en el anime japonés. Es una pirata, que bien podría haber protagonizado un Final Fantasy en tiempos de Super Nes. Mientras que Shayna, como luchadora de UFC, es especialista en movimientos de rendición, Kairi, que es mucho más pequeña, ha mostrado un codo muy poderoso. Su  Diving Elbow, supone una evolución del Flying Elbow, más espectacular.

Shayna se muestra como una luchadora bastante interesante. Pronto, empieza a golpear el brazo de Kairi, y sobre todo, su codo. Busca debilitar el arma principal de su oponente, que se ha demostrado imbatible. De hecho, lo peor del combate es el selling de Kairi sobre este dolor. Si bien es cierto que de vez en cuando se duele, lo hace poco, y nunca frena un golpe con ese brazo. Ataca como siempre.

No obstante, el trabajo de Shayna es genial, y muy técnico. Y lo convalida con golpes tremendamente stiff, muy poderoso. La verdad es que es un prototipo de luchadora que no existe en WWE, y que puede aportarle mucho. Domina la mayor parte de la pelea, aunque todo el mundo apoya a la japonesa, salvo Ronda y sus amigas.

Kairi consigue aplicar su Spear a la ex-UFC. Ahora es ella la que aplica un buen trabajo sobre el estómago, con llaves, y más golpes. Tenemos unos minutos de intercambio, de golpes en el estómago, por un lado, y de ataques al brazo por otro. Después de un pisotón en el estómago por parte de la japonesa, Shayna queda KO, y recibe un Diving Elbow. Kairi Sane gana el torneo Mae Young Classic.

Muy buena lucha. Con un poco más de selling por parte de Kairi, sería un claro MOTYC.

Puntuación: ***3/4

viernes, 3 de noviembre de 2017

Tiger Mask II vs Bret Hart, WWF/NJPW/AJPW Summit 1990




En verano, revisamos 5 grandes luchas en la carrera de Mitsuharu Misawa, como parte de un homenaje por el aniversario de su trágico fallecimiento. Quería, como comenté entonces, comentar otro par de combates, en este caso, menos canónicos, esto es, que no formen parte del conjunto de grandes hitos en su carrera. Algo menos convencional, y que nos dé otra perspectiva del personaje.

En 1990, tuvo lugar un gran evento en Japón, en el que participaron 3 empresas: WWF, AJPW y NJPW. Se llamó Summit, y en él, participaron estrellas de los 3 bandos, conformando uno de los mayores carteles jamás vistos en un evento de lucha libre. Solamente hay que ver el listado de wrestler participantes, para saber de lo que estamos hablando. Estaban Hulk Hogan, Mitsuharu Misawa, Jushin Thunder Liger, The Ultimate Warrior, André The Giant, Giant Baba, Kenta Kobashi, Genichiro Tenryu, Jumbo Tsuruta, Randy Savage, Bret Hart, Masa Chono, Stan Hansen o Curt Hennig. Casi nada.

Hogan luchó frente a Hansen en el main event, mientras que Savage se enfrentó a Tenryu. Las combinaciones fueron deliciosas. Por su lado, Misawa, aún como Tiger Mask, tuvo la lucha más larga de la noche, frente al tipo más hábil de la expedición americana: Bret Hart. Y no fue casualidad. Los organizadores sabían en qué momento de la noche colocar una lucha entre wrestlers eminentemente técnicos, para que hicieran su función en la velada.

El combate entre ambos se da, sobre todo, a ras de lona. Tiger ataca el brazo de Hitman, mientras que este, cuando consigue librarse, aplica fuertes headlocks. Las llaves de Misawa no son muy técnicas, pero hace un gran trabajo, desgastando el brazo del canadiense. Este, no obstante, lo usa para aplicar sus candados. No vende mucho el dolor por el momento, pero sí que se le ve más desgastado al final de la contienda. 

El público estudia la lucha, consciente de que se encuentra ante luchadores con clase. Pero Hart se encarga de animar el ambiente, fingiendo una lesión en la rodilla, para atacar impunemente a Tiger Mask con un clothesline. Estos actos por parte del candiense encienden a los espectadores, que ahora sí, ven la lucha con mucha más pasión. 

Misawa sigue atacando el brazo de Hart. Después de un vuelo a ringside, Bret empieza a dolerse, aunque consigue poner a dormir al japonés, que está a punto de caer en los brazos de Morfeo. Sin embargo, consigue permanecer insomne. En los últimos minutos, tenemos un enfrentamiento con mucha igualdad, hasta que suena la campana, que anuncia el fin de la lucha, que tenía un límite de 20 minutos.

La verdad es que el combate está muy bien, y va mejorando. Es una lástima que no haya ganador, aunque jugaba ese rol en el cartel: mostrar a los luchadores más hábiles a nivel técnico, luchar en igualdad son conseguir discernir quién es mejor. Pero un buen final hubiera convertido a un buen combate en un gran combate.

Puntuación: ***3/4